Los ciegos ven.

“Curan a ciegos”

Compilado por Manlio E. Wydler Reuters \ Lucas

Cirujanos británicos han dado un gran paso en la medicina realizando una pionera operación de trasplante de células madre para curar la ceguera, generada por la degeneración macular húmeda asociada con la edad.

Los cirujanos del Moorfields Eye Hospital de Londres realizaron la operación pionera en una paciente de 60 años que sufría de degeneración macular húmeda asociada con la edad (DMAE). Los trasplantes de células de ERP (epitelio pigmentario retinal) fueron obtenidos de unas células madre   cultivadas en laboratorio. Aunque, los médicos señalan que se necesitarán unos meses para determinar el impacto de la operación en la vista de la paciente.

 

“La razón por la que estamos tan emocionados es que hemos sido capaces de crear una copia perfecta de la capa (EPR) y trasplantarla. Vamos a las raíces de la enfermedad”, dijo a The Telegrph” Lyndon Da Cruz, cirujano del Moorfields Eye Hospital de Londres. 

 

La DMAE es una enfermedad caracterizada por el deterioro de la mácula y tiene dos formas: seca (atrófica) y húmeda (exudativa, más grave y que lleva a la ceguera). Se caracteriza por una visión borrosa, y para los enfermos los colores parecen menos vibrantes y las líneas se deforman.

La prometedora operación fue la primera realizada de las 10 previstas en el proyecto para curar la ceguera, que ha sido impulsado por el Moorfields Eye Hospital, la Universidad College de Londres Instituto de Oftalmología, el Instituto Nacional de Investigación para la Salud y el gigante farmacéutico estadounidense Pfizer. “Tenemos la esperanza de que la tecnología de células madre no fetales cambiará significativamente el tratamiento de las personas con pérdida de visión en la próxima década”, aseguró Clara Eaglen, del Real Instituto Nacional de Ciegos.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 
¿Descubren tratamiento para la ceguera? Médicos británicos realizan revolucionaria operación

¿Hallazgos algo olvidados?

“Los Perclotatos encontrados en Marte”   Compilado por Manlio E. Wydler (º)

John Hoffman, miembro del equipo de investigación de la sonda orbitadora  y de aterrizaje Phoenix y profesor de física en la Universidad de Texas en Dallas. Hoffman diseñó y construyó el espectrómetro que confirmó definitivamente la presencia de agua en Marte. “Aún no se ha determinado cómo se formaron, pero los percloratos almacenan una gran cantidad de energía que podría haber servido como fuente de alimentación para diminutos organismos”. Los percloratos más comunes son de Sodio, Potasio, Férrico, de Calcio, Magnesio, Aluminio, etc.

El Radar Avanzado de Marte para determinar el agua subsuperficial e Ionosfera Sounding (MARSIS) instrumento a bordo de la Mars Express realizado  una campaña sobre el polo norte del planeta. La campaña fue interrumpida por la suspensión de las observaciones científicas en varias ocasiones entre agosto y octubre debido a los modos seguros y de anomalías en el funcionamiento del sistema de la nave espacial de la memoria de masa de estado sólido (SSMM). Como MARSIS mejor observa en la oscuridad, que sólo por el Polo Norte se produce cada pocos años.

El objetivo principal de MARSIS es mapear la distribución de agua y hielo en las capas superiores del subsuelo marciano. Utilizando técnicas similares a la prospección de petróleo en la Tierra, el instrumento analiza la reflexión de las ondas de radio a unos pocos kilómetros en el subsuelo; es capaz de distinguir entre suelo seco, congelado y húmedo. Las regiones polares de Marte son de particular interés debido a que se supone que las variaciones climáticas afectan las cantidades de hielo de agua y el polvo que se encuentran en los depósitos polares.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Mapa realizado con radar de los acuíferos del Polo Norte, arriba y Mapa superficial parcial en superficie del Polo Norte. Entre el hielo, agua líquida salobre con preponderancias de perclorato férrico y ferroso.¿ Serán estos hallazgos que produjeron las dificultades en ambas naves?

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que nos hace inteligentes.

“Lo que nos hace los más inteligentes primates”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

La evolución humana siempre ha sido y sigue siendo objeto de discusión y debate científico. Es un tema que ha generado controversia tanto entre los propios científicos como entre la población. Los hallazgos que se van encontrando poco a poco avivan esta cuestión

 

Los estudios realizados a lo largo de estos años, han propuesto que no existen grandes diferencias genéticas entre los humanos y los grandes primates actuales, como por ejemplo, el chimpancé. Una diferencia que no supera el 1,3%. Realmente un porcentaje pequeño, sin embargo, lo suficientemente importante como para que los cambios genéticos responsables de cada una de las variaciones anatómicas que hay, entre ellos y nosotros, nos hagan diferentes. Y no sólo eso, sino que este porcentaje nos ha permitido adquirir una ventaja selectiva suficientemente importante como para que la selección natural nos haya beneficiado. 

 

Está claro que sin estas ventajas, el comportamiento de los humanos no diferiría mucho de los macacos. No podríamos llevar a cabo todas aquellas actividades que nos hace ser un tipo de animal muy peculiar, algo de lo que carecen los demás primates. Esto nos permite usar el lenguaje, resolver problemas, imaginar, crear, inventar…todo ello siguiendo un patrón lógico. Esta capacidad la hemos adquirido gracias a la proliferación neuronal en la corteza cerebral. 

 

Estas actividades están regidas por una de las estructuras más fascinantes y complejas de nuestro cuerpo, el cerebro. Y es aquí, en este órgano, donde surge uno de los grandes enigmas que rodean a nuestro funcionamiento y lo hacen diferente al de los primates. Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale ha proporcionado una pieza más que contribuirá a la resolución del enigma tal y como ha publicado, recientemente, en la prestigiosa revista Science.

 

Estos científicos han descubierto una lista de genes que han evolucionado para ser más activos durante el desarrollo de la corteza cerebral humana. Para ello, se han basado en la  corticogénesis  (proceso de desarrollo de formación de la corteza cerebral). 

 

Concretamente, han realizado una comparativa entre los perfiles epigenéticos de la corticogénesis de humano, macaco Rhesus y ratón. Y llegaron a determinar que los genes que han ganado en actividad en los humanos, son genes que se expresan en la corteza cerebral y desempeñan importantes funciones en la proliferación neuronal (formación de neuronas), la migración neuronal (desde las zonas donde se forman a las zonas donde llevan a cabo su función) y la organización del mapa cortical

 

De todas las diferencias que existen entre el ser humano y el primate, la que más fascinación despierta es el tamaño inusualmente grande del cerebro en los humanos. Concretamente de la corteza cerebral. Y después de años de estudio, la ciencia todavía no ha sido capaz de explicar ésta. 

 

Tenemos conocimiento que la corteza cerebral, considerada como la sede de la función cognitiva superior, sufrió una rápida extensión en los últimos dos millones de años. Una característica que nos ha ido aportando capacidades únicas. Pero, hasta ahora no se conocía el proceso exacto de cómo el cerebro humano se había agrandado más que el de otras especies, genéticamente similares a nosotros. 
  
La evolución ha inducido, a nivel cerebral, la superposición de estructuras nuevas sobre estructuras más arcaicas. Tal es así, que en el hombre coexisten todavía ambos tipos de formaciones cerebrales. De hecho, se ha encontrado en la parte más interior de nuestro cerebro, la presencia de estructuras cerebrales características de los reptiles. Con el paso del tiempo y la llegada de los mamíferos primitivos se desarrollan nuevas estructuras, entre ellas, la corteza. Y, finalmente, los mamíferos superiores agregan una nueva estructura cerebral, el  neocortex, que es, precisamente, donde residen las capacidades cognitivas superiores. 

 

Conociendo la sucesión de estos procesos, entonces cabe preguntarse, ¿cómo ha ido evolucionando la especie humana para llegar a convertirse en lo que somos hoy en día? Y por otra parte, ¿qué es lo que hace al cerebro humano tan especial? Parece que los neurocientíficos están cada vez más cerca de poder responder a estas preguntas y han llegado a la conclusión que la genética es la clave y es la que puede resolver el enigma.

 

Aprovechando las nuevas herramientas experimentales y computacionales, los investigadores de Yale, quisieron identificar aquellos genes más activos durante el desarrollo de la corteza cerebral humana, así como sus efectos biológicos. 

 

Para ello, comenzaron realizando una intensiva búsqueda de modificaciones cerebrales en la corteza en desarrollo de embriones de humano, macaco Rhesus y ratón, vinculados al aumento de la actividad a nivel cortical. Estos científicos comprobaron que en pequeñas zonas del genoma humano es donde se produce una alta actividad, lo que implica, a su vez, una gran cantidad de variaciones epigenéticas. 

 

En los humanos estas variaciones han traído consigo lo que se ha denominado como <i>ganancias epigenéticas</i>. Y compararon los datos obtenidos en las tres especies para determinar que genes eran más activos en el desarrollo cortical humano. El análisis de sus resultados mostró que estas ganancias epigenéticas no estaban asociadas a cambios específicos en la secuencia genética de los humanos. Pero, sí encontraron unos puntos del genoma o  hotspotsen los que se acumulaba una elevada densidad de ganancias epigenéticas. 
  
Expliquemos un poco esto. Los  hotspots, son puntos de gran actividad. Concretamente, son regiones o secuencias del genoma que presentan una frecuencia de mutación extremadamente elevada. Las modificaciones epigenéticas, es decir, alteraciones producidas por el ambiente, pueden silenciar o activar determinados genes de manera que provocan que la expresión génica varíe, pero, no provocan cambios en la expresión génica. 

 

Estas modificaciones epigenéticas nos permiten adaptarnos al medio y por tanto, evolucionar. Dichas transformaciones traen consigo un incremento celular en determinadas zonas del cerebro, con un gran impacto evolutivo, según declara el profesor Noonan. 

 

La lista de genes obtenida fue larga. Pero los que han evolucionado más son aquellos que estaban relacionados con una mayor actividad durante el desarrollo de la corteza cerebral humana. Pues bien ¿qué importancia biológica tienen? Para determinar esta importancia, los investigadores emplearon técnicas de análisis genético y comprobaron que los genes que estos genes son los responsables de la formación de nuevas neuronas, la migración neuronal, así como, de la organización del mapa cortical, son los que han ganado en actividad en los humanos
  
El cerebro es el órgano más enigmático y sorprendente de todo el cuerpo humano. Es el encargado de controlar las funciones de nuestro cuerpo y de mantener el contacto con el mundo exterior. Tiene la capacidad de percibir información, analizarla, integrarla y transmitir órdenes para poder regular el organismo. 

 

Por otro lado, es el órgano que controla lo que sentimos, la conducta, el pensamiento, la forma en la que nos movemos, si tenemos sueño o estamos despiertos y el lenguaje. Además, como vimos en su momento, tiene la capacidad de ensamblar todo lo aprendido en nuestro día a día a través del denominado sueño REM  
  
Una de las estructuras que forman parte del cerebro es la  corteza o córtex cerebral, uno de los tejidos más complejos. Ésta es una estructura laminada organizada en seis capas, que recubre todo el hemisferio cerebral, cada una de las cuales contiene neuronas. Entre estas capas existen conexiones que facilitan el procesamiento de la información. Esta organización es el resultado de una serie de sucesos que ocurren ya durante el desarrollo embrionario. 

 

Pues bien, para que este procesamiento sea correcto debe de existir una adecuada disposición de las neuronas, lo que nos permitirá desempeñar correctamente las funciones biológicas de alta complejidad como la generación de movimiento, percepción, memoria o la conciencia. Ya que es, precisamente, aquí, donde ocurre  la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión. 
    
En este tejido, como hemos comentado las neuronas siguen una organización determinada y muy concreta, formación en seis capas. Las neuronas se van formando en cada una de estas capas, pero, debe de realizarse de una forma totalmente ordenada, es decir, primero se irán colocando las neuronas de la capa más interna la capa seis, una vez finalizada esta disposición, se inicia la de la capa cinco y así sucesivamente, por tanto, las neuronas más jóvenes se van situando en las capas más superficiales. A este proceso se le denomina de dentro hacia fuera.

 

Pues bien, esta organización es fundamental dado que cualquier error, por muy pequeño que sea, dará lugar a síndromes altamente discapacitantes e incluso enfermedades mortales como por ejemplo, la lisencefalía.

 

 Este trabajo, aporta resultados de gran valía para la comunidad científica ya que puede ayudar a entender mejor la complejidad del cerebro humano, desde los procesos que se han producido para su evolución hasta su funcionamiento actual. 

 

No sólo eso. El descubrimiento nos muestra los elementos genéticos que nos hace ser persona y, por tanto, puede alterar las bases del conocimiento existente sobre lo que nos hace humanos. Después de todo esto, parece que se inicia una nueva era en la genómica evolutiva de los humanos. Sin embargo, todavía queda mucho por conocer, pues el trabajo de comprender todo aquello que es exclusivo del cerebro humano sigue siendo el gran desafío. 

 

Poco a poco se va avanzando, así que, seguramente, no tardaremos mucho en volver a informar de algún adelanto más realizado que nos vaya aportando nuevas piezas al puzzle tan inmenso que nos queda por completar.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Cerebro. Imagen: kittykatfish. Fuente: Flickr.

 

Geoestacionario funcionando.

“Segundo geoestacionario de comunicaciones argentino en órbita”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Argentina ha puesto en órbita su segundo satélite geoestacionario de producción nacional, que fue lanzado desde el Centro Espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, a bordo del cohete europeo Ariane 5.

 

Se trata del Arsat-2, el segundo satélite diseñado y construido por la nación sudamericana para brindar servicio de telecomunicaciones en el continente americano, nuevamente, los cohetes argentinos no fueron utilizados, ya que la fabricación de los llamados “Pumas”, por la persistente crisis económica del país se han postergado.

 

El artefacto integra en su plataforma antenas de banda C para aumentar la capacidad de transferencia de contenidos audiovisuales a millones de personas en toda la región.

El Arsat-2 se integrará al Sistema Satelital Geostacionario Argentino de Telecomunicaciones, que ya cuenta con el Arsat-1, lanzado el año pasado. Posteriormente se unirá el Arsat-3, que se encuentra en fase de fabricación en la Ciudad de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro, en la Patagonia.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Argentina pone en órbita exitosamente su segundo satélite de producción nacional

La era de la computadora cuántica ha comenzado.

“D-Wave-2X”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

La empresa Google y la NASA, junto con la Asociación de Universidades de Investigación Espacial de EE.UU., han anunciado su cooperación con la empresa canadiense D-Wave Systems para utilizar el potentísimo ordenador cuántico más actualizado del mundo, el D-Wave-2X, que según la compañía, es 15 veces más rápido que el PC más veloz actualmente en el mercado.

 

La empresa estadounidense Google, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) y la Asociación de Universidades de Investigación Espacial de EE.UU. (USRA, por sus siglas en inglés), han firmado un contrato por 7 años que permitirá utilizar el D-Wave-2X, la nueva computadora cuántica del fabricante D-Wave Systems y sus futuras actualizaciones y modelos en las investigaciones.

 

Este nuevo modelo tiene el doble número de qubits (sistema cuántico similar al bit x1 8) en comparación con la generación anterior y produce menos ruido. Su potencia de cálculo cuenta con más de 1.000 qubits, lo que duplica sus capacidades y lo convierte en el ordenador cuántico más potente de su clase, que pretende realizar las tareas mucho más rápido que los PC disponibles en el mercado.  Aunque, algunos expertos no están de acuerdo con esto y dicen que no hay suficientes evidencias, informa ‘New Scientist‘.

 

El proyecto conjunto, denominado ‘Quantum Artificial Intelligence Lab’, fue lanzado en el 2013 con el objetivo de estudiar cómo la computación cuántica podría elaborar y mejorar los sistemas tecnológicos, contribuir a las elaboraciones del aprendizaje automático, optimización de los sistemas y a la exploración espacial.

La compañía D-Wave Systems es por ahora la única empresa que vende este tipo de ordenadores cuánticos. En 2011 fue presentada su primera máquina: D-Wave One de 128 qubits de potencia. En 2013 salió su segundo computador de 512 qubits y en agosto pasado se anunció la presentación del ordenador de tercera generación 2X de 1.152 qubits.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001

 
Google y NASA utilizarán el potentísimo ordenador cuántico en sus estudios (Video)

Mapean Ceres.

“El planeta enano Ceres, salpicado de nombres relacionados con la agricultura”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Un nuevo mapa topográfico de Ceres muestra más de una docena de denominaciones para características de la superficie del planeta enano, captadas por la nave Dawn de la NASA.    Ceres es el nombre de la diosa romana de las cosechas. Todas las denominaciones están relacionados con espíritus, deidades y festivales agrícolas de culturas de todo el mundo.

 Se incluyen Jaja, la diosa de la cosecha de Abjasia; y Ernutet, la diosa egipcia de la cosecha con cabeza de cobra. La montaña de 20 kilómetros de diámetro cerca del polo norte de Ceres se llama ahora Ysolo Mons, por un festival de Albania que marca el primer día de la cosecha de la berenjena.

Otro nuevo mapa Ceres, en falso color, mejora diferencias en la composición presentes en la superficie. Las variaciones son más sutiles que en Vesta, punto previo de paso de Dawn. Imágenes topográficas del cráter Occator, el hogar de los puntos más brillantes de Ceres, y de una montaña desconcertante en forma de cono de 4.000 metros de altura –codificas por colore–, también están disponibles

Los científicos todavía están tratando de identificar los procesos que puedan producir estos y otros fenómenos únicos de Ceres.

“Las formas irregulares de cráteres en Ceres son especialmente interesantes, asemejándose a los cráteres que vemos en la luna helada Rea de Saturno”, dijo Carol Raymond, investigadora principal de Dawn con sede en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Son muy diferentes de los cráteres en forma de cuenco en Vesta.”

Una observación sorprendente vino de los rayos gamma y de neutrones detectados por el espectrómetro de Dawn. El instrumento detecta tres ráfagas de electrones energéticos que puedan resultar de la interacción entre Ceres y la radiación del sol. La observación no ha sido aún completamente entendida, pero puede ser importante en la formación de una imagen completa de Ceres. Hasta que no se estudien esa aparente usina nuclear que alumbra desde el Occator, no podrá saberse mucho de estas “sorprendentes radiaciones.(N. del R.)

El planeta enano Ceres, salpicado de nombres relacionados con la agricultura.

  Dawn está actualmente orbitando Ceres a una altitud de 1.470 kilómetros), y la nave tomará imágenes de toda la superficie del planeta enano hasta seis veces en esta fase de la misión. Cada ciclo de imágenes tarda en completarse 11 días. Lástima que no logren estudiar las enormes anomalías encontradas en las fotos tomadas, estos mapas son de interés secundario, realmente. (N. del Redactor)

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

Endogamia.

“La endogamia exterminó a los neandertales”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Un estudio llevado a cabo por investigadores de CSIC en la cueva asturiana de El Sidrón indica que la endogamia (la práctica de contraer matrimonio personas de ascendencia común o naturales de un pequeño espacio geográfico) pudo ser un factor decisivo en la extinción de los neandertales, la «otra» especie inteligente que compartió con nosotros el continente europeo y que desapareció sin dejar rastro hace cerca de 30.000 años.

 

La investigación, que se publica en la revista PLOS ONE, indica que los neandertales vivían en grupos pequeños, relativamente aislados y con una baja diversidad genética. Según afirma a ABC el paleoantropólogo Antonio Rosas, que ha dirigido el estudio, «la endogamia, con la consecuente pérdida de diversidad genética fue, sin duda, uno de los factores que contribuyeron ala extinción de la especie. Se sabe, además, que por debajo de ciertos niveles de diversidad genética el proceso se hace irreversible, ya que disminuye la capacidad de reacción de la especie ante eventuales cambios ambientales».

 

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras analizar una serie de anomalías congénitas en la primera vértebra cervical, llamada atlas y que constituye el punto de apoyo del cráneo sobre la columna vertebral.

 

«El atlas –explica Rosas– forma un anillo de hueso donde descansa el cráneo, y puede presentar una gran variedad de anomalías congénitas en la parte anterior y posterior del anillo. Entre ellas, la más sencilla es la dehiscencia (falta de cierre) del arco posterior en la línea sagital media».

 

En las poblaciones humanas actuales, esta clase de anomalía se presenta con una frecuencia muy baja, entre el 1% y el 4%. Por eso, las cifras de El Sidrón, donde se han hallado ya 13 individuos, resultan tan sorprendentes.

 

«De los tres atlas que tenemos en El Sidrón –asegura el investigador a ABC– dos presentan anomalías congénitas, lo cual supone una proporción muy superior a la tasa normal. Sabemos, por comparación con poblaciones humanas actuales y con otras especies de mamíferos, que esta clase de anomalías son muy poco frecuentes, y que suelen aparecer relacionadas con la endogamia».

«Si sumamos esta anomalía a otros indicadores de endogamia –afirma Rosas–, como la retención del canino de leche (que no se cae durante la infancia y permanece en edad adulta), las evidencias de que esa práctica pudo contribuir de forma decisiva a la extinción cobra gran importancia».

 

Los datos resultan coherentes con otras investigaciones genéticas llevadas a cabo tanto en los 13 neandertales de El Sidrón, que indican que todos ellos estaban genéticamente muy próximos, como con lo que se sabe de los neandertales en general, «que vivían en grupos pequeños y con baja variedad genética. Esta causa, junto con otras, pudo ser uno de los desencadenantes de la extinción», afirma Rosas.

 

La misma situación de endogamia también puede darse en grupos humanos modernos, que vivan relativamente aislados en una isla o en valles poco comunicados. Para el investigador, «una especie con baja diversidad genética está menos preparada para enfrentarse a cambios  bruscos. Si a eso añadimos la llegada de un grupo nuevo al continente, los Sapiens, entonces la extinción se precipita».

 

A diferencia de los neandertales, nuestros antepasados directos vivían en grupos mayores y que se relacionaban entre sí, lo que se traducía en una mayor variabilidad genética de la que existía entre los neandertales. A pesar de que los neandertales lograron sobrevivir en Europa durante 350.000 años, «siempre han funcionado en grupos pequeños», asegura Antonio Rosas, quien aclara que «no es lo mismo endogamia que consanguineidad, extremo que se da en una misma familia. El grado máximo de endogamia es la consanguineidad».

 

Mientras la consanguineidad puede tener efectos muy rápidos, la endogamia en un grupo pequeño y no necesariamente familiar va mucho más lenta. «Lo que hace, explica Rosas, es que las poblaciones estén cada vez más indefensas ante cualquier adversidad. Es como un virus oportunista, que no te mata él, pero te debilita y te termina matando otra enfermedad. Es lo mismo, pero no en un individuo, sino en una población. Se trata de un fenómeno evolutivo recesivo».

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001,

Atlas normal:

Fig 3

Las grandes civilizaciones se retiran al interior de los planetas.

“En medio de la gran soledad del cráter Nereus”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Justo al medio de las piedras más grandes se nota el círculo de la tapa a las galerías que conducen al Marte subterráneo. Como hemos notado es raro no encontrar en las fotos de todos los róvers estas construcciones que delatan que hace milenios que la vida inteligente se ha replegado a las profundidades del Planeta y hacia el espacio. Me temo que por otra razón-la Gran Glaciación que se avecina-, los habitantes de la Tierra nos cobijaremos dentro de la madre Tierra, para pasar el largo contratiempo. La tecnología hace sobrevivir  a la especie superior de cada planeta.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

El colorido de los fósiles

“El colorido de los animales”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

De qué color eran los mamíferos prehistóricos?  Las recreaciones son muchas y se han podido ver en muchas películas. Desde los «pelirrojos» mamuts de las películas de animación a animales multicolores de aspecto amenazador. Ahora, un equipo de científicos del Virginia Tech y de la Universidad de Bristol han averiguado cómo detectar un pigmento en fósiles de mamíferos prehistóricos y determinar, a partir de ahí, los colores de especies ya extintas.

 

Entre los resultados del estudio, los investigadores han desvelado que el color de dos especies ya extintas de murciélago de hace unos 50 millones de años era un marrón rojizo. La novedad radica en que es la primera vez que se ofrece una descripción del color basándose exclusivamente en los restos fósiles hallados. Además, esto es sólo el principio pues, según han detallado los investigadores el color podría haberse conservado en restos fósiles de hasta hace 300 millones de años.

 

«Hasta ahora hemos estudiado tejidos de peces, ranas y renacuajos, pelo mamíferos, plumas de aves, y tinta de pulpo y calamares», ha detallado Caitlin Colleary, estudiante de doctorado de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias en la Universidad Virginia Tech y el autora principal del estudio. «Todos ellos conservan la melanina, por lo que es seguro decir que la melanina está realmente presente en todo el registro fósil. Ahora podemos conocer con seguridad algunos de los patrones de colores originales de estos antiguos animales». En la investigación, publicada esta semana en la revista Procedings y han particicipado científicos de EE.UU., Reino Unido, Alemania, Etiopía y Dinamarca.

 

Los investigadores han dicho que diversas estructuras microscópicas, que tradicionalmente se creía que eran bacterias fosilizadas, son sin embargo melanosomas, es decir, orgánulos dentro de las células que contienen melanina, el pigmento que da color al pelo, a la piel, a los ojos o a las plumas. Estas partículas fósiles fueron descritos por primera vez en una pluma fosilizada en el año 2008 por Jakob Vinther, un paleobiólogo molecular en la Universidad de Bristol y autor principal del estudio actual.

 

Desde entonces, las formas de estos melanosomas se han utilizado para saber cómo eran los colores de los dinosaurios, los reptiles marinos y ahora, también, de los mamíferos. Vinther ha calificado este hallazgo de gran importancia, puesto que es a través de las diferentes formas de las partículas como los investigadores han encontrado la manera de conocer los colores a los que correspondían.

 

«Vemos que las diferentes melaninas se encuentran en orgánulos de diferentes formas: los melanosomas rojizos tienen forma de pequeñas albóndigas, mientras que los melanosomas negros tienen la forma de pequeñas salchichas y podemos ver que esta tendencia también está presente en los fósiles», ha explicado. «Esto significa que la correlación de la melanina con la forma es un antiguo invento, que se puede utilizar para saber fácilmente el color de los fósiles con sólo mirar la forma melanosomas».

 

Más los investigadores no se han quedado ahí y han comprobado que, además los melanosomas no sólo son diferentes por la forma, sino que son químicamente distintos y usando un instrumento llamado espectrómetro de masa de ionización secundaria (time-of-flight secondary ion mass spectrometer), los científicos han identificado la estructura de los melanosomas fósiles para poder compararlos con los modernos.

Además, los investigadores han replicado las condiciones en las que se formaron los fósiles para identificar la alteración química de la melanina producida por la fosilización. «Incorporando estos experimentos hemos sido capaces de demostrar cómo cambia químicamente la melanina durante millones de años, estableciendo una nueva y asombrosa forma de desentrañar información que antes era inaccesible en los fósiles» ha explicado Colleary. Y es que el color puede ser muy importante a la hora de desentrañar cómo y por qué se desarrollaron unas especies o se extinguieron otras.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario  2001.

¿De qué color eran los mamíferos prehistóricos?