La vida en Venus.

“Las fotos de la posible vida en Venus”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El Instituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia hace públicas 30 años después de ser realizadas por las sondas soviéticas Venera una serie de imágenes únicas de supuestos seres vivos en el planeta Venus

El doctor de ciencias físicas y matemáticas del Instituto de Investigación Espacial Leonid Ksanfomaliti ha explicado que las instantáneas tomadas hace 30 años por los aparatos espaciales rusos revelan la existencia de unos extraños objetos que se mueven y tienen aparentes rasgos de seres vivos, informan medios rusos. 

 

Los objetos fueron accidentalmente captados por las cámaras instaladas en las sondas soviéticas Venera, que realizaron vuelos a Venus en 1975 y 1982, ha recordado el científico.

Como prueba de su hipótesis, Ksanfomaliti ha hecho públicas las fotos tomadas por el aparato espacial Venera-13, recibidas en marzo de 1982. El investigador descubrió varios objetos que aparecen y desaparecen en una serie consecutiva de imágenes en la que se asemejan a “un disco, un jirón negro y un alacrán”.  

Algunos de estos objetos están presentes en las primeras imágenes, pero desaparecen posteriormente. Según el científico, ello se debe al fuerte ruido que produjo el aparato espacial al aterrizar. Otros objetos, como el supuesto “alacrán”,  probablemente quedaron enterrados bajo el suelo que levantó la nave al aterrizar, y tardaron un tiempo en aflorar en la superficie.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Посмотреть изображение в ТвиттереПосмотреть изображение в ТвиттереПосмотреть изображение в ТвиттереПосмотреть изображение в Твиттере
 

 

 
 

 

Expulsión planetaria.

“Estudio imaginativo”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El sistema solar primitivo podría haber expulsado a un planeta gigante  salvando así a la Tierra, según se desprende de un nuevo estudio publicado en la revista The Astrophysical Journal Letters

Tal y como explica David Nesvorny, del Instituto de Investigación Southwest (EE UU), existen evidencias de que, cuando el sistema solar acababa de cumplir 600 millones de años, las órbitas de los planetas gigantes se vieron afectadas por una inestabilidad dinámica que hizo que los planetas gigantes y los cuerpos más pequeños se alejaran unos de otros. Sin embargo este escenario teórico presenta un problema: los cambios de órbita de Júpiter deberían haber empujado a la Tierra a chocar contra Marte o Venus, algo que, evidentemente, no sucedió.

 Los astrónomos han solucionado esta aparente contradicción con la teoría del “Júpiter saltarín”, que apuesta porque el cambio de órbita de Júpiter se llevó a cabo muy rápido, en una especie de “salto”, y que, por ese motivo, no causó inestabilidades en las regiones próximas a Sol.

Para comprobar si la teoría sobre Júpiter es cierta, Nesvorny ha llevado a cabo miles de simulaciones por ordenador. Y se ha encontrado con que hay algo que tampoco cuadra, ya que el salto de Júpiter debería haber lanzado a Urano o a Neptuno fuera del sistema solar. Intentando encontrar una solución, Nesvorny repitió la simulación incluyendo cinco planetas gigantes en lugar de los cuatro actuales.

Y a partir de ese momento todo empezó a cobrar sentido. Según su nuevo modelo, cuando Júpiter se desplazó de un salto lanzó fuera del sistema solar a un planeta gigante similar a Neptuno, mientras los cuatro planetas rocosos (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte) se mantenían girando “tranquilamente”  cerca del Sol.

“La posibilidad de que el sistema solar tuviera más planetas y expulsara alguno es concebible a la vista de los recientes hallazgos sobre un gran número de planetas que flotan libres y solitarios en el espacio interestelar“, concluye Nesvorny en su artículo. 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Representación artística de Júpiter echando del sistema a otro Neptuno:

 

 

 

Los genes del asesino nato.

“La genética determina al humano criminal”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

En los relatos codificados por  los Doctores de la Siquiatría de la reencarnación, en las proyecciones hay descripciones de que las civilizaciones avanzadas  colocan chips de conducta a los humanos que nacen y estos nacen luego de ser aprobados o modificados de mucha carga genética perniciosa en los primeros estados embrionarios, ya que hay genes que determinan tendencias y enfermedades muy graves.

Las sociedades del futuro están muy regladas y las de las personas no están libradas a  situaciones onerosas de alguna forma  a la humanidad. El mundo se presenta en este aspecto cercano a la perfección.

Un descubrimiento reciente abona esta posibilidad: Los asesinos están determinados genéticamente y pueden ser neutralizados antes que nazcan:

Científicos rusos de la Universidad Estatal de Novosibirsk descubren que los asesinos ‘natos’ presentan un ‘gen’ común que los hace ser meditadamente crueles.

 

Un equipo de neurocientíficos rusos de la Universidad Estatal de Novosibirsk y la rama siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia ha identificado el ‘gen’ de los asesinos más crueles y despiadados. El artículo sobre el hallazgo ha sido publicado por la revista científica Journal of Criminal Justice.

 

Da miedo pensar que quien se sienta a tu lado en el autobús pudiera ser “controlablemente violento”, pero así es el comportamiento de los ‘asesinos natos’ según los científicos. El ‘gen culpable’ es la dopamina D4, uno de los cinco tipos de receptores de dopamina de los vertebrados. El gen que la codifica está asociado con diversos trastornos y fenotipos de comportamiento, incluida la esquizofrenia y la adicción a la búsqueda de novedad.

Las conclusiones se derivan de una investigación realizada a más de 150 delincuentes, 85 de los cuales fueron condenados por asesinato y otros 65 por infligir lesiones corporales graves. Todas estas personas actuaron de manera fría y planificada, lo que está estrechamente ligado a formas poco activas del receptor de dopamina D4.

Los resultados son contrarios a la creencia popular y Siquiatría convencional, que asegura que la gran mayoría de los asesinatos y crímenes violentos son consecuencia directa de un impulso agresivo que desarrollan los niños hiperactivos con déficit de atención (conocido como TDAH).

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 
 
 

El cerebro se puede autoreparar.

Artículo Número 9.000 de la Colección:

 

“Vemos como se rehacen las  conexiones cerebrales dañadas gracias a una proteína”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Examinando tejido cerebral de ratones, monos y humanos, unos científicos han encontrado que una proteína conocida como factor de crecimiento y diferenciación 10 (GDF10) es una pieza clave en los mecanismos de reparación que siguen a un derrame.

 

El estudio lo ha realizado el equipo del Dr. Thomas Carmichael, de la Escuela David Geffen de Medicina, adscrita a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), y ha contado con la ayuda del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrame Cerebral (NINDS), uno de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

 

Estos hallazgos ayudan a aclarar los mecanismos de reparación que se ponen en marcha tras un derrame cerebral. Identificar esta proteína clave aumentará un poco más el conocimiento científico sobre cómo el cerebro procura curarse a sí mismo después de los devastadores efectos de un derrame, y podría ayuda a desarrollar nuevas estrategias terapéuticas para promover la recuperación de los pacientes.

 

Un derrame puede suceder cuando un vaso sanguíneo cerebral se bloquea, evitando que el tejido próximo reciba los nutrientes esenciales. Cuando el tejido cerebral es privado de oxígeno y nutrientes, empieza a morir. Una vez esto ocurre, se activan mecanismos de reparación, como el brote de axones, a medida que el cerebro intenta superar los daños sufridos. Durante el brote de axones, las neuronas sanas producen nuevas proyecciones (“brotes”) que restablecen algunas de las conexiones perdidas por culpa del derrame y forman otras nuevas, lo que resulta en una recuperación parcial. Antes de este estudio, se desconocía lo que desencadenaba el brote de axones.

 

El GDF10 podría ser importante para una recuperación funcional después de un derrame. Los autores del estudio trataron modelos de ratón con GDF10 e hicieron que los animales realizaran varias tareas motoras para probar su recuperación. Los resultados sugieren que unos niveles superiores de GDF10 están asociados con una recuperación notablemente más rápida después del derrame. Cuando los investigadores bloquearon el GDF10, los animales no actuaron tan bien durante las tareas motoras, lo que sugiere que los mecanismos de reparación implicados no estaban operativos.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Conexiones que brotan en el cerebro: añadir GDF10 a neuronas en una placa de Petri supone la formación de nuevas conexiones entre células cerebrales. Este proceso podría llevar a la recuperación tras un derrame. (Foto: S. Thomas Carmichael, David Geffen School of Medicine at the University of California Los Angeles)

 

 

 

 

Dos bolas de fuego.

“Dos meteoros surcaron los cielos de España”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Dos brillantes bolas de fuego fueron observadas, este 28 de octubre, sobre el mar Mediterráneo y en el cielo de Madrid, tal como ha afirmado el Centro Astronómico hispano Alemán, en Almería. La primera se vio a las 4:05 de la mañana y la segunda a las 23:16.

 

Los científicos creen que estos meteoros fueron producidos por fragmentos del cometa Enke  que impactaron sobre la atmósfera.

 

En el caso de la bola de fuego del Mediterráneo, los análisis preliminares indican que el contacto se produjo a 100 kilómetros de altura cuando un objeto, que llevaba una velocidad de 100.000 kilómetros por hora, chocó contra la atmósfera. Según las observaciones,   de fuego  llegó a brillar más que la Luna y desapareció a los 25 kilómetros de altura. En caso de que los estudios sean ajustados, dicen que de  la bola de fuego solo habría sobrevivido un objeto de menos de unos 100 gramos que habría caído al mar.

 

En cuanto a la bola de fuego de Madrid, el contacto entre el meteoro y la atmósfera se produjo a 110 kilómetros de altura sobre Alcalá de Henares ( Deberían coincidir en el momento de entrar a la atmósfera!) y también a una velocidad aproximada de 100.000 kilómetros por hora. Según los científicos, en este caso el objeto fue completamente destruido antes de entrar en contacto con la superficie y a una altura de 57 kilómetros.

 

El Centro Astronómico Hispano Alemán se encuentra en la Sierra de los Filabres, en Almería, y trabaja junto al Instituto Max-Planck de Astronomía, en Heidelberg, y al Instituto de Astrofísica de Andalucía. Entre otras cosas, registra la aparición de meteoros y bolas de fuego en el cielo.

Esperemos que se puedan predecir con más antelación estos fenómenos y se pueda hacer más para directamente eliminarlos o dividir a los más grandes como el que se espera ver con prismáticos a fin de mes.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

La violenta historia de Marte.

“Entre objetos tecnológicos y artísticos una muestra  de la gravedad de la historia marciana”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Esta foto es una parte ampliada de unas tomadas por el Curiosity, donde entre utensilios tecnológicos y artísticos-como esas figuras formando un conjunto-, justo al lado de un calzado con un pie cercenado, todo mostrando un desorden propio de una devastación.  Siempre concluyo diciendo lo mismo,  los grandes peligros espaciales que hicieron lo que vemos, pueden estar aún esperando en el sector.  La guerra y la paz…. evidentemente se seguirá peleando en el futuro, la mayor ciencia y avances no quita las posibles miserias de las infinitas razas del Multiverso. ¡Hay que prepararse!

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

Cuando uno está muriendo.

“Cuando uno muere”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Científicos de la Sociedad Química de EE.UU. explican en un vídeo los cambios químicos que se producen en nuestro cerebro y qué sentimos cuando estamos a punto de ser asesinados.

 

Un vídeo publicado recientemente por la Sociedad Química de EE.UU. pone de relieve cómo la experiencia de observar a alguien siendo perseguido por un asesino en una película de terror es muy similar a lo que sentiríamos en caso de que nos ocurriera a nosotros (aunque menos intensa), informa The Daily Mail.

 

En primer lugar, sentimos una intensa sensación de miedo, que es una respuesta evolutiva que nos prepara para reaccionar o huir. Esta es controlada por el conjunto de neuronas del núcleo paraventricular del tálamo, región del cerebro que actúa como ‘sensor’ y que es extremadamente sensible a la tensión. Además, el miedo provoca que las glándulas suprarrenales comiencen a bombear adrenalina.

Como consecuencia, el ritmo cardiaco aumenta, se agudizan los sentidos y nuestro organismo ‘nos proporciona’ acceso a enormes cantidades de energía con el fin de ayudarnos a hacer frente a aquello que amenaza nuestra supervivencia. En ocasiones puede ocurrir que la amenaza sea tan intensa que, como respuesta motora, nos quedemos paralizados.

Además, es probable que comencemos a gritar instintivamente. “Percibimos los gritos en una zona completamente diferente en la parte del cerebro destinada al lenguaje. A diferencia del habla normal, los gritos ‘van’ desde los oídos hasta la amígdala, que es el centro de emergencia del cerebro”, explica el vídeo.

En caso de que el asesino en serie nos alcance y ataque, es probable que sintamos un dolor agudo. Al estar lesionados, las terminaciones nerviosas libres de las neuronas sensitivas primarias, llamadas ‘nociceptores’, envían mensajes al cerebro que son recibidos por el tálamo, “que trata de decirle al cerebro que haga todo lo posible para evitar que la lesión ocurra de nuevo”. “Tiene que ver con la autopreservación, duele por una razón”, cuenta la grabación.

“Ahora está muerto en el suelo”, continúa el vídeo, añadiendo que “suponiendo que se haya infligido una lesión cerebral extensa, en ese momento estaría asumiendo que está clínicamente muerto”. Pero su cerebro seguiría trabajando. Según estudios recientes, el cerebro parece experimentar una sobretensión final que podría estar asociada con la conciencia. “Algunas personas creen que esto es una explicación de las experiencias cercanas a la muerte”, señala el vídeo. Tras ello, tendría lugar la muerte biológica. 

Allí aparecen los escenarios comunes cuando se muere y que pocas veces se retorna.

Es interesante leer la bibliografía de los médicos de la Nueva Siquiatría, Weiss, Newton, etc. y todo lo investigado sobre el tema, esa es la nueva y verdadera religión.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Una actriz vestida de fantasma durante la celebración de Halloween en un centro comercial en Manila

 

Marea Roja.

“Muchos ballenatos muertos”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El número promedio de muertes de ballenas por año en península Valdés (Argentina) se multiplicó por 10 entre 2005 y 2014. Se pasó de menos de seis por año antes de esta fecha a 65 en los últimos diez años. Lo más sorprendente para los biólogos-veterinarios ha sido que el 90% de los fallecimientos en este período eran ejemplares de ballena franca austral (Eubalaena australis) muy jóvenes, de menos de tres meses de edad.

Existía un ‘asesino misterioso’ sin identificar que parecía cebarse con los recién nacidos: a veces más de 100 crías de esta especie aparecían varadas al año.

En un estudio que publica la revista Marine Mammal Science los científicos han cercado al principal sospechoso, floraciones de algas tóxicas Pseudo-nitzschia, la llamada marea roja-que son del mismo tipo que las que a veces fuerzan a prohibir la recolección de almejas y otros mariscos.

En este trabajo, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y su Servicio de Pesca Oceánica, así como otros científicos de EE UU y Argentina, descubrieron que el número de muertes de ballenas en península Valdés estaba vinculado a las concentraciones de las algas tóxicas.

“Los números oscilaron en torno al mismo punto y al mismo patrón”, dice Cara Wilson, oceanógrafa del  Southwest Fisheries Science Center NOAA y autora principal del artículo. “Lo que es inusual –añade– es la frecuencia de repetición de la floración. Por lo general no ocurren muertes cada año, pero entre 2007 y 2013 las crías murieron en gran número todos los años”.

Cuando hay gran densidad de Pseudo-nitzschia, algunas especies pueden producir una potente neurotoxina llamada ácido domoico, que es la causa por la cual las ballenas más jóvenes fallecen. Cuando la densidad de algas se reduce, también lo hace el número de muertes de estos cetáceos. La correlación no es una prueba definitiva de que las algas causaran la muerte, pero es muy probable, según los expertos.

Este hallazgo no solo es válido para la región sur de Argentina, ya que demuestra que algunas de las criaturas más grandes del océano pueden ser vulnerables a las floraciones de algas que se espera que aumenten con el cambio climático. Los animales más grandes depositan parte de las toxinas en la grasa y las madres, que no comen mientras crían transfieren en la leche a sus crías la toxina acumulada.

Una de las floraciones más grandes de algas dañinas de este tipo golpearon la costa oeste de EE UU a principios de 2015, tras casi un año con la temperatura del agua inusualmente cálida en la costa.

Particularmente creo que debería encontrarse las especies que estas toxinas no afectan y ver si disminuyeron su número por causas comerciales, es más probable esto que otras causas en las actuales variaciones.

Los científicos están ahora estudiando si estas algas nocivas podrían haber contribuido a un reciente repunte en la muerte de ballenas adultas en Alaska, que la NOAA ha señalado como inusual. 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

El Hielo Cuántico.

“El Hielo Cuántico”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 ¿Han pensado alguna vez en el hecho de por qué los cuerpos sólidos son sólidos? 
“Sólido”, en esencia, significa que el objeto conserva su forma largo tiempo en condiciones cuando eso no es ventajoso desde el punto de vista de obtención del mínimo de energía. Así, por ejemplo, las montañas no se convierten en “charcas”, aunque tal proceso debería tener lugar, ya que así disminuiría su energía potencial. Pero las primeras siguen en su lugar ya millones de años, demostrando la falta de deseo de pasar a un estado más estable. ¿Qué ha de ocurrir para que la montaña forme una “charca”? Evidentemente, los átomos de la cúspide deben trasladarse a la base. Una de las vías posibles es su traslación en el seno de la montaña. No obstante, en los sólidos, los átomos se hallan dispuestos en los vértices de la red cristalina y por eso no pueden trasladarse unos respecto a otros.

 También hay otra vía: el átomo se evapora de la superficie de un lugar, recogiendo la energía prestada de sus vecinos, y se condensa en otro lugar, devolviendo con creces su deuda. Para este proceso no hay ningún tipo de prohibición, y el mismo transcurre, pero su velocidad es demasiado pequeña, ya que la densidad de los vapores de las rocas es insignificante, y es imposible notar cambios de la forma, relacionados con la evaporación.

 
Por consiguiente, la invariabilidad de la forma, en primer lugar está relacionada con la existencia de calor de transición de fase. Si ese calor es grande en comparación con la temperatura, entonces vemos los objetos de formas invariables, pero si es pequeño, entonces, en un tiempo completamente visible, pueden ocurrir cambios notables. 


Pero aquí no se agota el asunto: los pedazos de hielo que flotan en el agua, a pesar de todo son sólidos, aunque el hielo, no obstante, se derrite. Mas ese proceso transcurre muy lentamente, y cuanto más baja sea la temperatura de transición de fase, tanto menor, por regla general, será la velocidad con la que ésta se produce. Para entenderlo, tracemos convencionalmente la línea de separación liquido-cristal (figura 5.5). La diferencia entre dichas sustancias consiste en lo siguiente: arriba, en el líquido, los átomos están dispuestos arbitrariamente, y abajo, en el cristal, en un orden estricto.

 
Figura 5.5 Esquema de la línea de separación liquido-cristal: a) frontera atómica lisa; b) frontera atómica rugosa.

Imaginémonos que un átomo (el pintado de color negro en la figura 5.5) se separó del cristal y pasó al líquido. Pero ese lugar no puede mantenerse vacío, ya que para la formación de una oquedad es necesario gastar energía; si el proceso transcurriera de otro modo no habría ni líquido ni sólido, sin embargo habría muchísimos huecos entre los átomos, o sea, gas. Por eso, alguno de los átomos más cercanos del líquido ocupará, lo más probable, el lugar vacío. Pero él, claro está, se instalará en la misma posición. Un átomo se fue y otro llegó, y la cantidad de éstos en el cristal permanece invariable. Con otras palabras, tal cristal no puede fundirse (o, al contrario, crecer) de átomo en átomo. 


Pero la cosa es diferente cuando se separan al mismo tiempo varios átomos dispuestos uno al lado de otro (los marcados con cruces). Entonces, los átomos del líquido que llegaron para sustituirlos, ya pueden situarse de modo desordenado, o sea, parte del cristal se fundirá. La única desgracia es que la probabilidad de tal acción coordinada de los átomos es demasiado pequeña, y los cristales crecen o se destruyen muy lentamente. Se necesita una alteración muy fuerte del equilibrio, por ejemplo, un calentamiento muy por encima de la temperatura de fusión, para que se produzcan cambios considerables en poco tiempo. 


Es verdad que se dan casos cuando los cristales crecen más rápidamente incluso al manifestarse pequeñas alteraciones del equilibrio. Para esto es necesario que la línea de separación se diferencie de la mostrada en la figura 5.5,a, donde la misma es lisa a escala atómica, y que se parezca a la de la figura 5.5, b. En este caso su “rugosidad” es asegurada por la siguiente circunstancia. Si la energía excedente, relacionada con la formación de hoyos y salientes que aumentan la superficie de separación y, por lo tanto, también la energía superficial, no es muy grande en comparación con la energía kT entonces tales defectos de la referida superficie surgirán a consecuencia del movimiento térmico. Por consiguiente, de un escalón o de la “pared” de un hoyo ya se puede separar nada más que un átomo, suprimiéndose el obstáculo principal que evita el crecimiento o la desaparición del cristal. Pero, como pueden ver, para que la superficie de separación se vuelva rugosa, se requiere una temperatura alta.

 
Figura 5.6
Cristal de helio que ha crecido en la pared lateral de una ampolla con helio líquido (K. O. Keshishev, A. Ya. Parshin, A. V. Babkin. 1980).

¿Y el helio sólido? Pues si confiamos en todo lo dicho, en el cero absoluto los cristales no deben crecer. Pero también aquí las oscilaciones nulas salvan la situación, otra vez precisamente ellas determinan la energía cinética de los átomos en la superficie de separación. Y resulta que el cristal de helio tiene facetas atómicamente lisas, que son en las que los átomos en la superficie permanecen cerca uno de otro. Al crecer el cristal, esas facetas se mantienen todo el tiempo completamente planas. Mientras que otras, en las que los átomos se hallan alejados unos de otros a grandes distancias, son rugosas, y en su dirección, el cristal crece muy rápidamente, pero sin formar ningún tipo de facetas. De esta manera se forman cristales que tienen el aspecto mostrado en la figura 5.6. La forma redondeada de las aristas, al igual que en el caso de la gota de agua, está determinada por las fuerzas de tensión superficial que tienden a disminuir la superficie de separación. 
Cuanto más cercana sea la temperatura al cero absoluto, tanto más rápidamente pueden crecer los cristales de helio, y la velocidad de su crecimiento está limitada por un sólo factor, la inercia, ya que no hay ni liberación ni absorción de calor. Y la inercia está relacionada con el hecho de que la densidad del helio sólido es mayor que la del helio líquido, por eso, la traslación de la superficie de separación va acompañada de la transferencia de sustancia, Supongamos que en la superficie plana de separación helio sólido-helio líquido surgió una abolladura.

 

Como, debido a ella, el área de dicha superficie aumenta, las fuerzas de tensión superficial tratarán de nivelarla. Pero en el momento en que ella se vuelva plana, el movimiento no cesará y continuará por inercia. Se producirá una convexidad, las fuerzas de tensión superficial detendrán el movimiento, invirtiendo su dirección. Si el rozamiento es pequeño, tal movimiento oscilatorio continuará mucho tiempo. Se puede hacer la siguiente afirmación general: si hay una fuerza elástica (en nuestro caso es la tensión superficial), hay inercia y no hay grandes pérdidas de energía (o sea, rozamiento fuerte), es inevitable el surgimiento de oscilaciones después de alterarse el equilibrio. Y se logró observar tales oscilaciones en la superficie de separación liquido-cristal del helio.

 
He aquí cómo se efectuó el experimento. Los cristales de helio sólido se cultivaron en una ampolla de vidrio. Se eligió una presión tal, que la superficie de separación de las fases sólida y líquida pasara aproximadamente por el medio de la ampolla. Fue necesario enfriar el extremo inferior de ésta. Gracias a ello, a lo largo de la ampolla la temperatura variaba muy poco, y la presión, a la que debe producirse la cristalización, por abajo era un poco menor y por arriba un poco mayor que la presión aplicada. 


Si la temperatura del helio en estos experimentos superaba 1 K, no se vela nada interesante, pero cuando la misma se redujo a <0,5 K, la superficie de separación resucitó, bastaba con sacudir un poco el aparato, y ésta empezaba a oscilar como si fuera la superficie entre dos líquidos no mezclables (figura 5.7).

 

Figura 5.7 Ondas en la frontera superior entre el helio sólido (área clara) y el helio liquido (K. O. Keshishev, A. Ya. Parshin, A. V. Babkin. 1980).

El referido movimiento oscilatorio, con el que transcurre el proceso reversible de fusión-cristalización, recibió el nombre de ondas de cristalización. Estas pueden ser observadas en el helio solamente a temperaturas cercanas al cero absoluto. 


El helio sólido resultó una sustancia muy interesante, la cual se diferencia tanto de otros cuerpos sólidos, como el helio líquido se diferencia de otros líquidos, y por eso adquirió el nombre de “cristal cuántico”.

No tiene punto crítico, a una atmósfera de presión no forma Hielo sólido, pero a 25 Atmósferas, si. A 25 atmósferas el hielo de helio es duro como el acero!

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Ondas en la frontera superior entre el helio sólido (área clara) y el helio liquido (K. O. Keshishev,  A. Ya. Parshin, A. V. Babkin. 1980). 

 

 

Los cometas, restos de planetas de generaciones anteriores de estrellas.

“Los cometas hechos de restos de planetas de segunda o tercera generación estelar”

Por Manlio E. Wydler (º)

La realidad es que el tema de los cometas parece cada día más variada de lo que en principio parecía. Pertenecen a diferentes tipos.

Se creía que los cometas eran parte de los escombros de la formación del Sistema Solar, planetesimales hechos de sustancias que estaban en la nebulosa de gas y polvo que lo formó. Normalmente se encuentran en el cinturón de Kuiper o en la nube de Oort siendo bolas de nieve sucia sin actividad alguna. No son para nada nieve sucia, son miles de veces más complicados.

Cuando una perturbación gravitatoria los lanza hacia el Sistema Solar interior la luz del Sol sublima algunos de sus componentes formándose la coma y la cola del cometa. Estas estructuras son muy grandes, a diferencia del núcleo del cometa que mide unos pocos kilómetros. Sin embargo tampoco es así, los volátiles son muy poco volumen lo que realmente sucede es que el viento solar. Eléctricamente ioniza los materiales del cometa y estos forman la coma. Rosetta lo ha confirmado, no hubo explosiones de líquidos y gases sublimados solo un poco de material ionizado y casi nada más.

La cola la que permite saber parte su composición, ya que su análisis es más sencillo que el del propio núcleo, pues en ese caso hay que aterrizar allí.

Desde hace tiempo algunos sospechaban que contribuyeron al agua de los océanos e incluso a la aparición de la vida en la Tierra. En ellos se han encontrado moléculas que son precursoras de las que forman el ADN o las proteínas. No es tan así los protones del viento solar con los hidroxilos de las rocas forman cristales de hielo de agua en todos los cuerpos sin atmósferas importantes.

Se publica un estudio que revela que en el cometa Lovejoy hay alcohol etílico y azúcar. Sí, el mismo alcohol que se encuentra en bebidas como el vino o la cerveza. Es la primera vez que se encuentra alcohol etílico en un cometa. Pero el etanol no fue la única molécula orgánica compleja encontrada. Además se encontraron otras 21, entre ellas glicoaldehído, un azúcar monosacárido que también es la primera vez que se halla en un cometa. Las otras sustancias (cómo ácido fórmico o acetaldehído) ya habían sido detectadas en otros cometas con anterioridad, etc.

Este cometa ha sido uno de los más brillantes y activos desde que el 1997 el Hale-Boop pasara por nuestras cercanías. Lovejoy pasó al lado del Sol el 30 de enero de este año, momento en el que suponían liberaba 20 toneladas de material por segundo.

En ese momento un equipo de astrónomos observó el evento con el radiotelescopio de 30 metros de Pico Veleta (Sierra nevada, España). La luz del Sol excita las moléculas de la cola del cometa haciendo que emitan en ciertas frecuencias, algunas de ellas en la gama de las microondas, precisamente como parte del espectro rotacional. Fue en esta gama de frecuencias en donde se encontraron las señales de estas moléculas.

Según Stefanie Milan (Goddard Space Flight Center), este resultado apoya la idea de que los cometas llevaron química compleja a la Tierra. Añade lo siguiente: “Durante el Gran Bombardeo Tardío de hace 3800 millones de años, cuando los cometas y asteroides caían sobre la Tierra y estábamos consiguiendo océanos, la vida no necesitó empezar a partir de moléculas simples como agua, monóxido de carbono y nitrógeno. En su lugar la vida tenía algo mucho más sofisticado a nivel molecular. Estamos encontrando moléculas con varios átomos de carbono. Así que ahora puedes ver dónde los azúcares están formándose, así como más moléculas orgánicas como los aminoácidos (los bloques que constituyen las proteínas) o las bases nitrogenadas (las subunidades del ADN). Estos pueden comenzar a formar la vida mucho más fácilmente que empezando con moléculas de dos o tres átomos”. Pero todo esto se desploma por el  resultado reciente que mantiene que la vida ya estaba funcionando en la Tierra hace 4100 millones de años.


En julio pasado la sonda Philae detectó 16 compuestos orgánicos en el cometa 67P/Churyumov­-Gerasimenko sobre el que aterrizó, entre ellos precisamente glicoaldehído. Algunos de estos compuestos juegan un papel clave en la formación de aminoácidos y bases nitrogenadas.
Lamentablemente la sonda Philae no pudo taladrar la superficie y nos quedamos sin saber más sobre la composición de los cometas.
Se cree que estos compuestos que hay en los cometas son muy antiguos y que se formaron sobre los granos de polvo de la nebulosa protoplanetaria que dio origen al Sistema Solar. Bajo la acción de la radiación se pueden formar estas moléculas orgánicas complejas sobre la superficie de esos granos. Más tarde este material se aglomeró formando los planetesimales.
Sin embargo, estas moléculas fueron destruidas en la fase de formación de los planetas y sólo sobrevivieron en los residuos casi sin alterar a los que llamamos cometas.
Según Dominique Bockelée-Morvan (observatorio de París) el próximo paso a dar sería saber si este material orgánico encontrado es verdaderamente primordial y precede a la formación del Sistema Solar o si se sintetizó más tarde. No lo es!

Nada de esto es verdad, estos complejos orgánicos son componentes de las cortezas explotadas de planetas de una segunda o tercera generación y no  son como los elementos que si son restos de estrellas.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

El fin del mundo de un planeta: