La gran estrella se prepara para explotar.

“Enorme estrella adelgaza!”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Un equipo de astrónomos, liderado desde la de la Academia Sínica de Taiwán, ha revelado el secreto de la pérdida de peso de una estrella envejecida. Utilizando el telescopio VLT del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, han captado las imágenes más detalladas de VY Canis Majoris.

Se trata de una hipergigante roja, una de las estrellas más grandes conocidas de la Vía Láctea, con entre 30 y 40 veces la masa del Sol y 300.000 veces más luminosa. 

Las nuevas observaciones muestran cómo el tamaño inesperadamente grande de las partículas de polvo que rodean a esta estrella le permiten perder una enorme cantidad de masa a medida que comienza el proceso de su muerte. Este proceso, entendido ahora por primera vez, es necesario para preparar a estas estrellas gigantescas frente a su explosivo final como supernovas.

En esta imagen, realizada por el instrumento SPHERE, instalado en el telescopio VLT, se observa cómo la propia estrella se esconde tras un oscuro disco. Las cruces son artefactos debidos a las características del instrumento.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Los alrededores de VY Canis Majoris vistos por el instrumento SPHERE, instalado en el VLT. / ESO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cura para el cáncer para el 2016…

“El fin del cáncer”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Pese a los avances en la lucha contra el cáncer que durante los últimos años han permitido incrementar la expectativa y calidad de vida de muchos pacientes, la labor científica por encontrar una cura definitiva aún sigue siendo insuficiente. Sin embargo, un innovador tratamiento inmunológico que será desarrollado a lo largo de 2016 promete eficaces y esperanzadores resultados.

Mientras que los índices de muerte por enfermedades cardiacas y cerebrovasculares disminuyen, las posibilidades de sobrevivir al cáncer cada día son menores. La quimioterapia, la radioterapia y los procedimientos quirúrgicos, que la actualidad son los tratamientos más utilizados, siguen sin arrojar progresos alentadores en etapas avanzadas de la enfermedad, publica la corresponsal en temas de salud Natasha Loder en un artículo para The Economist.

 

Muchas de las células cancerígenas expresan en su superficie proteínas de control específicas que le permiten adherirse a las células T del sistema inmune impidiendo que el cuerpo las reconozca y decida atacarlas. Sin embargo, la inmunoterapia aprovecha el propio sistema inmune del paciente estimulando la liberación de anticuerpos capaces de neutralizar e impedir que las células tumorales consigan ‘engañar’ al organismo.

 

En 2011 la compañía farmacéutica Bristol-Myers Squibb desarrolló Yervoy, el primer anticuerpo que permitía neutralizar las proteínas tumorales en pacientes con melanoma disminuyendo en más de un 30 por ciento la mortalidad. Posteriormente, en 2014, medicamentos como Keytruda y Opdivo demostraron una mayor efectividad.

 

El 74 por ciento de los enfermos que recibieron el tratamiento continuaron con vida un año después. De acuerdo con los investigadores, existen indicios de que la combinación de esta clase de medicamentos pueda resultar más efectiva que si se usan por separado ya que cada uno de ellos afecta s proteínas de control diferente. Por tanto, los estudios programados para 2016 estarán encaminados a descifrar cuál de estas combinaciones funciona mejor. 

 

Esta nueva técnica que busca entender la variabilidad a nivel molecular del cáncer y su complejidad, podría convertirse en el pilar del tratamiento de muchas enfermedades oncológicas y abrir el camino para descifrar la mejor forma de combatirla

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 
 
 
 
 

El efecto achicamiento…

“El efecto liliput”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

A la Paleontología le pasa como a la Historia, si las ignoramos estamos condenados a repetirla. Ha habido extinciones masivas en la Tierra en el pasado, pero el ser humano está ahora induciendo una que, al parecer, a nadie le importa. Recordemos además que ha habido muchas extinciones masivas en la Tierra, pero sólo 5 de ellas se califican como de grandes extinciones masivas. 

La Paleontología tiene ese halo de relato lineal que también tiene la Historia. Les diferencia, eso sí, sus métodos.
La Paleontología además, nos permite saber cómo ha llegado a evolucionar el ser humano y que sus raíces últimas se prolongan cientos de millones de años en el pasado. Así que siempre es muy interesante, aunque se trate de fósiles de crinoideo. Es una pena que la gente en general no la aprecie.
Hace 359 millones de años se dio una extinción masiva conocida como evento Hangenberg que puso fin al Devónico y que es una de las 5 grandes extinciones masivas.

En ese tiempo un clima frío hizo crecer los glaciares hasta que llegaron a latitudes tropicales. Como consecuencia, el nivel de los mares se redujo mucho y se eliminaron grandes superficies de aguas someras alrededor de los continentes. Esto provocó que desapareciera el 96% de las especies de vertebrados.

Esta extinción disparó transformaciones drásticas y duraderas en la comunidad de vertebrados de nuestro planeta.
Antes de este fenómeno las grandes criaturas eran la norma, pero una vez se dio la extinción, durante 40 millones de años los mares estuvieron dominados por los peces pequeños. La mayoría de los peces no eran mayores que sardinas durante todo ese tiempo.
Este hallazgo sugiere que los peces pequeños tendrían una ventaja adaptativa sobre los animales más grandes en los tiempos tumultuosos tras una gran extinción.

Además, esto podría tener implicaciones en la tendencia que vemos en los peces de hoy en día. Muchas de las especies actuales de peces están colapsando debido a la sobrepesca. En el mundo académico siempre se ha venido debatiendo sobre las razones de los cambios de tamaño en los animales.

Una teoría, conocida como la regla de Cope, sostiene que el tamaño corporal de un particular grupo de especies tiende a aumentar debido a las ventajas evolutivas que trae el ser de gran tamaño, como el evitar ser depredado o la mayor capacidad de capturar presas.

Otra teoría sostiene que el aumento de tamaño se da cuando aumenta la concentración de oxígeno (recuérdese las libélulas gigantes del Carbonífero) o cuando el clima es frío, pues los cuerpos grandes conservan mejor el calor que los pequeños.
Sin embargo, otra teoría, conocida como efecto Liliput, mantiene que después de una extinción masiva hay una tendencia temporal hacia cuerpos más pequeños. Pero hasta ahora no había demasiadas pruebas que le dieran soporte a escala global. Aunque sí se habían encontrado unos ejemplos de unas pocas especies que al vivir en islas reducían su tamaño.

Lauren Sallan (University of Pennsylvania) y Andrew K. Galimberti han realizado un estudio sobre este asunto que incluye el evento Hangenberg.
Pare ello recolectaron datos de 1120 fósiles de entre hace 419 y 323 millones de años (sobre todo los relativos a tamaño) tratando de evitar sesgos y representando los principales linajes. Los datos procedían de especímenes de museos, artículos científicos, fotos, etc.
Según sus resultados los tamaños corporales de los vertebrados durante el Devónico (desde hace 419 a hace 359 millones de años) fueron aumentando de acuerdo a la regla de Cope.

Al final del Devónico había peces, como algunos placodermos, del tamaño de un autobús escolar. Es más, la mayoría de los peces medían un metro o más hacia esas fechas, cuando se dio la extinción, el tamaño corporal declinó y continuó haciéndolo durante 40 millones de años.

Tras la extinción la mayoría de las especies medían menos de 40 cm de longitud. Pero el tamaño siguió disminuyendo durante millones de años.
Algunas especies que sí aumentaron en tamaño tras la extinción al final se extinguieron en el transcurso del tiempo.
Estos investigadores además compararon los resultados sobre el tamaño corporal con los datos que hay sobre la concentración de oxígeno atmosférico y temperatura media. No encontraron correlación o asociación al respecto. Lo que nos dice que estas tendencias observadas están basadas exclusivamente en factores ecológicos. De algún modo la extinción masiva de la época provocó un efecto Liliput que duró mucho tiempo y en el que los organismos pequeños eran favorecidos.

Tratan de explicar esto considerando que antes del evento los ecosistemas eran sanos y los individuos de las especies podían dedicar tiempo a crecer en tamaño antes de reproducirse. Sin embargo, después de la extinción los tiempos eran muy duros y la mejor estrategia era reproducirse cuanto antes, lo que provoca que el tamaño evolucione a menos.

Otra ventaja es que cuando una especie se reproduce rápidamente tiene una sucesión generacional que le permite adaptarse mejor a los cambios ambientales, lo que es ventajoso en los tiempos revueltos posteriores al evento de extinción.
Esto es lo que se aprecia en la actualidad en plantas. Tras un incendio forestal son precisamente las hierbas las que colonizan el terreno quemado, le siguen los arbustos y luego los árboles. Aunque en este caso se da sólo en unas décadas, imita lo que sucede en procesos a escala global que se dan durante millones de años. Según Sallan, con las poblaciones de peces en peligro y con el planeta al borde de la sexta gran extinción masiva (esta vez causada por humanos), el resultado debería hacer sonar las alarmas acerca de por cuánto tiempo las grandes especies puedan recuperarse.
“No importa qué está eliminando a los grandes peces o qué está haciendo a los ecosistemas inestables. Estas alteraciones están desplazando la selección natural hacia que los peces más pequeños de reproducción rápida sean más favorecidos a seguir existiendo y puede necesitarse un tiempo realmente largo recuperar los grandes peces”, dice Sallan

El efecto Liliput podría también extenderse a los mamíferos terrestres llegado el caso.
Este no es el único estudio que apunta a una recuperación de decenas de millones de años tras una extinción masiva. Algo similar ya se habían encontrado con la extinción del Pérmico.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Foto

 

 

 

 

Sangre y función.

“Sistema circulatorio y cerebro de tamaños equiparables”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El cerebro consume energía sin cesar: aunque su peso representa menos del 2 por ciento de nuestro cuerpo, gasta casi la quinta parte de toda la energía del organismo. Sus nutrientes (oxígeno y glucosa) los obtiene de la sangre que recibe gracias a una enorme red de vasos sanguíneos que alcanza casi 650 kilómetros de longitud. Si la vasculatura se colocara en línea de un extremo a otro, cubriría algo más de la distancia entre Barcelona y Madrid.

Los vasos sanguíneos son extremadamente dinámicos: modulan el flujo de la sangre en respuesta a las necesidades momentáneas del cerebro. Cuando una región cerebral determinada trabaja de manera intensiva, aumenta la cantidad de sangre que fluye hacia ella para proporcionarle más nutrientes. Los vasos se dilatan en los puntos en los que se requiere ese plus de energía. Dicho ensanchamiento persuade a la sangre a redirigirse, como ocurre con los clientes de un supermercado que se redistribuyen cuando se abre una nueva caja para pagar.

El «combustible» para las neuronas es limitado, por lo que los vasos sanguíneos deben coreografiar con cuidado cada instante para sustentar el cerebro. ¿Qué ocurriría si estos dejaran de funcionar en sincronía con las neuronas? Si la vasculatura fallase cuando las neuronas precisan más sangre, estas se morirían de inanición. A corto plazo, se producirían daños cognitivos y, en un plazo más largo, toda la red de las células cerebrales acabaría pereciendo.

Históricamente, los neurocientíficos han considerado los vasos sanguíneos del cerebro como vías ordinarias carentes de importancia para las neuronas que alcanzan. Sin embargo, cada ciudad necesita sus propias carreteras. Siguiendo con el símil, más que de un simple camino para vehículos ruidosos, esta infraestructura de transporte modifica notablemente nuestra manera de funcionar. Cuando, por ejemplo, el huracán Sandy azotó Nueva York, las crecidas del agua y los apagones eléctricos deterioraron las redes de distribución de personas, alimentos y suministros, colapsando la ciudad.

Los vasos sanguíneos aportan oxígeno fresco y glucosa a las regiones cerebrales con mayor trabajo neuronal. El acoplamiento disfuncional entre los vasos sanguíneos y las neuronas compromete la salud del cerebro. Estudios recientes revelan que las células endoteliales, las cuales componen la pared interna de los vasos sanguíneos, constituyen una parte actora esencial para que las neuronas obtengan más sangre.

(º) Ingeniero, Presidente de FALEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

Vuelven los generadores atómicos

“El asunto del combustible”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Para hacer misiones ya hasta Marte, los paneles solares dejan de ser una solución, debido a la lejanía del Sol. Vemos que el Curiosity está funcionando con energía atómica, como la nave Down en Ceres, la nave New Horizons más allá de Plutón y hasta las naves que se alejan del sistema como las Voyaguer. Los generadores de Plutonio tienen una vida extendida de décadas y son muy confiables.

El 238Pu es un subproducto del 239Pu, más conocido por ser el ingrediente principal de las armas nucleares. Durante la Guerra Fría, período que vio nacer a la llamada carrera espacial, esto resultaba muy conveniente. El Savanna River Site en Carolina del Sur, donde se producía 239Pu para bombas, producía también 238Pu para satélites y sondas espaciales. Tras cerrar en los años 80, la NASA comenzó a comprar 238Pu a Rusia.

 

El 238Pu resulta ser también el combustible perfecto para las aeronaves. Si bien es muy radioactivo, el tipo de radiación que emite (partículas alfa) tiene poca capacidad de penetración a través de otros materiales, haciéndolo relativamente seguro. Envuelto en metal Iridio, los pelletes de 238Pu se ponen al rojo vivo, produciendo una gran cantidad de calor.

 

Siempre y cuando los pellets no se fracturen, la radiación no supone un problema. Los pellets están situados en generadores termoeléctricos de radioisótopos (RTG) que convierten el calor en electricidad. Pueden durar años, e incluso décadas en el caso del Voyager que en la actualidad se encuentra explorando el espacio exterior.

Aquí en la Tierra, nuestras existencias de 238Pu se están agotando. Se han usado las bombas desmanteladas de la Guerra fría y el Plutonio que producen las centrales atómicas del mundo como subproducto. Según un reciente artículo en Nature, la NASA tiene únicamente 35 kg de 238Pu, de los cuales menos de la mitad están suficientemente enriquecidos como para servir de combustible espacial. La siguiente misión a Marte, que será lanzada en 2020, consumirá 5 kilogramos. Y Rusia ya no vende 238Pu, probablemente porque se hayan quedado también sin existencias suficientes.

 

Este isótopo no se produce de manera espontánea en la naturaleza.

 

Pero hay un plan. En 2013 la NASA cerró un acuerdo donde pagaría 50 millones de dólares al año al Departamento de Defensa para que este desarrollase un programa de producción de 238Pu. Teniendo en cuenta que las instalaciones donde antaño se fabricaba este tipo de combustible llevan muchos años cerradas, la tarea se antoja complicada, y lenta. Incluso si todo sale según lo planeado, el Departamento de Defensa fabricará solo 1,1 kg de 238Pu al año hasta el año 2021.

La producción está planeada que tenga lugar en tres localizaciones de Estados Unidos.:

  •  
  • Laboratorio Nacional de Idaho: Se extraerá neptunio-237, isótopo precursor del 238Pu, del combustible nuclear del reactor.
  • Oak Ridge en Tennessee: Mediante un reactor se irradiará al 237Np para producir 238Pu; lo que sobre, tanto de plutonio-238 como de neptunio-237, se utilizará como combustible nuclear y se reciclará, respectivamente. Los Álamos en Nuevo Méjico: El 238Pu se comprimirá en forma de pellets y se almacenará.

 

Sin embargo, muchas de las partes del plan carecen aún de una fecha de realización estipulada. Un representante del Departamento de Defensa ha confirmado que los científicios de Oak Ridge acaban de empezar a realizar las pruebas para determinar los procesos químicos adecuados para extraer el 238Pu y el 237Np tras el proceso de irradiación. Y luego está el tedioso proceso de escalar la producción hasta los niveles buscados. Se espera que este el proceso esté en funcionamiento en unos 7 años.

 

Sumando las reservas actuales de 238Pu de la NASA, y lo que planea producir el Departamento de Defensa, se tiene combustible suficiente para llevar a cabo dos misiones cada década, durante los próximos 20 años. Obviamente, peor es nada. Pero esto indica claramente cómo de limitante resulta el factor del combustible de cara a la exploración del espacio.

 

Con todo esto, se puede entender por qué la misión Rosetta no era una candidata apta para un RTG. La Agencia Espacial Europea (ESA) habría tenido que comprar 238Pu a Rusia o a Estados Unidios, ninguno de los cuales tiene muchas ganas de deshacerse de su preciado recurso. Y los paneles solares eran la última opción, tal y como sucedió con la misión New Horizons de la NASA con destino a Plutón, donde está demasiado oscuro como para depender de la energía solar.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Generador eléctrico de isotopos radioactivos:

 

 

 

Vida cara

“El mito de la ‘década ganada’ de la Presidente Argentina”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El diario ruso que se publica en España dice que la Ciudad de Buenos Aires tiene los precios más caros para llenar la canasta familiar.

Según la Unión de Bancos Suizos (UBS), la ciudad más cara de América Latina para hacer compras, según el estudio de precios y salarios en diferentes países del mundo, es Buenos Aires.(462 dólares).

Para crear la lista los investigadores han analizado una canasta básica compuesta de 39 productos, entre ellos pan, arroz, leche, carne, pescado, vegetales y bebidas, en 71 ciudades del mundo, informa el periódico ‘Clarín‘.

 

De acuerdo con los resultados del estudio, la canasta de un ciudadano común de Buenos Aires requiere el gasto de 462 dólares, cifra que la pone en el lugar 21 del ‘ranking’ mundial. Cabe señalar que el resultado de esta capital latinoamericana es más alto que ciudades españolas como Madrid (315 dólares) y Barcelona (350 dólares) y hasta un dólar más que Dubái.  

 

En cuanto a otras ciudades de América Latina, a Buenos Aires le siguen Río de Janeiro con 330 dólares por carrito, Lima y Bogotá, donde por la misma canasta de alimentos habrá que pagar entre 317 y 289 dólares. La ciudad latinoamericana más barata para ir de compras, por su parte, es México D.F. con 249 dólares por los mismos 39 productos.

El estudio indica que la mayoría de las ciudades más baratas del mundo se encuentran en la parte oriental de Europa: Kiev (Ucrania) con 166 dólares, Sofía (Bulgaria) 214 dólares, Bucarest (Rumania) 248 dólares, Praga (República Checa) 251 dólares, la capital polaca Varsovia, 253 dólares y Moscú con 336 dólares.

Por otra parte la ciudad más cara del mundo es la urbe más poblada de Suiza, Zúrich, donde se necesitan 738 dólares para llenar la canasta, la siguen Seúl (Corea del Sur), Nueva York (EE.UU.), Ginebra (Suiza), Miami (EE.UU.), Tokio (Japón), Londres (Reino Unido), Sídney (Australia) y Oslo (Noruega

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

Contra la Tinitus.

“Tratamiento contra tinitus”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

La estimulación del nervio vago podría ayudar a bloquear los sonidos fantasmas mediante la reorganización del cerebro, según  Emily Singer.

 

La estimulación eléctrica del nervio vago, que conecta el cerebro y los órganos viscerales, podría ayudar a atenuar los sonidos fantasma que acosan a los enfermos de tinnitus. Un grupo de investigadores de Microtransponder, empresa con sede en Dallas que está desarrollando la tecnología de estimulación inalámbrica, informó en una conferencia de neurotecnología esta semana en Boston que este enfoque funciona en animales con un daño auditivo que imita el trastorno. La compañía está adaptando su tecnología de neuroestimulación, que actualmente está siendo desarrollada para atacar el dolor crónico, con el objetivo de centrarse en el nervio vago.

 

Tinnitus, la falsa percepción de silbidos u otros sonidos en el oído, afecta a millones de personas en todo el mundo. Muy a menudo asociada con la pérdida auditiva, se ha convertido en un problema especialmente común en los soldados expuestos a fuertes explosiones. La gravedad de la enfermedad varía ampliamente de relativamente benigna a debilitante, y los pocos tratamientos existentes tienden a enmascarar el ruido intrusivo en vez de eliminarlo.

Si bien no está claro qué es exactamente lo que causa el tinnitus, la investigación sugiere que surge del intento del cerebro para compensar la pérdida de la audición. El daño al oído interno, el cual traduce las vibraciones sonoras en señales nerviosas para el cerebro, resulta en una menor entrada a las vías auditivas del cerebro. El cerebro parece tratar de compensar esta pérdida de entrada mediante el aumento de la actividad, que a su vez puede dar lugar a sonidos fantasmas.

Michael Kilgard, neurocientífico de la Universidad de Texas, trata de invertir esta reorganización maladaptativa usando una combinación de estimulación eléctrica y de sonido. Kilgard ha demostrado previamente que estimulando el llamado núcleo basal del cerebro mientras se reproduce un tono particular desencadena la reorganización de la corteza auditiva para convertirse en hipersensible a ese tono. Para tratar el tinnitus, la idea es estimular esta área durante la reproducción de todas las frecuencias de sonido, excepto la corresponde al sonido fantasma de un paciente, incitando así al cerebro a volverse más sensible a todas estas otras frecuencias. Si funcionara, esto reequilibraría la corteza auditiva.

 

En lugar de centrarse directamente en el cerebro en seres humanos, Kilgard se giró hacia el nervio vago, que forma parte del sistema nervioso que conecta el estómago, el hígado y otros órganos con el cerebro. Los dispositivos implantados que estimulan el nervio vago ya están actualmente aprobados para tratar la depresión y la epilepsia y se están testeando para otros trastornos.

Los investigadores planean probar el concepto en personas con tinnitus en unos próximos ensayos clínicos en Bélgica. Kilgard señala que los investigadores utilizarán electrodos simples, que se implantan en el cuello y se estimulan con un dispositivo externo. Aunque los parámetros exactos están aún por determinar, los pacientes serán sometidos a tratamiento durante entre media hora y una hora al día, durante días o semanas. A diferencia de la estimulación del nervio vago para la epilepsia, que consiste en la estimulación crónica, el tratamiento para el tinnitus probablemente será por un período limitado de tiempo, indican los investigadores.

En relación con estas pruebas clínicas, Microtransponder está modificando su tecnología existente para el tinnitus. A diferencia de otros dispositivos de estimulación, el sistema de Microtransponder es inalámbrico y no tiene pilas. La porción implantada consiste en unos pequeños electrodos y una pequeña bobina. Una bobina externa de baterías que alimenta el dispositivo se lleva como un brazalete en el brazo o la pierna. “La idea sería inyectar el dispositivo inalámbrico y luego poner una bobina alrededor del cuello para activar [durante un período de sesiones] el tratamiento”, afirma Kilgard. “Si el zumbido vuelve cinco años después, el dispositivo todavía está allí y se puede hacer el tratamiento otra vez.

Melcher de Harvard afirma que el enfoque es muy interesante, aunque “si funciona o no es una cuestión abierta.” Él señala que “todavía estamos tratando de averiguar qué aspectos de la plasticidad del cerebro están involucrados en el tinnitus. Puede haber diferentes tipos de tinnitus, con diferentes tipos de actividad cerebral que da lugar a la percepción de sonidos que no están realmente allí.” Todos estos pueden requerir tratamientos diferentes.

Dos horas por día, durante 20 días suprime la tinitus. Al cabo de dos meses se hace un refuerzo de sesiones y así la tinitus no aparece. En grupos de 60 pacientes: 6 % mejoraron totalmente, ·5% la tinitus bajó tanto que no se siente durante la vida diaria, el resto Siente un leve sonido, tolerable y solo de tres a cinco personas no mejoraron mayormente, por lo que podrían utilizar estos tres simples tratamientos para ayudar a mejorar:

Suplementos y alimentos para combatir el tinnitus:

El Ginkgo biloba ayuda a aumentar el flujo de sangre hacia el cuello, la cabeza y el cerebro. Además, reduce la inflamación en los vasos sanguíneos al promover una mejor circulación de los capilares que alimentan los nervios que rodean la oreja. El tomar ginkgo no es una solución rápida para el tinnitus, ya que se necesita tiempo para remediar el problema. Lo mejor es usarlo en combinación con otros remedios para reducir el zumbido u otros ruidos en los oídos.

El ajo ayuda a reducir la inflamación y aumenta la circulación. Por tanto, se recomienda consumir cápsulas de ajo o incluirlo en sus comidas. El ajo envejecido tiene mayor potencia y efectividad, así que elije éste si optas por un suplemento.

En un estudio clínico publicado en la revista Otorrinolaringología – Cirugía de Cabeza y Cuello, para determinar los efectos de la Coenzima Q10 en pacientes con tinnitus. Los investigadores concluyeron que la CoQ10 puede ser útil en ciertas personas para reducir los ruidos de tinnitus en los oídos dependiendo de la naturaleza de su condición.

Dormir con el tronco y cabeza algo más altos que el reto del cuerpo para evitar la congestión.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Otra base lunar encontrada en Google’s Earth.

“Imagen tomada del Google Earth de una anomalía lunar”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Parte saliente de la ladera montañosa lunar de una base lunar de la Alianza terrícola y la etnia  arturiana; foto de la NASA, 12º 42’ S y 56ª 46’W.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

Comunicaciones instantáneas.

“En el futuro: Comunicación instantánea con las estrellas.”

Por Manlio E. Wydler (º)

 

Cada vez más científicos piensan que la presencia de objetos espaciales de naturaleza artificial y de maniobra imposibles a nuestro actual nivel científico, muestran que muchos planetas en el Universo han logrado desarrollar los viajes espacio temporales y formas de comunicación acordes con esa capacidad.

Las comunicaciones, deben ser instantáneas para serle útiles, ya que menos rápidas equivalen a que estas lleguen cuando ellos regresaran de sus misiones milenios o más antes que las comunicaciones no instantáneas.

No podemos esperar que la forma que SETI espera comunicarse pueda tener éxito, debemos suponer que las comunicaciones por ondas fueron dejadas de lado por las civilizaciones que pudieron alejarse de su sistema estelar, ya que serían del todo inútiles.

Las civilizaciones usan medios basados en lo que hoy apenas conocemos, manipulan el entrelazamiento cuántico, en una forma impensada aún por nuestra ciencia, pero posible en algún momento también para nosotros.

Los telescopios solares han mostrado enorme cantidad de naves extrañas al sistema y a nuestra ciencia. Se mueven con técnicas aún desconocidas y habrá muchas otras muchas maravillas impensadas por nosotros.

En algunos años hablaremos con miles de etnias, ya que nuestro mundo tendrá la aptitud de relacionarse con ellas.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

Las plantas colonizan la Tierra.

“Algas predispuestas colonizaron la Tierra”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Antes de que un pez empezara a pasar algún tiempo en las orillas de las tierras emergidas de la Tierra, o un insecto se atreviese a hacer lo mismo millones de años antes, una alga intento con éxito colonizar tierra firme y evolucionó hasta conseguir todas las plantas que disfrutamos hoy en día. 
Pero esta transición no fue fácil. Las condiciones de vida fuera del agua son complicadas para cualquier ser que ha evolucionado sumergido completamente en el agua.

Se cree que esta primera alga pudo desarrollar por evolución su capacidad de obtener los nutrientes esenciales del suelo gracias a una relación simbiótica con el hongo Arbuscular mycorrhiza, hongo que todavía existe en la actualidad. Este hongo ayudaría a la planta a conseguir agua y nutrientes del suelo a cambio de la energía de origen fotosintético en forma de carbohidratos que produciría el alga.

En apoyo de esta idea se puede mencionar que se han encontrado esporas fósiles de hace 450 millones de años de este hongo, lo que sugiere que el hongo ya estaba presente en el ambiente cuando las algas empezaron a intentar la conquista de tierra firme. Error, los hongos parásitos o saprófitos, o sea sin materia orgánica fotosintetizado no tendrían como vivir.(N:del R Además, se han encontrado restos fósiles del hongo dentro de las células de los macrofósiles de las primeras plantas.

Sin embargo, los científicos no se explicaban cómo estas algas antepasadas de las plantas terrestres pudieron sobrevivir sobre la superficie el tiempo suficiente como para establecer la relación simbiótica con el hongo. Al fin y al cabo, para esta y otras relaciones simbióticas se necesitan incluso cambios genéticos. Las zonas costeras tiene lugares que están inundados cierto tiempo, lo que hace posible vivir especies acuáticas y de zonas secas a la vez,(N. del R.)

Ahora, investigadores del John Innes Centre y de la Universidad de Wisconsin dirigidos por Pierre-Marc Delaux parece que han conseguido resolver el misterio. Al parecer, las algas ya estaban predispuestas a esta relación antes de que intentaran colonizar tierra firme, pues ya habían desarrollado esta capacidad de relacionarse con el hongo cuando todavía estaban en el océano.

Estos investigadores analizaron el ADN y ARN tanto de las plantas terrestres más primitivas como de las algas verdes. Encontraron que comparten con el alga precursora que colonizó por primera vez tierra firme (y antepasada de todas las plantas terrestres actuales) el mismo conjunto de genes necesarios para la relación simbiótica con el hongo Arbuscular mycorrhiza.

Estos investigadores creen que esta capacidad fue crucial para poder permitir al alga sobrevivir en tierra firme y más tarde colonizarla. Gracias esta relación simbiótica fue posible para el alga obtener el tiempo necesario para adaptarse y evolucionar en un ambiente menos fértil y más agresivo que el de que procedía.

Como dice Delaux, en algún momento, hace 450 millones de años, un alga procedente del mar terminó en tierra firme. De algún modo echó “raíces” y empezó a adaptarse al nuevo ambiente, pero este descubrimiento sugiere que ya estaba predispuesta a sobrevivir allí al poseer ya esta capacidad de de relacionarse con el hongo. Sin esta capacidad de pre-adaptación la vida en la Tierra en la actualidad sería muy distinta.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario.

Foto