La supersimetría tambalea….

“Tastabilla la nueva religión”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

La Física Teórica en sus diferentes teorías, más recuerda a los postulados de una religión que una estructura razonable.  Ciertos científicos opinan  que un nuevo golpe se ha asestado aparentemente a la teoría de la supersimetría. Expertos en el tema han reportado que hay evidencia nueva sobre la actividad de las partículas subatómicas que es consistente con el Modelo Estándar (ME) de la física de partículas.

De hecho, nuevos datos que provienen del Gran Colisionador de Hadrones mostró que una partícula exótica, bautizada como “el quark bello”, se comporta como lo ha predicho el Modelo Estándar, de acuerdo a un artículo del Nature Physics.

En intentos anteriores para medir la rara transformación del quark bello a lo que se denomina el quark-up (donde se supone, por ejemplo, que el núcleo del protón contiene tres quarks, dos de ellos ya identificados y un tercero, el up, que aún está por demostrarse su existencia), el cual ha llevado a resultados conflictivos. Esto fue lo que llevó a los científicos a crear una explicación más allá del ME, posiblemente una supersimetría.

Sin embargo, las últimas observaciones fueron “consistentes totalmente con el ME y quitan la necesidad de esta hipótesis (la de la supersimetría)”, como una teoría alternativa, según Guy Wilkinson, líder del “experimento de la belleza” del colisionador. “Sería muy emocionante si pudiésemos mostrar que hay algo equivocado en el modelo estándar. No puedo negar que eso sería sensacional”, dijo.

El ME es la teoría principal de todas las partículas fundamentales que hacen la materia, y las fuerzas que las gobiernan. Pero el modelo tiene sus debilidades. No explica la materia oscura o la energía oscura, la cual aparentemente existe en el 95% del Universo. No es compatible con la Teoría General de la Relatividad y la gravedad por ende, como se conoce, no parece trabajar en la escala cuántica subatómica.

La supersimetría (SUSY), es una de las alternativas propuestas para explicar estas inconsistencias, postulando la existencia de “parientes” pesados para cada partícula en el Universo. Esto podría explicar tanto la materia oscura y la energía oscura. Pero no hay ninguna prueba de las partículas supersimétricas gemelas, al menos no se han hallado en el Gran Colisionador, que es desde donde se han observado todas las partículas observadas en el ME, incluyendo el bosón de Higgs, que sería el responsable de darle masa a la materia.

La supersimetría predice la existencia de al menos cinco bosones de Higgs, pero solamente uno, que es consistente con el ME, ha sido encontrado. Sin embargo, Wilkinson piensa que es “muy pronto para abandonar la teoría de la supersimetría. Es muy difícil matar a SUSY, es un monstruo de mil cabezas”, indicó. No obstante esta opinión: “si no se ve nada dentro de los siguientes años, la supersimetría podría estar en una situación aún más difícil. El número de verdaderos creyentes podría caer alarmantemente”.

Los nuevos supercolisionadores nos darán muchas respuestas en los próximos años y quizás entonces tengamos que decidir si SUSY es factible o bien, es momento de deshacerse de esta interesante teoría.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Otros  teóricos, apenas unos días después, publican esta otra especie:

 

Los nuevos resultados del LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo, ubicado en el subsuelo de la frontera francosuiza, desvelaban a mediados de este mes la posible existencia de una partícula desconocida  con una masa seis veces mayor que el bosón de Higgs, descubierto en 2012. Esta misteriosa señal pertenecería a un ámbito de la Física más allá del modelo estándar, es decir, un terreno completamente nuevo en el que todo lo que se conoce se pone en cuestión.

 

Pero nos movemos en el tambaleante campo de las hipótesis. Hasta ahora, no es posible decir qué es lo que han encontrado los dos grandes detectores del colisionador, los experimentos ATLAS y CMS. Ni siquiera se está en condiciones de afirmar que esa partícula existe o se trata, en cambio, de un simple error estadístico. A pesar de todo, el interés que suscita es tan alto que los investigadores teóricos ya han enviado 95 manuscritos al servidor de preimpresión arXiV en el que lanzan sus hipótesis sobre qué es lo que se ha visto en realidad, según informa la revista Nature.

 

Esta oleada de interés ya estaba prevista. Poco después del anuncio del intrigante hallazgo, Tiziano Camporesi, portavoz del CMS, explicaba a «Nature» que esperaba ver cientos de preimpresos en las siguientes semanas. «Tengo mucha curiosidad por ver lo que nuestros amigos teóricos están preparando», reconocía a la publicación. Y no es para menos, porque el atisbo de una nueva partícula es el premio gordo para cualquier físico.

Desde el laboratorio europeo de física de partículas CERN saben que hay que ser cautelosos. No hay más que mirar los ejemplos del pasado. Una emoción similar se suscitó después del polémico anuncio en 2011 de que los neutrinos pueden viajar más rápido que la luz, o tras el falso positivo del descubrimiento de las ondas gravitacionales con un telescopio desde el Polo Sur en 2014, pero ninguna de las dos afirmaciones superó la revisión científica. En este caso, además, el interés ni siquiera se ha suscitado después de una publicación científica, sino de una transmisión en directo de un evento del CERN.

 

Muchos de esos informes en arXiv relacionan la hipotética partícula con la supersimetría (SUSY) un nuevo marco teórico más allá de la teoría estándar que predice que cada partícula conocida tiene una gemela desconocida más pesada.

 

El mismo día que se hizo el anuncio, el teórico del CERN Gian Francesco Giudice y sus colaboradores publicaron un documento de 32 páginas con el análisis de las conclusiones, que ya tiene 68 citas. Al contrario que muchos de sus colegas, Giudice cree que la hipotética partícula no es fácil de conciliar con la supersimetría.

 

Otras posibilidades son que la partícula sea un primo más pesado del bosón de Higgs o un «gravitón», una partícula que podría llevar la fuerza de la gravedad, de una manera similar a cómo los fotones llevan la fuerza electromagnética.

 

El tiempo dirá cuál es la auténtica identidad de esta señal. El LHC, otra vez está parado para reparaciones, debido a lo forzado de su uso actual-, volverá a ponerse en marcha en abril de 2016. Quizás en los meses siguientes pueda obtener más datos que esclarezcan su origen o olvidarse de SUSY, la supersimetría..

¿Qué me cuentan?

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

supersimetria00

 

El avance tecnológico derrumbará cualquier encriptado.

“Muy poca seguridad en la encriptación”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El escritor estadounidense y criptógrafo aficionado Edgar Allan Poe escribió una vez: Podemos afirmar categóricamente que el ingenio humano no es capaz de inventar ningún código secreto que el propio ingenio humano no pueda descifrar». ¿Es cierto? ¿Estamos condenados a perder nuestra privacidad sin importar con cuánto ahínco tratemos de preservarla?

Si nos guiamos por la historia de las comunicaciones secretas, la respuesta debería ser un rotundo sí. Numerosos ejemplos ilustran hasta qué punto los más brillantes esfuerzos para cifrar mensajes han sido igualados por el ingenio de los espías. Incluso hoy, lo mejor que la criptografía moderna puede ofrecernos es una seguridad limitada. Por ejemplo, nos garantiza que romper el sistema RSA, uno de los métodos criptográficos de clave pública más extendidos, resulta al menos tan difícil como factorizar un número entero muy grande. Pero ¿es realmente tan complicado factorizar números enteros? No con un ordenador cuántico. De hecho, tanto el sistema RSA como otros muchos de clave pública se tornarán vulnerables el mismo día en que se construya el primer ordenador cuántico. Probablemente pasarán décadas antes de que eso ocurra, pero ¿quién puede asegurar que sucederá así? Hoy por hoy, la seguridad de nuestros mejores algoritmos de cifrado solo se apoya en la lentitud del progreso tecnológico.

Aun así, los requisitos para una comunicación cien por cien segura se conocen desde hace tiempo. Si evitamos la jerga técnica, todo lo que necesitamos para diseñar un cifrado perfecto es una secuencia privada de bits aleatorios. Dicha secuencia, denominada clave criptográfica, solo debe ser conocida por el emisor y el receptor, a quienes llamaremos Alicia y Benito. Una vez que ambos dispongan de la clave, podrán comunicarse en secreto mediante un método muy sencillo conocido como «libreta de un solo uso». En concreto, la clave se convierte en un mensaje con significado cuando Alicia le dice públicamente a Benito cuáles de sus bits han de invertirse Si una espía, a la que llamaremos Eva, intercepta la comunicación pública, jamás podrá inferir el contenido del mensaje por más que sepa qué técnica de cifrado han empleado Alicia y Benito. Pero, para que todo funcione, es imprescindible que la clave se componga de bits verdaderamente aleatorios, que estos nunca se reutilicen para cifrar otro mensaje, y que la clave sea transmitida de forma completamente segura a Alicia y a Benito, quienes podrían hallarse a kilómetros de distancia. Aunque tal vez no resulte sencillo, todo esto es posible. Y no deja de ser asombroso lo bien que se presta la física cuántica a la tarea de distribución de claves.

Los métodos criptográficos actuales no son intrínsecamente seguros. Su seguridad se basa en el largo tiempo de cómputo que, con la tecnología actual, llevaría descifrar las claves criptográficas. Las leyes cuánticas permiten mejorar los algoritmos de cifrado. Sin embargo, hasta hace poco se pensaba que su seguridad sería vulnerable a manipulaciones malintencionadas de los dispositivos. Varios avances recientes han demostrado que la privacidad puede garantizarse incluso sin conocer el funcionamiento interno de los aparatos de cifrado. La clave reside en el modo en que las leyes cuánticas tratan la información.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Más objetos penetran nuestra atmósfera….

“Otro asteroide ha sido divisado en varias regiones de España”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Las zonas por la miles de personas lo han visto son: Aragón, Islas Baleares, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, Navarra, País Vasco y Región de Murcia.

Fuentes de Protección Civil de Cataluña han informado de que, entre las 8.37 y las 8.40 horas, los teléfonos de emergencias han recibido una treintena de llamadas alertando de este fenómeno, que se ha visto en lugares tan distantes como Igualada (Barcelona), Arenys de Mar (Barcelona), El Vendrell (Tarragona) o localidades de la comarca del Garraf, en Barcelona.

«La gente ha referido que ha sido como un bólido que ha dejado un rastro de color verde y que se ha visto desde zonas muy distantes, en un radio muy amplio», han explicado a Efe fuentes de Protección Civil.

 

Las mismas fuentes han asegurado que no se ha podido establecer la trayectoria del objeto avistado y que se desconoce si ha tocado tierra, y por su parte, los Bomberos de la Generalitat han señalado que han recibido el aviso y que se mantienen a la espera, ya que por el momento no han recibido ninguna llamada alertando de la caída de ningún objeto.

El responsable de Meteorología del Observatorio Fabra de Barcelona, Alfonso Puertas, ha explicado que con toda probabilidad se trata de un bólido, un objeto astronómico que, a diferencia de las estrellas fugaces, tiene un cuerpo de grandes dimensiones que desprende una gran cantidad de luz. Puertas ha descartado en principio de que se trate de un meteorito, ya que no hay constancia de que haya impactado en la tierra.

El avistamiento de bólidos no es inédito. El último del que se tiene constancia se produjo el pasado día 14 de diciembre sobre el cielo de Cataluña. Alfonso Puertas ha indicado igualmente que el bólido de este viernes seguramente ha podido ser avistado desde otros puntos del levante español y que, a pesar de que la sensación visual es que se encontraba a muy baja altura, lo cierto es que suelen estar a cientos de kilómetros.

La frecuencia en que estos objetos  se están viendo últimamente, marcan una tendencia que a mi me causa mucha preocupación.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

Arañas gigantes polares.

“Asombra el gigantismo de las arañas acuáticas polares”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Las ‘arañas de mar’ o picnogónidos, son animales marinos que suelen ser pequeños. Sin embargo, en la Antártida pueden alcanzar dimensiones de hasta 25 centímetros. ‘Padecen’ de gigantismo polar, cuya causa sigue siendo un misterio.

 

Tamaño: Puede medir unos pocos milímetros hasta 50 cm de largo, dependiendo de los hábitats que prefieran.

 

Nutrición: Es predador de algunos invertebrados marinos o también se alimenta de materia en descomposición. Con la ayuda de su probóscide absorbe los jugos de las presas.

 

Habitat: Marino, desde las regiones abisales a las regiones bentónicas.

 

Son los únicos artrópodos que pueden reduplicar las extremidades por lo cual pueden tener hasta 6 pares de patas. Muchas de las especies tienen un par de apéndices suplementarios, llamados ovígeros que utilizan para portar los huevos fecundados durante una parte del desarrollo.

 

Pertenece al grupo de los picnogónidos, también llamados pantópodos (Panthopoda), han sido en otro tiempo clasificados como arácnidos diferenciados o como un grupo totalmente separado, incluso de los mismos quelicerados. Su aspecto es similar al de una araña, tiene el cuerpo organizado por cefalotórax (prosoma) y abdomen (opistosoma) y suelen tener 4 pares de patas locomotoras. Su exoesqueleto es delgado y sin mineralizar, presenta relieves y setas (pequeños pelos erectos) de función principalmente sensorial, aparece perforado por canales los que se vierte el producto de diversas glándulas. Tiene probóscide.

 

Locomoción: Camina lentamente por el sustrato.

 

Reproducción: Su reproducción es sexual. Tiene fecundación externa. Los machos realizan un cortejo, tras el cual las hembras liberan los huevos al agua. Los machos transportan los huevos fecundados por un periodo de tiempo, aunque no llega al desarrollo total. Tiene desarrollo por medio de metamorfosis, con una larva llamada protoninfa que es de vida libre. Algunas completan su desarrollo enquistándose en el cuerpo de un coral, en otros casos los huevos llevan el vitelo suficiente para que la larva se desarrolle por completo mientras es portada por su padre.

 

Adaptación al entorno: probóscide larga de tipo suctora.

 

Una de las hipótesis barajadas por los expertos apunta como causa al alto contenido de oxígeno de las aguas frías, informa The Daily Mail 

 

Un equipo de científicos compuesto por expertos de la Fundación Nacional para la Ciencia, el Programa Antártico de Estados Unidos, la Universidad de Hawái en Manoa y la Universidad de Montana, sostiene dicha hipótesis.

Los animales más grandes en especial los insectos hace millones de años eran mucho más grandes porque disponían de un 20% más de oxígeno que actualmente. Parecería que el oxígeno bajo los hielos antárticos poseen los retos de la atmósfera antigua del planeta, más rica en oxígeno. (N. del Redactor)

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Imagen Ilustrativa.

 
 
 
 
 
 
 

En busca de la “isla de la estabilidad” en elementos superpesados.

“Hay medios divulgadores que confunden”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Debemos ante nada recordar que ya se trabaja en lo referente al elemento 119 y aún más el 120 de la Tabla periódica, elementos muy inestables, no naturales, que se forman en el laboratorio por técnicas de fusión.

Muchos han descripto una noticia sobre el elemento 113, que ya es “historia vieja” como un descubrimiento reciente de los científicos japoneses, pero no es así,  debería haberse dicho que:

El equipo japonés se disputa desde hace más de una década el descubrimiento de este elemento con un grupo de científicos estadounidenses y rusos.

 

En septiembre de 2004 los investigadores nipones lograron sintetizar el elemento 113 al colisionar iones de zinc contra una fina capa de bismuto y repitieron el experimento en 2005 y 2012.

 

Sin embargo, siete meses antes el equipo de científicos rusos y estadounidenses anunciaron que habían obtenido el elemento 113 cuando buscaban sintetizar el elemento 115 y propusieron nombrarlo ‘bequerelio’, pero la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada no reconoció los resultados.

 

Esta unión ha proclamado al equipo liderado por Kosuke Morita de los laboratorios Riken como los descubridores del elemento 113-sus trabajos preliminares ya lo habían descubierto en el 2002- y probablemente lo nombrarán oficialmente Japonio.

 

Morita ha logrado sintetizar el elemento en tres ocasiones a través de un método consistente en hacer colisionar iones de zinc sobre una capa ultrafina de Bismuto: «Ahora que hemos demostrado de forma concluyente la existencia del elemento 113, planeamos seguir investigando el territorio inexplorado del elemento 119 y más allá», ha afirmado.

 

«Algún día, esperamos llegar a la isla de los elementos estables», ha añadido el investigador nipón.

 

 Estos elementos estables arriba del 222- son los que según la tecnología inversa hacen funcionar algunas secciones de los motores antigravedad de las naves extraterrestres y las híbridas. Pero como estas naves son secretas, los descubrimientos de todos los últimos elementos esperarán otros tiempos para juntarse con la “gloria de los escritorios”.

 

Por ahora a la USA, no le interesa colocarles “nombres oficiales”.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

La nave antigravedad americana multipropósito Astra en esta foto de Google maps:

 

 

 

Robots avanzados.

“Los robots vienen avanzando”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Las elites científicas de Hong Kong y de Singapur compiten por conseguir que las autoridades egipcias les den permiso para entrar con su nueva tecnología arqueológica en la legendaria Gran Pirámide de Giza, también conocida con el nombre del faraón Keops, que la mandó construir.

Según publica hoy el diario ‘South China Morning Post’, un equipo independiente de Hong Kong, dirigido por Ng Tze-chuen, y sus rivales de la Universidad Nacional de Singapur han creado robots con ese objetivo, pero no parecen dispuestos a seguir trabajando juntos, como hacían hasta hace poco.

El robot que propone el equipo hongkonés podría entrar con cierta facilidad en el monumento, de cuatro milenios y medio de antigüedad, ya que no requiere ningún soporte externo de energía.

Además, según explicó el famoso arqueólogo egipcio Zahi Hawass, el aparato de Ng está diseñado específicamente para no dañar las paredes de Giza.

Mientras, el robot singapurés es igualmente sólido pero el proyecto sería mucho más eficiente, según los egipcios, si el equipo de Hong Kong se prestase a colaborar con sus rivales en la adaptación de ambas máquinas.

Tras la disputa, el propio Zahi Hawass, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, ha pedido a los científicos de las dos ciudades que trabajen conjuntamente, en beneficio del proyecto, y ha declarado que ‘tomaremos una decisión pronto’.

La Gran Pirámide de Giza, de 146 miembros de altura, fue construida en tiempos del faraón Keops, en torno al año 2.500 antes de Cristo, y está situada junto a las también célebres pirámides de Kefrén y Mykerinos, algo más pequeñas.

Por otra parte una “recepcionista” en la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU Singapur),  te dará la bienvenida. La próxima vez que te veas con ella, recordará tu nombre y la conversación previa.

Pueden trabajar de recepcionistas, acompañantes de ancianos y enfermos, etc. Tienen buena apariencia e incluso puede ser representantes de su dueño en diferentes localizaciones, por teleconferencia o por duplicación de presencia en uno o varias localizaciones. Copian las facciones, movimientos y aspecto del propietario.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

Los vigiladores de Marte.

“Pequeña figura sobre Marte”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Más de una vez hemos mostrado instantáneas con estas personas de no más de medio metro de altura, figuras de aspecto humano, ora mujeres, ora hombres y vestidos de forma algo antigua. Esta parece que posee barba. Deben ser robots, para poder soportar la radiación y la falta de una buena atmósfera. Se piensa que son servidores de los marcianos, que viven en las ciudades subterráneas y vigilan a los róvers.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

El Gran Hubble.

“A 96 años del descubrimientos de nuevas galaxias más allá de la Vía Láctea”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El 20 de noviembre de 1889, nacía el astrónomo norteamericano Edwin Powell Hubble (Marshfield, Misuri, 20 de noviembre de 1889-San Marino, California, 28 de septiembre de 1953).

Es considerado como uno de los astrónomos más importantes del siglo XX y posiblemente de todos los tiempos.

Comenzó estudiando Derecho en Universidad de Oxford donde se graduó e incluso llegó a ejercer como abogado un año. Sin embargo finalmente se decantó por su gran pasión; la astronomía. Se incorporó al Observatorio Yerkes de la Universidad de Chicago entre 1912 y 1914, y obtuvo su doctorado en física en 1917.

En 1919, comenzó a trabajar en el observatorio del Monte Wilson, donde tenía acceso al telescopio Hooker de 254 centímetros (100 pulgadas), por aquel entonces, el más potente del mundo.

Sus primeros trabajos, se centraron en el estudio de lo que entonces se conocía como nebulosas.

A principios del siglo XX se creía que la Vía Láctea era una solitaria isla de estrellas, con nada observable más allá. Andrómeda fue catalogada en ese contexto como una retorcida luz al que los astrónomos llamaban “spiral nebulae”.

Hubble pasó varios meses en 1923 observando a Andrómeda con el telescopio Hooker de 100 pulgadas, el telescopio más poderoso de esa época, en el Observatorio del Monte Wilson en California. Incluso con él, Andrómeda era un objetivo monstruoso, que abarcaba cerca de 5 pies de largo en el plano focal del telescopio. Por lo tanto, tomó muchas exposiciones que abarcan decenas de placas fotográficas de vidrio para capturar la nebulosa en su totalidad.

Se concentró en tres regiones. Una de ellas era el interior de uno de sus brazos espirales. En la noche del 5 de octubre de 1923, Hubble comenzó un maratón de observación que se prolongó hasta las primeras horas del 6 de octubre. En malas condiciones de observación, el astrónomo hizo una exposición de 45 minutos que reprodujo tres novas, una clase de explosión estelar. Escribió la letra “N”, de Nova, al lado de cada uno de los tres objetos.

Más tarde, sin embargo, Hubble hizo un descubrimiento sorprendente al comparar ciertas placas con las exposiciones anteriores de las novas. Una de las novas parecía apagarse e iluminarse de nuevo durante un período de tiempo mucho más corto del que suele verse en una nova típica.

Hubble obtuvo suficientes observaciones de V1 para trazar su curva de luz, la que determinó de un período de 31,4 días, lo que indicaba que el objeto era una cefeida variable. El plazo daba al brillo intrínseco de la estrella un periodo concreto, que Hubble entonces utilizó para calcular su distancia. La estrella resultó estar a 1 millón de años luz de la Tierra, más de tres veces el diámetro calculado por Shapley para la Vía Láctea.

Gracias a su marcador, Hubble tachó la “N” junto a la recién descubierta cefeida variable y escribió “Var”, variable, seguido de un signo de exclamación.

Durante varios meses el astrónomo continuó observando Andrómeda, en búsqueda de otras cefeidas variables.          

El 30 de diciembre de 1923 Hubble descubrió las estrellas individuales que constituyen la nebulosa de la región externa de la galaxia de Andrómeda, y gracias a la relación luminosidad-distancia que caracteriza a estas estrellas, pudo demostrar que Andrómeda no está en el interior de nuestra Galaxia, sino fuera, y que era un sistema de estrellas completamente similar al nuestro Encontró en Andrómeda una estrella que tenía una luminosidad y decaimiento medible y que se comportaba como un patrón, y la catalogó como V1, una estrella cefeida variable. Este tipo de estrellas ya había sido probada como un marcador fiable para medir de distancias en nuestra propia galaxia.

Antes del descubrimiento de V1, muchos astrónomos creían que las nebulosas espirales, como Andrómeda, eran parte de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Otros no estaban tan seguros. De hecho, los astrónomos Shapley y Curtis Heber mantuvieron un debate público en 1920 sobre la naturaleza de estas nebulosas. Durante el debate, Shapley defendió la medición de 300.000 años luz para el tamaño de la Vía Láctea. Aunque Shapley, sobrestimando su tamaño, estaba en lo cierto al afirmar que la Vía Láctea era mucho más grande que las dimensiones comúnmente aceptadas. También argumentó que las nebulosas espirales eran mucho más pequeñas que la gigantesca Vía Láctea y por lo tanto debían ser parte de ella. Pero Curtis no estaba de acuerdo. Él pensaba que la Vía Láctea era más pequeña de lo que Shapley afirmaba, dejando espacio para otros universos isla más allá de nuestra galaxia.

Para resolver el debate, los astrónomos tuvieron que establecer distancias fiables para las nebulosas espirales. Así que se buscaron las estrellas en la nebulosa cuya luminosidad intrínseca se que creía conocer. Sabiendo el verdadero brillo de una estrella, los astrónomos pudieron calcular la distancia a la que se hallaba de la Tierra. Pero algunas de las estrellas seleccionadas no eran marcadores fiables.

Andrómeda, la mayor de las nebulosas espirales, presenta indicios ambiguos con respecto a su distancia. Los astrónomos habían observado diferentes tipos de estrellas que explotaban en la nebulosa. Pero no acababan de entender los procesos estelares subyacentes, por lo que tuvieron dificultades para calcular hasta qué punto estas estrellas estaban lejos de la Tierra. La medida a la que se hallaba Andrómeda, por lo tanto, variaba mucho.

El 19 de febrero del año 1924, Hubble envía una carta histórica al, también astrónomo, Harlow Shapley. En ella afirma, que tras los cálculos realizados por el mismo, la distancia de la Tierra a Andrómeda es de 300.000 parsecs (aproximadamente un millón de años-luz), por lo que la galaxia Andrómeda está fuera de los límites de la Vía Láctea. El universo está formado por millones de galaxias. Después de leer la carta, Shapley estaba convencido de que la evidencia era segura. Dijo a un colega, “Aquí está la carta que destruyó mi universo”.

El 23 de noviembre de 1924 Edwin Hubble publica su descubrimiento de la galaxia de Andrómeda. El científico demostró que era una galaxia y no una nebulosa, como se creía anteriormente. De esta manera, se demostró que la Vía Láctea no era la única galaxia del universo.

A finales de 1924 Hubble había descubierto 36 estrellas variables en Andrómeda, de los cuales 12 fueron Cefeidas. Usando todas las Cefeidas, obtuvo una distancia de 900.000 años luz. Medidas actuales mejoradas sitúan la galaxia a 2 millones de años luz de distancia.

El 30 de diciembre de 1924 Edwin Hubble demuestra públicamente que la galaxia Andrómeda no está en el interior de nuestra galaxia, sino fuera, y que es un sistema de estrellas completamente similar al nuestro. El universo es mucho más grande de lo que se creía.

Shapley y el astrónomo Henry Norris Russell instaron a Edwin Hubble a escribir un artículo para una reunión conjunta de la Sociedad Astronómica Americana y la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia a finales de diciembre de 1924. El artículo, titulado “Naturaleza extragaláctica de las nebulosas espirales”, compartió el premio a la mejor comunicación del año. Un breve artículo sobre el premio apareció en la edición del 10 de febrero 1925 en The New York Times.

Hubble introdujo así mismo, un sistema de clasificación de las Galaxias según su estructura. En 1929 comparó las distancias que había calculado para diferentes galaxias con los desplazamientos hacia el rojo, fijados por Slipher para las mismas galaxias. Descubrió que cuanto más lejos estaba la galaxia, más alta era su velocidad de recesión. A esta relación se la conoce como la ley de los desplazamientos hacia el rojo o ley de Hubble; la cual determina que la velocidad de una galaxia es proporcional a su distancia.

Las observaciones de V1 de Edwin Hubble se convirtieron en el primer paso crítico en el descubrimiento de un universo mayor. Gracias a él llegó a encontrar muchas galaxias más allá de la Vía Láctea. Esas galaxias, a su vez, le permitieron determinar que el universo se estaba expandiendo.

En 1929, Hubble publicó un análisis de la velocidad radial, respecto a la Tierra, de las nebulosas cuya distancia había calculado estableciendo que, aunque algunas nebulosas extragalácticas tenían espectros que indicaban que se movían hacia la Tierra, la gran mayoría, mostraba corrimientos hacia el rojo que solo podían explicarse bajo la suposición de que se alejaban. Incluso, descubrió que existía una relación directa entre la distancia de una nebulosa y su velocidad de retroceso.

Hubble concluyó que la única explicación consistente con los corrimientos hacia el rojo registrados, era que, dejando aparte a un “grupo local” de galaxias cercanas, todas las nebulosas extragalácticas se estaban alejando y que cuanto más lejos se encontraban más rápidamente se alejaban. Esto sólo tenía sentido si el propio universo, incluido el espacio entre galaxias, se estaba expandiendo. Esto llevó al astrónomo a elaborar junto a Milton Humason el postulado de la Ley de Hubble acerca de la expansión del universo.

Los trabajos anteriores de Alexander Friedman, del año 1922, y de Georges Lemaître, de 1927, utilizaron la teoría de la relatividad para demostrar que el universo estaba en movimiento constante. Pero solo teorizaban, porque no sabían de nada más allá de las galaxias y del corrimiento al rojo…..

Lemaitre en 1927 descubrió una solución para las ecuaciones relativistas de Albert Einstein que ofrecía como resultado un universo en expansión. Lemaitre fue el primer académico conocido en proponer la teoría de la expansión del universo, pero la demostración real la hizo Edwin Hubble con sus experiencias y descubrimientos. También fue el primero en derivar lo que se conoce como la ley de Hubble e hizo la primera estimación de lo que ahora se llama la constante de Hubble, la cual publicó en 1927, dos años antes del artículo de Hubble. La constante de Hubble o de proporcionalidad es el cociente entre la distancia de una galaxia a la Tierra y la velocidad con que se aleja de ella. Se calcula que esa constante está entre los 50 y 100 Km/s por megaparsec.

Georges Lemaître observó por primera vez que un universo en expansión- como descubriera E. Hubble- podría remontarse en el tiempo para un único punto de origen. En 1948, el físico ucraniano nacionalizado estadounidense, George Gamow (1904-1968), planteó que el universo se creó a partir de una gran explosión (big bang).

Lemaître elaboró la hipótesis- influida por las ideas religiosas de un inicio- de que toda la materia del universo en el momento del origen estaba concentrada en un átomo primordial, un punto de elevadísima densidad cuya explosión habría determinado el comienzo de la expansión y la creación de la materia. El tiempo y el espacio estaban contenidos en él y comenzaron a desplegarse a partir del terrible estallido inicial, puesto que según la teoría de la relatividad no pueden existir independientemente del universo.

Eddington, convencido por lo expuesto por Lemaître dictó el 10 de mayo de 1930 una conferencia ante la Real Sociedad Astronómica sobre ese problema, y en ella informó sobre el trabajo de Lemaître: se refirió a la “contribución decididamente original avanzada por la brillante solución de Lemaître”, diciendo que “da una respuesta asombrosamente completa a los diversos problemas que plantean las cosmogonías de Einstein y de De Sitter”. El 19 de mayo, De Sitter reconoció también el valor del trabajo de Lemaître, que fue publicado, traducido al inglés, por la Real Sociedad Astronómica.

En 1964 la radiación de fondo cósmico de microondas fue descubierta, lo que fue una prueba crucial en favor del modelo del Big Bang, ya que la teoría predijo la existencia de la radiación de fondo en todo el universo antes de ser descubierta. Las leyes físicas conocidas de la naturaleza pueden utilizarse para calcular las características en detalle del universo del pasado a un estado inicial de extrema densidad y temperatura.

El 24 de abril de 1990 en la misión STS-31 y como un proyecto conjunto de la NASA y de la Agencia Espacial Europea (ESA), se ponía en órbita el telescopio espacial Hubble denominado de esta forma en honor a Edwin Hubble. El Universo se nos mostraba como nunca antes lo habíamos visto. Pronto será reemplazado por Jemes Webb.

Las Cosmogonías hoy se basan en el Multiverso, Infinitos Universos paralelos e inversos, materia, antimateria, flechas del tiempo inversas. La mejor es la Cosmogonía de Manlio E. Wydler.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

hubble

 

 

 

 

Médicos de USA inventan las cirugías del siglo XXII….

“La realidad virtual tutela la operación del corazón de una bebé”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Lo que sigue nos muestra lo que es tener genios en la medicina y genios que inventan las formas de hacer lo imposible. No por nada USA ha sido elegida por los extraterrestres para conducir al mundo.

La pequeña Teegan Lexcen, del estado de Minnesota (EE.UU.), de tan solo 4 meses de edad, fue operada gracias a la realidad virtual de bajo costo, concretamente, luego de que los médicos utilizaran Google Cardboard, un artilugio de cartón que transforma un ‘smartphone’ en un visor estereoscópico, informa CBS. 

 

Después de que tras nacer sin uno de los pulmones y con la mitad del corazón apenas desarrollada los médicos habían declarado a la menor como “inoperable”, los padres lograron dar con el doctor Redmond Burke, del hospital infantil Nicklaus de Miami, Florida, quien se atrevió a llevar a cabo la operación.

“Los cirujanos necesitan poder visualizar todo el procedimiento antes de entrar en la sala de operaciones”, explicó Burke al sitio web UploadVR 

 

El equipo de médicos encabezado por Burke tomó tomografías computarizadas del corazón y el pulmón de Teegan, y luego cargó las imágenes en un iPhone. Después utilizaron Google Cardboard ―una plataforma de realidad virtual hecha con cartón plegabley Sketchfab, una aplicación que convierte una imagen de dos dimensiones en una de 3D, para crear un modelo del pecho de Teegan. 

 

El modelo 3D realizado gracias a las tomografías permitió a Burke tomar la decisión de si debía hacer una incisión estándar sobre el esternón o trabajar directamente sobre el corazón de la pequeña. Todo el equipo supo donde y como trabajar antes de operar. Parece magia pero es técnica y mucho ingenio.

Fue “una operación que nunca se había hecho”, afirmó Burke. La cirugía de Teegan duró siete horas, y los médicos la consideran un éxito. Ahora la niña se recupera en el hospital pediátrico Nicklaus de Miami.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Foto ilustrativa

 

El final de una especie.

“El destino final de una especie”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El demonio de Tasmania, un lobo marsupial de feroz mordida,  tiene la horrible suerte de ser una de las tres únicas especies animales en el mundo que sufren un cáncer transmisible. Las otras dos son los perros y las almejas de caparazón blando.

 

 Hasta ahora, se sabía que estos marsupiales, que solo se encuentran en libertad en la isla australiana a la que deben su nombre, sufren unos extraños y desfigurantes tumores faciales sin solución que amenazan con exterminar la especie en unas pocas décadas, ya que los animales afectados apenas pueden comer o respirar.

 

 Por si esto no fuera bastante terrible, un equipo de investigadores de la británica Universidad de Cambridge y la de Tasmania acaba de hacer público un descubrimiento que agrava aún más las cosas. El demonio de Tasmania no sufre un único cáncer facial transmisible, sino dos, completamente diferentes. Lo cuentan en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (PNAS).

 

El raro cáncer de esta especie fue observado por primera vez en 1996. Denominado Tumor Facial de los Demonios (DFTD), fue descubierto en la costa este de Tasmania y se extendió rápidamente hacia el oeste. Fue un primer individuo, una hembra, la que generó la enfermedad, que se transmitió de un animal a otro por un mordisco, un roce o el apareamiento.

Esta enfermedad se ha asociado consistentemente con un único linaje de células de cáncer aneuploides, que los investigadores definen ahora como DFT1. Pero hay un segundo tumor, el DFT2, detectado en cinco demonios en el sur de Tasmania en 2014 y 2015. Este número dos causa tumores que son indistinguibles del primero, pero histológicamente distintos. Además, lleva un cromosoma Y, que contrasta con el origen femenino del mal ya conocido.

Según los investigadores, estos hallazgos indican que los demonios han generado al menos dos tipos de cáncer transmisible en distintos linajes y sugieren que estos tumores pueden surgir más frecuentemente en la naturaleza de lo considerado anteriormente. Además, el descubrimiento presenta importantes desafíos para la conservación de esta especie de dudoso destino.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.