Tarde pero seguro.

“Tarde pero seguro”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

Recién hace cuatro a los me encontré con las ideas de Roger Penrose sobre sus sospechas sobre  las   cosas que acontecieron antes del Big-Bang.

 

Me hizo sentir menos solo con mi “vetusta”-adelantada Cosmología-demasiado adelantada para su época a la que en toda oportunidad he tratado de referirme- a ella- por más de veinte años.

Roger Penrose, físico teórico de la Universidadde Oxford, que dice que los datos recopilados por el satélite WMAP de la NASAapoyan su idea de una “cosmología cíclica conforme“. –Como ven solo se acerca a mi Cosmología-

Esta afirmación será discutida, sin embargo, debido a que se opone al modelo ampliamente aceptado de la cosmología inflacionaria unidireccional única.

De acuerdo con la teoría inflacionaria, el universo empezó en un “ punto” de densidad infinita, conocido como Big Bang, hace aproximadamente 13.700 millones de años, se expandió de manera extremadamente veloz durante una fracción de segundo y ha continuado expandiéndose más lentamente desde entonces, y en este tiempo han surgido planetas, estrellas y, finalmente, los humanos. Se cree ahora que esta expansión se está acelerando y se espera que dé como resultado un universo frío, uniforme y sin rasgos .El gran defecto de esto es que la singularidad que le da comienzo, con el término infinito nos saca a la matemáticas del medio, además coloca al espacio –tiempo en toda la escena, cuando este aparece después del Big-Bang, por lo tanto es una Teoría Inválida, el tiempo es producto del Big –Bang y no antes. No tienen en cuenta los cambios de estado y menos que seamos emanaciones de otro universo retrayente, en fin hace nacer todo de la anda….una aberración

Penrose, sin embargo, está en desacuerdo con la imagen inflacionaria y, en particular, cree que no puede explicar el bajísimo estado de entropía en el que se cree que estaba el universo al nacer, un grado de orden extremadamente alto que hizo posible la materia compleja. El no cree que el espacio y el tiempo comenzaran a existir en el momento del Big Bang, sino que el Big Bang fue, de hecho, sólo uno entre una serie de muchos, y que cada uno marcó el inicio de un nuevo “eón” en la historia del universo. Como ven una opinión a 40% de mi Cosmogonía y 60% de lo tradicional.

La idea de que en el futuro lejano el universo se convertirá, en cierto sentido, en algo muy similar a lo que era en el Big Bang es clave en la teoría de Penrose. Él dice que en estos puntos la forma, o geometría del universo, era y será muy lisa, en contraste con la forma actual, muy despareja. Esta continuidad de forma, sostiene, permitirá una transición desde el final del actual eón, cuando el universo se haya expandido hasta hacerse infinitamente grande, hacia el inicio del siguiente, cuando de nuevo se hace infinitamente pequeño y estalla, produciendo el siguiente Big Bang. Crucialmente, dice, la entropía en esta etapa de transición será extremadamente baja, debido a que los agujeros negros, que destruyen toda la información que absorben, se evaporan mientras el universo se expande, y al hacerlo eliminan la entropía del universo. Mi Cosmogonía explica mejor la nueva transición de fase, pero algo es algo respecto a la burrada tradicional.

Penrose ahora afirma que ha encontrado evidencias que sostienen esta teoría en el fondo de microondas cósmico, la radiación de microondas que impregna todo y que se cree que fue creada cuando el universo tenía apenas 300.000 años, y que nos dice las condiciones que había en esa época. Las evidencias las obtuvo Vahe Gurzadyan del Instituto de Física Yerevan en Armenia, quien analizó los datos de microondas de siete años del WMAP, y también los datos del experimento con el globo BOOMERanG enla Antártida. Penrose y Gurzadyan dicen que han identificado con claridad unos círculos concéntricos en los datos, regiones en el fondo de microondas en los que el rango de temperatura de la radiación es notablemente menor que en el resto.

De acuerdo con Penrose y Gurzadyan, estos círculos nos permiten “ver” a través del Big Bang el eón que habría existido antes. Los círculos, dicen, son marcas dejadas en nuestro eón por las ondas esféricas de las ondas gravitatorias que se generaron cuando los agujeros negros colisionaron en el eón anterior. Y ellos dicen que estos círculos plantea un problema para la teoría inflacionaria, porque esta teoría dice que la distribución de las variaciones de temperatura en el cielo debería ser gaussiana, o aleatoria, en lugar de tener estructuras discernibles en su interior. Hoy hay una teoría mejor: Las anomalías de la uniformidad de fondo de microondas han mostrado la interacción gravitatoria de otros universos alternos y esto si se acerca mucho a mi Cosmogonía.

Julian Barbour, profesor visitante de la Universidadde Oxford, dice que esos círculos serían “notables sin son reales, y sensacionales si confirman la teoría de Penrose”. Según dice, “éstos acabarían con la descripción estándar inflacionaria”, que, añade, fue aceptada ampliamente como un hecho científico por muchos cosmólogos. Pero cree que el resultado será “muy discutido” y que otros investigadores observarán los datos muy críticamente. Él dice que hay muchos aspectos cuestionables en la teoría, incluyendo el abrupto cambio de escala entre eones, y la suposición, clave en la teoría, de que todas las partículas pierden su masa en el futuro lejano. Él señala que, por ejemplo, no hay pruebas de que los electrones se desintegren. Esto ni vale la pena como motivo de discusión

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

y otra vez

y otra vez

El estudio profundo de los virus ha hecho el milagro….

“El estudio profundo de los virus ha hecho el milagro”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

Hemos visto en artículos precedentes como algunos grandes virus, poseen partes de su genoma que indican su anterior vida como arqueas. Simplemente  que para ocupar nichos vacantes la evolución legó a ellos desprenderse de las formas más usuales de reproducción y de vida. Mientras muchas especies microbianas pueden esporular esperando épocas mejores, los virus optan por cristalizarse – un proceso más estricto-.

 

Hemos visto diferentes formas de reproducción en microbios y seres multicelulares, pero los virus, directamente aprovechan para ello, partes químicas de sus huéspedes, en una forma alto conveniente para ellos.

 

Fueron por lo tanto separados de los seres vivos por motivos “filosóficos” más que por hechos reales de la genética que los hermanan con todo lo vivo.

 

Aquí ponemos en consideración a otro virus muy interesante al respecto: u genoma incluye una serie de genes que normalmente no se encuentran en los virus, lo que le da apoyo a las voces que proponen que los virus tienen un papel crítico en la evolución de la vida compleja.

 

Se encontró al virus infestando un organismo unicelular llamado Cafeteria roenbergensis, que vive en los océanos de todo el mundo y se alimenta de otros unicelulres, sobre todo bacterias. El virus fue bautizado en base a su huésped, y se llama cepa de virus de Cafeteria roenbergensis BV-PW1, o CroV.

 

CroV tiene una cubierta de proteína de 300 nanómetros, de modo que no ha caído el récord de tamaño entre los virus, en poder del mimivirus, de 500 nm de diámetro. CroV fue descubierto en 1995 por Curtis Suttle de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, y su colega Randy Garza. Ahora, un equipo encabezado por Suttle ha analizado su ADN.

 

CroV tiene una longitud de 730.000 bases. Entre los virus, sólo el mimivirus tiene un genoma más grande. CroV contiene 544 genes, incluyendo algunos que codifican una serie de proteínas utilizadas en el metabolismo. Los virus rara vez cargan genes para estas cosas, porque normalmente secuestran la maquinaria molecular de los organismos celulares.

 

El avanzado equipaje genético de CroV lo hace similar al mimivirus, que también carga una gran cantidad de genes que los virus normalmente no tienen.

 

“Realmente se desdibujan las líneas entre la vida celular y viral”, dijo Suttle.

 

A menudo se ha asumido que estos virus gigantes “roban” los genes de sus anfitriones. Sin embargo, muchos de los genes del CroV son del todo diferentes a cualquier cosa que se encuentre en los organismos celulares, lo que sugiere que son propios de los virus. (Todo sea para mantener ciertos dogmas  a los que se cae muy frecuentemente).

 

El genoma de CroV es muy similar al del mimivirus, encontrándose una coincidencia de un 12 por ciento de los genes. Esto implica que todos los virus gigantes tienen un ancestro común único, dice Suttle. Jean-Michel Claverie del Laboratorio de Información Genómica y Estructural en Marsella, Francia, quien no participó en el estudio, está de acuerdo.

 

Claverie forma parte de un creciente grupo de investigadores que piensan que los virus pueden haberle dado forma al curso de la evolución. Hace alrededor de 2.000 millones de años, sugiere, un virus gigante quedó atrapado en una bacteria. Los dos formaron una relación de cooperación, y, como lo propone esta controvertida teoría, con el tiempo el virus se convirtió en el núcleo que se encuentra en las células eucariotas modernas.

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario2001.