Problemas en el Curiosity.

“Problemas en el Curiosity”

 

Compilado por Manlio E. Wydler  (º)

 

El rover Curiosity de la NASA en Marte va a permanecer inmóvil varios días para que se investigue un cortorcircuito transitorio que afectó a la ejecución del brazo robótico del vehículo.

 

El pasado 27 de febrero se produjo una acción de protección ante fallos, que detuvo un proceso de transferencia de material de muestra de la superficie marciana entre los dispositivos en el brazo robótico del rover.

 

La telemetría recibida indicó que se produjo un cortocircuito transitorio y que el vehículo siguió su respuesta programada, parando la actividad del brazo en marcha en el momento de la irregularidad en la corriente eléctrica.

«Estamos realizando pruebas en el vehículo en su configuración actual antes de mover el brazo o la unidad», dijo el Gerente del Proyecto Curiosity Jim Erickson, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. «Esto nos da la mejor oportunidad para determinar donde se produjo el fallo eléctrico».

Un cortocircuito transitorio en algunos sistemas en el vehículo tendrí apoco efecto sobre las operaciones del rover. En otros sistemas, podría llevar al equipo del rover a restringir el uso de un mecanismo.

 

Cuando se produjo el fallo, el rover estaba llevando a cabo un primer paso en la transferencia de polvo de roca recogida por el taladro en el brazo para instrumentos de laboratorio dentro del rover.

 

Con la broca apuntando hacia arriba y el mecanismo de percusión del taladro encendido, el polvo de roca descendía de las ranuras de recogida en un depósito en el mecanismo que tamiza y hace porciones del polvo de la muestra. La muestra procede de una roca llamada «Telegraph Peak».

 

El mismo proceso de transferencia se completó sin problemas con muestras en otros cinco objetivos de perforación durante 2013 y 2014.

 

Oficialmente poco ha hecho el rover, si en cambio con la cantidad de anomalías descubiertas sobre el planeta rojo:

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

El Curiosity en el Mojave:

 Curiosity estará varios días inmovilizado por un cortocircuito

 

Encelado Íntimo.

“Los secretos de Encelado”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

 

La sonda Cassini, de la NASA, que lleva desde 2004 estudiando Saturno y sus lunas, acaba de aportar las primeras pruebas de que en las profundidades de los océanos subterráneos de Encelado podría haber fuentes hidrotermales en plena actividad, tal y como sucede en la Tierra. Las implicaciones de este descubrimiento en un mundo diferente al nuestro refuerza la idea de que en esa luna de Saturno podría haber vida.

 

«Este hallazgo refuerza la posibilidad de que Encelado, que cuenta con un océano subterráneo y da muestras de tener una remarcable actividad geológica, pueda contener entornos adecuados para organismos vivos», afirma John Grunsfeld, administrador de la NASA.

 

La actividad hidrotermal tiene lugar cuando el agua del mar se infiltra y reacciona con la corteza rocosa y emerge en forma de una solución extremadamente caliente y rica en minerales, algo que ocurre de forma natural en los fondos oceánicos terrestres. Según dos estudios diferentes (uno publicado en Nature y otro en Geophysical Research Letters), estos resultados aportan las primeras indicaciones claras de que en esta luna helada está teniendo lugar este proceso.

 

El primer artículo, publicado esta semana en Nature, se refiere amicroscópicos granos de roca detectados por la Cassini en el sistema de Saturno. Un extenso análisis de datos de cuatro años, simulaciones computerizadas y experimentos de laboratorio han llevado a los investigadores a la conclusión de esos pequeños granos se formaron probablemente cuando el agua caliente y rica en minerales disueltos emergió del interior rocoso de Encelado y entró en contacto con el agua fría. La temperaturas necesaria para que se formen estos granos es, por lo menos, de 90 grados centígrados.

 

«Resulta muy excitante que podamos usar estos pequeños granos de roca, lanzados al espacio por geiseres, puedan hablarnos de lo que sucede en y bajo el suelo oceánico de esta luna congelada», afirma el investigador principal del estudio, Sean Hsu, de la Universidad de Colorado en Boulder.

 

El analizador de polvo cósmico de la Cassini (CDA) ha detectado en repetidas ocasiones (prácticamente desde su llegada en 2004) minúsculas partículas rocosas muy ricas en silicatos. Y tras años de investigación y por un proceso de eliminación, el equipo de científicos a cargo de ese instrumento ha concluido que esos granos deben ser partículas de sílice (óxido de silicio), como las que se encuentran en la arena y el mineral de cuarzo terrestre. El tamaño de los granos observados por la Cassini, los mayores de los cuales tienen entre 6 y 9 nanómetros, fue la pista que llevó a los investigadores a determinar la causa más probable de que se formaran.

 

En la Tierra, la forma más común de que se formen granos de silicio de este tamaño es la actividad hidrotermal bajo unas condiciones bien determinadas: cuando el agua ligeramente alcalina y salada está súper saturada de sílice y sufre un gran descenso de la temperatura.

 

«Buscamos explicaciones alternativas de forma metódica a la existencia de estos granos, pero todo nuevo resultado apuntaba siempre a un único y más probable origen», asegura Frank Postberg, coautor del estudio de Nature. Hsu y Postberg trabajaron junto a colegas de la Universidad de Tokio, que llevaron a cabo una serie de detallados experimentos de laboratorio que validaron la hipótesis de la actividad hidrotermal

 

 El equipo japonés verificó al detalle las condiciones bajo las que se formas granos de sílice del mismo tamaño que los detectados por la Cassini. Y los investigadores están convencidos de que esas condiciones pueden darse en los fondos oceánicos de Encelado, donde el agua caliente del interior se mezcla con el agua fría del fondo marino.

 

El tamaño extremadamente pequeño de los granos de sílice sugiere, además, que éstos viajaron hacia arriba relativamente rápido desde su origen hidrotermal a las fuentes cercanas a la superficie de los géiseres de Encelado. Para llegar del fondo marino al espacio (una distancia de cerca de 50 km.), los pequeños granos tardaron entre meses y años. Si no fuera así, habrían tenido que ser mucho mayores.

 

El segundo estudio, publicado recientemente en Geophysical Research Letters, sugiere, por su parte, que la actividad hidrotermal es, también, una de las dos fuentes más probables del metano detectado en los chorros de gas y partículas heladas que surgen del polo sur de Encelado. El hallazgo es el resultado de una extensa investigación para explicar por qué el metano es tan abundante en esos penachos de gas.

 

Los investigadores hallaron que, a las altas presiones del océano de Encelado, pueden formarse clatratos (moléculas capaces de retener otras moléculas) capaces de aprisionar moléculas de metano en el interior de una estructura cristalina de hielo de agua. Los modelos informáticos, sin embargo, indican que este proceso es tan eficiente a la hora de capturar metano que los investigadores no terminan de explicarse su abundancia en los chorros de gas que emanan del polo sur.

 

En uno de los escenarios posibles, los procesos hidrotermales saturan el océano con metano. Y podría ser que la producción de metano fuera más rápida que su captura por parte de los clatratos. Una segunda posibilidad es que los clatratos de metano sean expulsados por los chorros de gas y liberen, a medida que ascienden, a las moléculas (de metano) de su interior, como si fueran las burbujas que ascienden por una botella de cava.

 

Los autores creen que es probable que ambos escenarios ocurran a la vez, aunque la presencia de los granos de sílice del estudio de Nature favorece la hipótesis del escenario hidrotermal.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Chorros de metano emergen del polo sur de Encelado:

Confirman actividad hidrotermal en el fondo de los océanos de Encelado

 

Nuevos objetivos:

“Nuevo destino para la nave N. H, luego del sistema Plutón”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

La sonda New Horizons tiene una cita con Plutón -el mundo anteriormente conocido como el noveno planeta- el 14 de julio de 2015. El encuentro con el planeta será un suceso histórico, pero la NASA no quiere que la pequeña nave termine ahí su misión antes de abandonar el sistema solar.

 Por eso desde un principio estaba previsto visitar algún objeto del cinturón de Kuiper (KBO) y aprovechar así esta oportunidad única. Desgraciadamente había un problema, y es que no se conocía ningún KBO en la ruta de la New Horizons.

La NASA comenzó a buscar posibles KBOs para la misión en 2011 y todo el mundo daba por sentado de que pronto se descubriría algún candidato que valiese la pena. De hecho, los encargados de la misión daban por sentado de que se encontraría un objetivo antes de finalizar 2013, puesto que las simulaciones Monte Carlo indicaban que debían existir entre cuatro y doce candidatos.

 Pero pasaba el tiempo y la búsqueda seguía sin dar frutos. A pesar de encontrar más de medio centenar de objetos transneptunianos en el proceso, ninguno estaba al alcance de la New Horizons.

 Y así ha sido hasta hoy, cuando el equipo del telescopio espacial Hubble -quién si no- ha anunciado el descubrimiento de tres posibles KBOs que podrán ser visitados por la sonda.

 Los tres mundos se encuentran a unos 1500 millones de kilómetros más lejos del sol que Plutón, lo que significa que New Horizons tardará unos tres o cuatro años a partir 2015 en llegar hasta ellos, dependiendo del KBO elegido.

 Dos de los candidatos podrían tener hasta 55 kilómetros de diámetro, mientras que el primero no supera los 25 kilómetros. En cualquier caso, es muy complicado calcular el tamaño de un KBO debido a las variaciones de albedo que presentan y, por supuesto, por culpa de la enorme distancia a la que se encuentran.

Lo importante es que ya hay otros lugares para seguir estudiando con esta extraordinaria herramienta.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Reproducción artística de los objetos transplutonianos:

hs-2014-47-a-large_web

Ceres muy cercano.

 

 

“El Pequeño Planeta Ceres”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Ceres es el más pequeño de los planetas enanos dentro del sistema solar. Se ubica entre las órbitas de Marte y Júpiter. Fue descubierto el 1 de enero de 1801 por Giuseppe Piazzi y recibe su nombre en honor a la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, Ceres.

Inicialmente se lo consideró como un cometa, luego como un planeta, y posteriormente fue considerado el mayor asteroide descubierto por el hombre, hasta la creación de la categoría de «planeta enano», en 2006. La sonda Down ha llegado a su cercanía y comenzado el estudio pormenorizado.

Este planeta enano contiene aproximadamente la tercera parte de la masa total del cinturón de asteroides, siendo el más grande de todos los cuerpos de dicho grupo.

Tiene un diámetro de 950 × 932 km y una superficie de 2 800 000 km², encontrándose situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Como comparación, su superficie es equivalente a la de Argentina.

Los indicios sugerían también que podría tener agua en forma de escarcha en su superficie y una gruesa capa de hielo sobre un núcleo rocoso. En 2014 se publicó la confirmación de que Ceres contiene agua en abundancia, expulsando al espacio hasta 6 kilos de vapor por segundo. El hallazgo fue realizado por investigadores de la Agencia Espacial Europea y la Universidad de Florida Central ayudándose del telescopio espacial Herschel.[15]

En el pasado, Ceres era considerado como el mayor de una familia de asteroides (un grupo de elementos orbitales similares), pero estudios avanzados han mostrado que Ceres tiene unas propiedades espectrales diferentes de las de los otros miembros de la familia, y ahora este grupo es denominado como «familia Gefion», nombrado con respecto al asteroide (1272)  Gefion, siendo Ceres un accidental compañero sin un origen en común.

Como todos los cuerpos, se han encontrado anomalías, como dos círculos blancos, que pudieran ser volcanes de hielo.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Un súper auto híbrido sin caja de cambios.

“Súper Auto Híbrido”

Compilado por Manlio E. Wydler (ª)

 El Koenigsegg Regera nos tendríamos que olvidar del doble embrague, del variador continuo (CVT) y mucho más del mecanismo robotizado. Más allá de ser un súper auto, se trata de una impresionante cupé deportiva que se destaca, entre otras cosas, por carecer de caja de cambios.

El Regera, presentado recientemente en el Salón de Ginebra (Suiza)
 por el constructor de origen sueco, es un híbrido que monta un motor de combustión interna y tres propulsores eléctricos. En lugar de una transmisión convencional, cuenta con la denominada Koenigsegg Direct Drive (KDD), que une el impulsor naftero con las ruedas traseras de manera directa. En total, el auto logra una potencia máxima que supera los 1.800 CV, aunque según el octanaje del combustible puede bajar hasta el umbral de los 1.500 caballos. Suficiente para impresionar.

Yendo a detalles técnicos más específicos, en el KDD, dos de los motores eléctricos están adosados a cada rueda de tracción (245 CV y 260 Nm cada uno), mientras que el tercero (204 CV y 300 Nm) sirve para entregar torque desde el instante cero. Vale recordar que ésa es la principal cualidad de los propulsores eléctricos frente a los de combustión interna. Es por eso que el Regera arranca en modo eléctrico y enciende el motor naftero recién cuando orilla los 50 km/h. Así, es capaz de alcanzar los 400 km/h de velocidad máxima en 20 segundos, ya en “directa”. Sencillamente escalofriante.

El impulsor naftero es un V8 con dos turbocompresores y 5.0 litros de cilindrada. Está montado en posición central-trasera y, en condiciones perfectas, tiene una potencia total de 1.115 CV, con un par motor de 1.000 Nm entre 2.700 y 6.170 r.p.m., aunque a 4.100 vueltas tiene el ideal de 1.280 Nm. Esa fuerza motriz se combina con un paquete aerodinámico que permite emociones fuertes al piloto y que consta de hasta un alerón retráctil que se despliega para conseguir mejor apoyo al transitar por curvas. Idealmente, el Regera logra un apoyo de 450 kg circulando a 250 km/h. Asimismo, posee deflectores también móviles y es capaz de cambiar el despeje según condición dinámica.

Este biplaza, del que se fabricarán 80 unidades, tiene todo lo que ya conocemos en un bólido de estas características. Por ejemplo, cuenta con chasis y carrocería de fibra de carbono y aluminio (el auto pesa en total 1.420 kg), frenos de discos cerámicos ventilados, neumáticos 275/35 R19 adelante y 345/30 R20 atrás, sistema KERS de recuperación de energía, chasis activo controlado eléctricamente y escape de titanio.

El Regera de la marca sueca se vale de un pack de baterías de iones de litio para almacenar la energía eléctrica, que se puede obtener al enchufarlo o que genera gracias a la acción del motor de combustión interna y también en parte mediante un sistema KERS de recuperación de energía. Para el final dejamos la curiosidad de que en el interior se aprecian dos levas similares a aquellas para cambiar de marchas. Como esa acción es innecesaria en este coche, esos dispositivos sirven para seleccionar la directa o la marcha atrás sin sacar las manos del volante. Mal no le queda ese chiche a un auto que, además, tiene una pinta bárbara.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Extrañas nubes sobre Marte.

“Nubes extrañas sobre Marte”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (ª)

 

 

 

Penachos nubosos detectados sobre la superficie de Marte están causando sorpresa entre los científicos que estudian la atmósfera del Planeta Rojo, informa la Agencia Espacial Europea (ESA). 

 

En dos ocasiones distintas, durante los meses de marzo y abril de 2012, astrónomos aficionados informaron del avistamiento de estas formaciones, que superaron una altura de 250 kilómetros. Hasta entonces, diversas naves espaciales en órbita marciana habían observado finas capas de nubes en la atmósfera del Planeta Rojo, pero solo con una altura máxima de 100 km. 

 

“A alrededor de 250 kilómetros, la división entre la atmósfera y espacio exterior es muy fina, así que los penachos detectados son extremadamente inesperados”, explica Agustín Sanchez-Lavega, investigador de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y director de un estudio sobre estas nubes que publica la revista Nature. La extraña formación apareció en la región marciana de Terra Cimmeria, en las latitudes medias del hemisferio Sur. 

 

En general, y según se explica en la web de la UPV/EHU, los penachos nubosos de Marte se forman porque, en la tenue, fría y seca atmósfera de este planeta, los vientos arrastran y elevan el polvo desde la superficie hasta los 50 kilómetros de altura. 

En su seno se forman delgadas nubes de cristalitos de hielo y dióxido de carbono, el principal componente de la atmósfera marciana, que en ocasiones alcanzan, como máximo, alturas de unos 100 km, esto es, una altura mucho menor que la del penacho nuboso registrado en 2012.

 

Los investigadores de la Universidad del País Vasco y sus colaboradores han analizado este último a partir de una selección de las mejores imágenes, y han desarrollado un modelo geométrico para explicar su visibilidad. 

 

En su estudio comprobaron que el penacho, de unos 500 kilómetros de extensión horizontal, alcanzó los días 20 y 21 de marzo una altura excepcional, de entre 200 y 250 km sobre la superficie de Marte. El equipo investigador también pudo determinar su brillo en diferentes longitudes de onda. 

 

Paralelamente, buscando en el archivo de imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble, encontraron imágenes de mayo de 1997 en las que se observa la presencia de un penacho semejante al estudiado, en latitudes ecuatoriales. 

En este caso, no pudieron determinar su altura con precisión, pero sí medir con más detalle su reflectividad, lo cual ha servido para indagar en la naturaleza del fenómeno. 

A partir de todas estas informaciones, los científicos han explorado dos posibles escenarios de interpretación de este fenómeno: podría tratarse bien de una nube, bien de una emisión auroral, indica Sánchez-Lavega. 

 

Es decir, podría, por un lado, tratarse de una inusual nube, que, de acuerdo con su brillo, estaría formada por cristalitos de 0,1 micras de tamaño (una diezmilésima de milímetro). 

Sin embargo, para que se pudieran formar cristalitos de agua a 200 kilómetros de altura, la temperatura debería caer más de 50 grados (100 grados si fueran de dióxido de carbono) respecto a lo que predicen los modelos actuales de Marte. 

Otra posibilidad sería que el penacho fuera producido por una emisión luminosa, tipo aurora, ya que en la región de Cimmeria existe una intensa anomalía magnética que podría canalizar las partículas cargadas provenientes del exterior y excitar la emisión. 

Pero esto implicaría una emisión unas 1.000 veces más potente que la de las auroras terrestres, lo que es inviable. “Ambas hipótesis, aun siendo las más plausibles, parecen imposibles por cuanto desafían nuestro conocimiento actual de la atmósfera marciana”, señala Sánchez-Lavega. 

 

Dado el riesgo que la presencia de estos impredecibles altos penachos podría entrañar en futuras misiones en baja órbita o en entrada al planeta, se proseguirá su búsqueda y estudio con observaciones desde Tierra y desde las naves en órbita.

 

En tres años no pudieron  determinar, ni con la Maven o los rovers la naturaleza bioquímica de las mismas.

 

Es evidente que son formadas por actividades humanoides, de las que venimos describiendo desde hace años en  mis blogs.

 

En Marte se construyen y fabrican lugares subterráneos de utilidad humanoide.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 Marte con el penacho emergiendo en el limbo. Fuente: UPV/EHU.

 
 
 
 
 

Fotografían la dualidad.

Primera fotografía de la luz como partícula y onda a la vez

“Fotografían al Fotón como partícula y como onda”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

¿La luz es una onda que se propaga como las olas del mar? Si, al fin y al cabo, los distintos colores de la luz se expresan como distintas longitudes de onda, más corta la azul, más larga la roja… ¿Pero no es también una partícula, como muestra el hecho de que el fotón, la partícula de luz, interacciona como un objeto cuando golpea a otro objeto, ya sea otra partícula u otro átomo? La respuesta está en la mecánica cuántica, la teoría desarrollada en el siglo XX que describe con asombroso éxito y precisión el mundo microscópico y que resulta igualmente asombrosa por sus reglas contrarias a menudo a la intuición. La luz es a la vez onda y partícula. Numerosos experimentos se han hecho a lo largo de los años que demuestran esta rara dualidad y en los que los fotones son ondas o son partículas dependiendo del aparato con que se mida. Ahora dos equipos científicos, uno de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y otro del CNRS francés, han hecho dos audaces experimentos en que han logrado medir simultáneamente la mutación de la luz entre onda y partícula.

La cuestión viene de lejos, de mucho antes de convertirse en uno de los pilares de la mecánica cuántica. Isaac Newton, en el siglo XVII, con sus experimentos de óptica, definió la luz como partículas de diferentes colores. Para otro sabio, Christiaan Huygens, la luz eran ondas, como las olas en el agua. La balanza se decantó después en el mundo de la física a favor de las ondas, con el sobresaliente éxito de James Clerk Maxwell y su teoría del electromagnetismo. Albert Einstein y la mecánica cuántica, ya en el siglo XX, zanjaron la cuestión, pero de la forma más rara: la luz es a la vez onda (electromagnética) y partícula (el fotón, o cuanto de energía, como postuló Einstein). Esta dualidad, además, no se limita a la luz en el mundo cuántico, ya que también se verifica en otras partículas, como el electrón, o incluso en átomos enteros.

“La mecánica cuántica predice con notable precisión el resultado de experimentos con objetos pequeños, como átomos y fotones. Sin embargo, cuando se observan más de cerca esas predicciones, nos vemos obligados a admitir que desafían nuestra intuición”, escribían recientemente Alberto Peruzzo y sus colegas de la Universidad de Bristol, en la revista Science, al presentar los resultados de su experimento con un nuevo tipo de aparato de medida.

Cuando un fotón se observa, se comporta como una partícula o como una onda, explican los científicos de Bristol, pero ambos aspectos nunca se habían observado simultáneamente hasta estos experimentos —dicen—, ya que la exhibición de uno u otro comportamiento depende del tipo de medida. Ellos han ideado y construido un ensayo que mide ambos comportamientos simultáneamente.

“Dos rayos de luz interfieren de modo muy parecido al de las ondas sonoras emitidas por dos altavoces estéreo, por ejemplo. Por otra parte, la luz interactúa con la materia como solo pueden hacerlo las partículas, como sucede en el efecto fotoeléctrico”, recalca el físico Amir D.Aczel en su libro Entrelazamiento. “Esta dualidad —y aparente paradoja— es uno de los pilares de la física moderna”.

El truco cuántico es otra predicción extraña de esta teoría física y es que una partícula, como un fotón, puede estar en diferentes sitios a la vez (en infinitos sitios, de hecho) al mismo tiempo, y de ahí su comportamiento como onda.

“La dualidad es uno de los pilares de la física moderna”, dice Amir D.Aczel

Lo que Peruzzo y sus colegas han hecho en su laboratorio es un dispositivo que aprovecha otra característica cuántica —contraria a la intuición— de las partículas: el entrelazamiento, en este caso de los fotones. Por este efecto, dos partículas de un mismo sistema (como dos electrones de un átomo) comparten propiedades independientemente de a qué distancia lleguen a estar una de otra. Así, un cambio en una se manifiesta automáticamente en la otra por este efecto cuántico del entrelazamiento. Es, dice el experto Ignacio Cirac, como si dos fotones estuvieran unidos por un hilo y cuando tiras de uno se mueve el otro… pero sin hilo y sin límite de distancia.

El experimento de Bristol se basa conceptualmente en un célebre experimento teórico propuesto en los años ochenta por John Wheeler, que dice, básicamente, que es el acto de observar un fotón lo que determina si se comportará como partícula o como onda. Peruzzo y sus colegas, en su laboratorio, entrelazan dos fotones y alternan en uno de ellos el método de medida (como onda o como partícula) para explorar en el otro la continua mutación del otro entre su comportamiento dual. Su conclusión es que “el fotón se comporta simultáneamente como onda y como partícula, lo que refuta los modelos en que es una u otra”, explica Peruzzo.

Por su parte, los científicos del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica de Francia), liderados por Florian Kaiser, también han llevado a su laboratorio una versión del experimento de Wheeler con un enfoque similar, aunque con equipos diferentes y su conclusión es la misma: observan un fotón colocado en un dispositivo denominado interferómetro y el otro, el entrelazado, les permite determinar el comportamiento que muestra, como onda, como partícula o como algo intermedio.

Jeremy L. O’Brien, director del Centro de Fotónica Cuántica de la Universidad de Bristol, explica en un comunicado de dicha institución que para esta investigación han utilizado una nueva tecnología desarrollada por ellos que es un chip cuántico reconfigurable, por lo que pueden programarlo y controlarlo para formar diferentes circuitos. “Esta tecnología es un enfoque avanzado en la investigación para construir un computador cuántico y en el futuro permitirá realizar nuevos estudios más sofisticados de los aspectos fundamentales de los fenómenos cuánticos”.

(º)Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Más sobe la reencarnación.

“Significados sobre la reencarnación”

Por Manlio E. Wydler (º)

Haciendo un recorrido por los diferentes autores de las Terapias de reencarnación y por nuestra propia experiencia podemos llegar a ciertas conclusiones:

La curación clínica que estas terapias efectúan con la revelación de traumas de hechos acontecidos en otras vidas, nos pone en conocimiento además que la experimentación de vidas físicas necesarias a nuestra evolución espiritual, tiene efectos colaterales molestos en nuevas reencarnaciones.

Por lo tanto, a medida que se vive, si bien se avanza espiritualmente con las experiencias como sólidos, también nos cargamos de un cierto karma negativo, que va haciendo más difícil desear reencarnarse. Salvo en los casos de muertes muy violentas, el reencarnarse se va  haciendo más a largo plazo.

Esto se balancea con la necesidad que emerge de permanecer más tiempo descarnados, de empezar a gustar aprender cosas más espirituales. Así entonces cargamos menos traumas en las pocas vidas corpóreas que nos esperan en el futuro, hasta que finalmente seremos espíritus descarnados, de gran sabiduría y libertad. Ser sabio, permite así no volver a reencarnar.

Antes de esto, pasamos por entrevidas cada vez más ocupadas en perfeccionarse en creaciones de condensados, construcciones biológicas, modificaciones universales, interacciones cuánticas, etc.

Se trabaja mucho como guías de los condensados inteligentes, en la reforma espiritual de los fallidos, etc.

Con el  “ tiempo” , se logra superar cierta clasificación de estado y se pasa a integrar una especie de Consejo de “ancianos”, una especie de de ser espiritual que “rige” sobre el Multiverso que no ha tenido ni principio ni fin.

Hay más cuestiones pero yo no he podido superar este conocimiento.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Ser espiritual:

 

Una gran idea.Fotosíntesis con melanina

“Fotosíntesis con melanina, interesante tema”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Nos tomó doce años, de 1990 hasta 2002, -nos dice Arturo Solis Sierra, entender cómo funcionaba tan eficazmente esta sustancia, hasta confirmar nuestra hipótesis –increíble incluso para nosotros mismos en aquellos momentos– de que le entrega hidrógeno a la célula. Es decir, capta la energía fotónica y la transforma en energía química. Esto nos dejó atónitos, pues el hidrógeno es el átomo más pequeño, más abundante en el universo, y es el acarreador de energía que más usa la naturaleza.

Para efectos de claridad definimos fotosíntesis como la absorción de los fotones de las radiaciones electromagnéticas lo que nos da como resultado el inicio de un evento iónico. Hasta hoy, se acepta a la clorofila como la única sustancia ampliamente difundida en la naturaleza que sea capaz de entregar hidrógeno a la célula vegetal.

No se concebía otra sustancia en las células eucariontes (mamíferos, peces, aves, insectos, etc.) que, a partir de captar los fotones de las radiaciones electromagnéticas, obtenga la energía necesaria para partir la molécula de agua. Los resultados obtenidos con la melanina nos confirman que no sólo los vegetales realizan la fotosíntesis, sino también la efectúan todos los mamíferos, inclusive cualquier ser viviente cuyo código genético exprese la melanina. Es decir, la clorofila es al reino vegetal lo que la melanina es al reino animal.

 

Como se puede observar en la Fig.3, ambos compuestos tienen algunos aspectos parecidos, entre los que destaca es el centro de reacción donde se encuentran los 4 nitrógenos (las 4 N). Con la melanina pareciera que la naturaleza hizo una súper clorofila, porque la clorofila tiene un solo centro de reacción, pero la melanina tiene cientos de centros de reacción por gramo de sustancia.

 

En diversos institutos de investigación, se ha buscado aprovechar el que la clorofila parta a la molécula del agua, para obtener hidrógeno con fines energéticos, pero resulta que una vez que se saca de la hoja, a los 20 segundos la clorofila se inactiva en forma permanente. La Universidad de California tiene 50 años tratando de mejorar esto sin obtener resultados útiles.

Esto acompañó nuestras primeras dudas: si sacamos la melanina del tejido y la ponemos a producir energía, ¿cuánto nos va a durar? ¿30 segundos, 50 segundos? Para nuestra sorpresa funciona por años, y si perfeccionamos la tecnología, probablemente funcione décadas o cientos de años. Es decir, la melanina es miles de veces más eficiente para captar las partículas elementales de las radiaciones electromagnéticas (fotones) que la clorofila.

La pregunta era ¿Cómo se extrae la energía del agua? De la molécula de agua es posible extraer energía al desligar y ligar del oxígeno los átomos de hidrógeno.

La energía se produce a partir del agua con la siguiente reacción:

 

 

 

La reacción esquematizada significa que dos moléculas de agua, más melanina y en presencia de los fotones de las radiaciones electromagnéticas, simbolizada por el sol, nos da como resultado dos moléculas de hidrógeno, una molécula de oxígeno y 4 electrones de alta energía. Pero cuando la reacción sucede en sentido de derecha a izquierda, se vuelven a unir los átomos de hidrógeno y oxígeno, lo que nos da agua y electricidad, ya que la melanina no sufre cambios, pues sólo soporta, cataliza la reacción sin menoscabo en su molécula.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

Se encuentra más materia.

Descubren un tesoro de raras galaxias en torno a la Vía Láctea

 

“Nuevos descubrimientos de materia”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

 

 

 

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Cambridge ha identificado nueve nuevas galaxias satélites enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea, el número más grande jamás descubierto a la vez. Los resultados, a partir de datos de imágenes publicados recientemente tomadas del Dark Energy Survey, pueden ayudar a desentrañar los misterios detrás de la materia faltante, que estos creen que podrían ser un tipo “  de materia que completaría la atracción de las galaxias.

 

Los nuevos resultados también marcan el primer descubrimiento de galaxias enanas – pequeños objetos celestes que orbitan alrededor de galaxias más grandes – en una década, después de que se encontraron docenas en 2005 y 2006 en los cielos sobre el hemisferio norte. Los nuevos satélites se encuentran en el hemisferio sur, cerca de la Gran y Pequeña Nube de Magallanes, las galaxias enanas más grandes y más conocidos en la órbita de la Vía Láctea.

 

Los hallazgos de Cambridge se publican este martes conjuntamente con los resultados del Dark Energy Survey, con sede en el Fermi National Accelerator Laboratory de Estados Unidos. Ambos equipos utilizaron los datos de dominio público tomados durante el primer año del Dark Energy Survey para realizar su análisis.

 

Los objetos recientemente descubiertos son mil millones de veces más débiles que la Vía Láctea, y un millón de veces menos masivos. El más cercano está a unos 95.000 años luz de distancia, mientras que el más lejano está a más de un millón de años luz de distancia.

 

Según el equipo de Cambridge, tres de los objetos descubiertos son galaxias enanas definidas, mientras que otros podrían ser o galaxias enanas o cúmulos globulares: objetos con propiedades visibles similares a las galaxias enanas, pero no hallados junto con la materia oscura.

 

«El descubrimiento de tantas galaxias satélites en una pequeña área del cielo fue totalmente inesperado», dijo Sergey Koposov, del Instituto de Astronomía de Cambridge, autor principal del estudio. «No podía creer lo que veía».

 

Las galaxias enanas son las estructuras galácticas más pequeñas observadas, la más débiles de las cuales contiene sólo 5.000 estrellas – la Vía Láctea, por el contrario, contiene cientos de miles de millones de estrellas. Modelos cosmológicos estándar del universo predicen la existencia de cientos de galaxias enanas en órbita alrededor de la Vía Láctea, pero su penumbra y pequeño tamaño los hace increíblemente difícil de encontrar, incluso en nuestro propio «patio trasero».

 

No es materia oscura, sino, muchos cuerpos de estrellas fallidas y de todo tipo de objetos más pequeños y polvorientos que no emiten luz.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.