Los suelos “agrícolas” de Marte.

“Las maniobras del Curiosity permiten ver qué tipo de suelo posee Marte”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Las ruedas del rover nos permiten gracias a sus cámaras facilitadoras del tránsito seguro referente a los obstáculos, comprobar las características edáficas de un suelo, como podríamos hacerlo a simple vista en la Tierra (a cualquiera que haya estado cerca de las tareas agrícolas). No dudaría por el color y textura de lo que veo, que estas tierras en este sector del Gale son tierras de las mejores, llamadas francas, apenas arenosas, con acumulaciones aún de polvo higroscópico de alto contenido orgánico, a favor de la escorrentía de los dos arroyos que el rover encontró. Han traído sustancias humíferas erosionadas desde las regiones más altas y han sufrido colmataje al ser fundamentalmente terrenos lagunosos otrora pletóricos de vida como muestra los restos de la fauna y los microrganismos que aún parecen vivos en rocas basales. El color de la tierra la muestra apta para fines agrícolas en  emprendimientos por terráqueos, al menos hasta que no dependamos para nada de la naturaleza en nuestras necesidades y reciclemos y sinteticemos todo. El pH de este suelo debe ser neutro a ligeramente básico, sin necesidad de ninguna corrección. Solo  Lo esterilizaría, no sea que algunos microorganismos puedan ser negativos a nuestras futuras huertas, aunque reservaría una porción sin enmendar biológicamente para estudiar este asunto, no sea que el mismo resulte inocuo o hasta mejor que los suelos terrestres….ya que están a no dudarlo “descansados” por demás.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

Degradación biológica de poliestireno!

“Gusano de cascarudo se alimenta con poliestireno  gracias a su flora intestinal”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

El diminuto gusano de la harina, la larva del escarabajo oscuro, puede subsistieron una dieta a base de espuma de poliestireno, lo que le convierte en herramienta de reciclaje de deshechos plásticos.

Científicos de la Universidad de Stanford han descubierto microorganismos en los estómagos de estos gusanos que biodegradan el plástico al alimentarse con estas sustancias sintéticas, un hallazgo sorprendente y esperanzador.

 “Nuestros resultados han abierto una nueva puerta para resolver el problema mundial de la contaminación del plástico”, dijo Wei-Min Wu, autor del estudio, publicado en Environmental Science and Technology.

Esta investigación es la  primera en proporcionar pruebas detalladas de la degradación bacteriana de plástico en el intestino de un animal. La comprensión de cómo las bacterias dentro de los gusanos de harina llevan a cabo esta hazaña podría potencialmente permitir nuevas opciones para la gestión segura de los residuos plásticos.

En el laboratorio, 100 gusanos comieron entre 34 y 39 miligramos de espuma de poliestireno – el peso de una pequeña píldora – por día. Los gusanos convirtieron aproximadamente la mitad de la espuma de poliestireno en dióxido de carbono, como lo harían con cualquier fuente de alimento.

Dentro de un margen de 24 horas, excretaron la mayor parte del plástico restante como fragmentos biodegradados que se parecen a pequeños excrementos de conejo. Gusanos de la harina alimentados con una dieta constante de espuma de poliestireno eran tan saludables como los que comían una dieta normal, dijo Wu, y sus residuos parecían ser fiables como abono para los cultivos.

 La nueva investigación sobre gusanos de la harina es significativa, porque se pensaba que la espuma de poliestireno no es biodegradable y, por tanto, resulta, más problemática para el medio ambiente, señala la Universidad de Stanford en un comunicado.  

Prueba evidente de lo rápido que actúa la evolución de los microrganismos que adaptan su bioquímica al sustrato disponible.