Vida en Marte

“La superficie marciana muestra vida presente y pasada”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Lo que venimos comentando desde hace años sobre Marte y sus anomalías, no solo muestran vida presente y pasada, microorganismos, crustáceos, diversos cordados, troncos de árboles, cráneos de homínidos, etc, que con las ruinas y construcciones modernas nos muestran una Historia y Prehistoria más antigua que la Tierra, pero tan rica como la nuestra.

Entre otros artículos mostré que las comunidades primeras de la vida en Australia y en el desierto de Atacama en Sudamérica tienen un gran parecido con los “estromatolitos” marcianos. Cosa que se pueden leer en este mismo Blog.

Ahora parece que están saliendo otras teorías por el estilo….muchos nos hemos dado cuenta de algunas verdades:

De ser cierta, una teoría basada en los yacimientos minerales de la superficie marciana sería una de las más importantes de la historia científica.

Los científicos Steven Ruff y Jack Farmer, de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.), sostienen que unos inusuales yacimientos minerales de sílice opalina hallados en la superficie de Marte pueden haber sido creados por microbios, informa The Independent. De ser cierta esta teoría, supondría una revolución en la historia científica.

El proceso de estudio comenzó cuando el rover Spirit de la NASA  descubrió en 2009 estos yacimientos minerales en el interior del cráter marciano Gusev, un lugar que los astrobiólogos creen que una vez estuvo cubierto de aguas termales y géiseres. Tras examinar el compuesto mineral con más detalle, los científicos hallaron que estaba recubierto de una serie de protuberancias diminutas en forma de coliflor.

 

Para profundizar en la investigación, Ruff viajó al desierto de Atacama (Chile), un área tan sumamente seca, inhabitada y elevada sobre el nivel del mar que representa uno de los ambientes terrestres más parecidos a la superficie marciana. Allí el científico se centró en la región desértica de El Tatio, repleta de géiseres, y quedó sorprendido al hallar formaciones de sílice muy similares a las que habían sido descubiertas en Marte.

Formaciones minerales similares han sido descubiertas en el parque nacional de Yellowstone (EE.UU.) y en el suelo volcánico del distrito Taupo (Nueva Zelanda), con la diferencia de que en esta ocasión iban acompañadas de restos fósiles con marcas que confirman la existencia de antigua vida microbiana. De esta forma, los científicos sostienen que si los microbios crearon estos yacimientos minerales en estos lugares pudieron haber hecho lo propio en el desierto de Atacama y, por extensión, en la superficie marciana.

El pasado diciembre, Ruff y Farmer sugirieron en una reunión de la Unión Americana de Geofísica que si se pretenden buscar pruebas de vida en el planeta rojo, estas formaciones podían ser un buen punto de partida. Aunque el rover Curiosity de la NASA, que actualmente se encuentra en Marte, no puede explorar el cráter Gusey, el rover Marte 2020 lo tiene establecido como uno de sus posibles lugares de aterrizaje. 

Si vieran bien las fotos del Curiosity, este no solo muestra estas cosas en el suelo, sino sobre rocas con partes húmedas, parte al sol y parte en zona más oscura, de color más verdoso, que indicarían vida actual. (Nota del Redactor).

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 
 
 
 
 
 

“Un rayo de la muerte”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Los datos de rayos X de Chandra (en azul) se combinaron con datos de radio del Australia Telescope Compact Array (en rojo) para obtener la imagen del gigantesco haz de  partículas.

 

Los científicos de Cambridge, Massachusetts (EE.UU.), que se encargan de analizar los datos del telescopio espacial Chandra  de rayos X recurren a la saga galáctica Star’s Ward para explicar lo que han observado en una galaxia muy, muy lejana. Si en la franquicia de ficción existía una Estrella de la Muerte  que podía disparar potente haces de radiación a través del espacio.

 

Esta historia auténtica ocurre en la galaxia Pictor A, situada a unos 500 millones de años luz de la Tierra, que, como la mayoría de las galaxias, contiene un agujero negro supermasivo en su centro. Allí, una enorme cantidad de energía gravitatoria se libera cuando el material gira hacia el horizonte de sucesos, el punto de no retorno para todo lo que atrapa el agujero. Esta energía produce un enorme rayo o haz de partículas tres veces más grande que nuestra galaxia, la Vía Láctea, y que viaja casi a la velocidad de la luz hacia el espacio intergaláctico. En comparación, las emisiones de la «Estrella de la Muerte» se quedan en un juego de niños.

 

Para obtener imágenes de este chorro, los científicos usaron el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA en varias ocasiones durante más de 15 años. Los datos de rayos X de Chandra (en azul) se combinaron con datos de radio del Australia Telescope Compact Array (rojo) en una nueva imagen compuesta.

Mediante el estudio de los detalles de la estructura vista tanto en rayos X como en ondas de radio, los científicos buscan ganar una comprensión más profunda de estas enormes explosiones. El chorro en Pictor A es el que está más cerca de nosotros. Genera una emisión de rayos X continua a lo largo de una distancia de 300.000 años luz, tres veces el diámetro de la Vía Láctea. Debido a su relativa proximidad y la capacidad de Chandra para realizar imágenes digitales de rayos X, los científicos pueden observar otras características detalladas en el chorro y probar ideas de cómo se produce la emisión de rayos X.

Además del chorro prominente que apunta hacia la derecha en la imagen, los investigadores informan de la evidencia de otro chorro que apunta en la dirección opuesta. La debilidad relativa de este haz en comparación con el principal es probablemente debido a que su movimiento está lejos de la línea de visión de la Tierra.

Las propiedades detalladas del jet y su contrario observadas con Chandra muestran que la emisión de rayos X probablemente provenga de los electrones que giran alrededor de las líneas de campo magnético, un proceso llamado radiación de sincrotrón. En este caso, los electrones deben ser continuamente reacelerados a medida que avanzan a lo largo del chorro.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.                                               

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar 

Los datos de rayos X de Chandra (en azul) se combinaron con datos de radio del Australia Telescope Compact Array (en rojo) para obtener la imagen del gigantesco haz de partículas

 

 

 

 

 

“Buenas fotos de naves antigravedad”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

En la primera foto vemos a una nave que envía vapor antigravedad para apartar de su proximidad al avión en USA.

En la segunda vemos una nave híbrida antigravedad-tipo triángulo- de las que estuvieron en la Guerra de Afganistán.

En la tercera foto vemos una nave circular, con una esfera acompañante, en Argentina.

En la cuarta foto, vemos una nave volando sobre el campo Uruguayo, Maldonado.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

Machos XX

“Machos mamíferos que no son XY”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Acaba de publicarse en la revista Science que se han logrado ratones macho sin cromosoma Y (Yasuhiro Yamauchi1, Jonathan M. Riel1, Victor A. Ruthig1, Eglė A. Ortega1, Michael J. Mitchell, Monika A. Ward1. Science 29 Jan 2016: Vol. 351, Issue 6272, pp. 514-516; DOI: 10.1126/science.aad1795 Enlace: http://science.sciencemag.org/content/351/6272/514).

 En esta publicación, se ha modificado levemente la información genética de hembras, para que devengan machos. ¡Y esto se ha conseguido manipulando exclusivamente a dos genes de los más de 30.000 que hay en el genoma humano!

¿Cómo? A diferencia del cromosoma X, uno de los cromosomas con mayor número de genes, el cromosoma Y tiene muy pocos genes codificantes

Pero los que tiene, son muy importantes. En concreto, dos de ellos son dos genes maestro (master genes), dos factores de transcripción que controlan la expresión de otros genes relevantes para la determinación del sexo masculino, son los genes Sry Eif2S3y

Si no hay contraorden, el manual de instrucciones básico de un feto en mamíferos es devenir hembra. Pero si está presente el gen Sry (que está en el cromosoma Y) se establece una nueva instrucción genética, la cual controla la expresión de genes que NO están en el cromosoma Y, siendo el primero y más importante de sus dianas, el gen Sox9 (del cromosoma 17). Sry, a través de Sox9, activa las vías de determinación del sexo masculino desde el feto temprano

Si el gen Sry o el gen Sox9 no funcionan (por mutación, porque se han inactivado o se han delecionado), a pesar de que un organismo sea XY, al no tener esta información ya no será macho, sino hembra. Si el gen Sry es movido de posición (por un error genético) o el gen Sox9 se activa sin regulación de Sry, el organismo será macho, a pesar de que sus cromosomas sean XX. Estas mutaciones genéticas (que son muy, muy infrecuentes) son la razón de que algunos humanos sean de un sexo distinto de lo que indican sus cromosomas.

Bien. Pues ¿qué pasa si hacemos un transgénico para el gen Sry, pero sin el resto de cromosoma Y, sólo con la información genética de Sry? pues que se obtiene un macho, con testículos claramente visibles, pero que es estéril porque no hace espermatozoides.

Para ser fértil, necesita de otra instrucción genética, la del gen Eif2S3y. Así, si un individuo es XX, o X0 (es decir, con sólo un cromosoma X) pero al que se le ha introducido por transgénesis Sry y Eif2S3y, tenemos un macho fértil. Con sólo dos genes, con un gen tenemos la regulación de la información para hacer testículos, el otro gen es necesario para hacer espermatogénesis.

Pero ahora, en este artículo, los investigadores han dado una vuelta de tuerca más a esta historia. 

Han intentado hacer un macho sin ningún gen del cromosoma Y. ¿Cómo puede ser esto posible si son necesarios estos dos genes?

Pues han hecho un transgénico que sobre-expresa el gen Sox9 (que normalmente está silenciado si no hay Sry) y que también sobre-expresa el gen Eif2S3x, un gen muy parecido al Eif2S3y (podríamos decir que es su alter ego), pero que se encuentra en el cromosoma X y se expresa, habitualmente, muy poco. ¿Y que han obtenido? Pues organismos X0, que deberían ser hembras pero son machos. Machos fértiles si son ayudados por fecundación in vitro (los espermatozoides no son tan rápidos ni viables como deberían, el gen Eif2S3x no sería tan eficiente como el Eif2S3y).

Así que, sea como fuere, con sólo la expresión de dos genes del cromosoma Y, recapitulamos todo un cromosoma. Y si conocemos cuáles son los genes diana y lo que realizan, se puede obviar cualquier gen del cromosoma Y. 

Entonces, ¿hace falta el cromosoma Y? Cuidado, no se  ha preguntado si hacen falta los machos. Hacen falta, porque lo que determina a un macho no es el cromosoma Y, sino las instrucciones genéticas que porta este cromosoma, y sobretodo, las instrucciones genéticas que regula.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 

 

 

Un nuevo HOMO

“Nace el Homo óptimo”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Un futurólogo vaticina que para mediados del siglo XXI nuestra especie evolucionará al llamado ‘Homo optimus’, la perfecta combinación entre hombre y máquina.

Gracias a que nuestra especie está cada vez más entregada a los avances de las nuevas tecnologías, el futuro de los hombres pasa por ir convirtiéndose en androides, seres híbridos entre humanos y máquinas. El resultado del proceso será la sustitución del Homo sapiens por el llamado ‘Homo optimus’. Es la predicción del futurólogo Ian Pearson, recoge Daily Mail. ‘Pearson cree que esto empezará a ser una realidad a partir de la década de 2050, cuando los seres humanos viviremos” conectados a la redes de la información, donde nuestras mascotas podrán hablar con nosotros y donde el transhumanismo, la corriente filosófica que cree que la tecnología puede hacer de las personas seres mucho mejor evolucionados, sea algo normal.

 

Según las estimaciones del futurólogo, a mediados del siglo XXI podremos conectarnos directamente a otros aparatos tecnológicos a través de una “piel electrónica”, además de dispositivos e implantes que nos ayudarán a mejorar nuestra vida cotidiana, como los leotardos aumentadores de potencia y el maquillaje inteligente, que permitirán a su usuario obtener un aspecto capaz de ser modificado.

La nanotecnología podrá monitorizar y reparar nuestros cuerpos desde dentro, proporcionando la habilidad de sustituir automáticamente nuestros dientes. Los avances tecnológicos también permitirán modernizar nuestra relación con las mascotas, a las que podremos incrementar su capacidad intelectual y con las que podremos lograr que hablen nuestro idioma.

“Los humanos podremos tener múltiples existencias e identidades”, explica Pearson, al estimar que en el futuro próximo podremos conectar y mover nuestro cerebro a los ordenadores, como si de una copia de seguridad se tratase, y cargarlo en otros cuerpos mecánicos, creando una nueva raza de androides y otras múltiples especies de seres humanos híbridos con máquinas.

Sin embargo, todo este tipo de avances “evolutivos” no dejan claro si acabarán con las naciones, los grupos étnicos, la desigualdad y la discriminación que hasta ahora siguen presentes en el mundo. Ya que todas estas teorías evolutivas se mueven en el terreno de la conjetura, habrá que esperar a ver si se cumplen y qué impacto social y político tienen.

Antes que ser imaginado por “futurólogos” ya esto lo vieron dotados que se hipnotizaron para ver sus reencarnaciones y que –como cuenta el Dr. Brian Weiss- se proyectaron a sus vidas futuras, ya que el continuo del Multiverso no tiene pasado y futuro…..pudieron comprobar que para el 2.450, la raza humana habrá conseguido eliminar la mayoría de las causas de nuestro infortunio…..el relato de nuestro mundo futuro está lleno de luz! (Nota del Redactor),

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 
 
 
 
 
 
 
 

Construcciones en la Luna fotografiadas por orbitador Japonés.

“Los japoneses han logrado acercar orbitador a la Luna”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Las fotos de construcciones sobre la Luna muestran que nuestro satélite ha sido ocupado por diversas etnias y que estos enclaves fueron realizados casi todos en la parte no visible desde la Tierra.

Sean los que sean, han tratado de permanecer escondidos de nosotros.

Por suerte los japoneses no tienen un pacto de silencio como la NASA y hemos podido ver una buena exposición de estas construcciones “a vuelo de pájaro”.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Resultado de imagen para Misión Japonesa a la Luna, Fotos de construcciones lunares

 

 

 

 

“El oxígeno es una condición, pero no basta”

Compilado Por Manlio E. Wydler (º)

El oxígeno es un subproducto de la fotosíntesis que fue acumulándose en la atmósfera. Al principio fue un tóxico para la vida, pero más tarde se transformó en un recurso a usar por la misma para prosperar.

Se puede realizar una respiración celular en la que no intervenga el oxígeno. Los procesos fermentativos se basan precisamente en esto mismo. Cuando realizamos un ejercicio intenso anaerobio nuestros músculos usan precisamente esa vía fermentativa, pero, en seguida, nos agotamos. Por otro lado, nuestras neuronas parecen incapaces de usar esta vía y mueren en unos minutos si no tienen oxígeno.

Pero la energía que se puede obtener de un proceso fermentativo es mucho menor que la respiración en la que interviene el oxígeno. Y la cantidad de energía que se puede extraer de los alimentos que se metabolizan es un factor limitante para todo ser vivo. Sin energía extra, sin oxígeno, no se puede tener una vida muy activa.

Los animales pluricelulares no pueden vivir en exclusiva con respiración fermentativa. Sólo se conoce un metazoo que pueda vivir sin oxígeno. Así que la presencia de oxígeno parece una condición necesaria para la existencia de vida compleja.

Por tanto, es de suponer que cuando los niveles de oxígeno en la atmósfera terrestre fueran lo suficientemente elevados se dieron las condiciones para que evolucionaran seres complejos.

La tardía evolución de los animales complejos y el hecho de que la respiración aerobia sea esencial para ellos ha llevado a la idea ampliamente aceptada de que la aparición de la visa compleja se tenía que corresponder a una tardía subida de los niveles de oxígeno atmosféricos. Este supuesto evento ha sido una de las condiciones señaladas como iniciador de la explosión del Cámbrico.

Sin embargo, según un estudio reciente, este aumento de oxígeno no dio lugar a esta aparición de vida compleja, sino que fue necesario el transcurso de cientos de millones de años más.

En concreto, Don Canfield (Centro Nórdico de Evolución Terrestre de la Universidad Sur de Dinamarca) y sus colaboradores de la Universidad de Copenhague y la Compañía Nacional de Petróleo China llegan a la conclusión de que hace 1400 millones de años los niveles de oxígeno eran ya lo suficientemente elevados como para permitir la vida animal compleja. Sin embargo, y según el registro fósil, esta no apareció hasta hace unos 600 millones de años.

Durante 800 millones de años tal tipo de vida no consiguió aparecer y evolucionar.

Para llegar a esta conclusión los investigadores tuvieron que analizar rocas sedimentarias de hace 1400 millones de años recolectadas del fondo oceánico. Esas rocas indican que, en aquella época, el agua marina tenía una concentración de oxígeno del 4% de la actual concentración de oxígeno atmosférico.

Determinar esto no suele ser sencillo o preciso, pero este equipo de investigadores usó diversas maneras para hallarlo.

La concentración de trazas de metales y la distribución de biomarcadores derivados de restos de organismos de la época en la formación Xiamaling indicaron que, en las aguas intermedias y profundas de la época, la cantidad oxígeno era muy baja. Es algo similar a lo que podemos ver en la actualidad en las costas de Chile y Perú.

Este dato lo introdujeron en un modelo simple de concentración de oxígeno oceánico para reconstruir la concertación de este gas a lo largo de la columna de agua y así saber qué es lo que pasaba hasta la superficie. Llegan a la conclusión de que la columna de agua tenía en esa época, al menos, una concertación oxígeno del 4% del nivel atmosférico actual. Se trata de una cota inferior, por lo que la concentración de oxígeno podría haber sido superior.

Se sabe que en la actualidad esa concentración del 4% es suficiente como para que vivan y evolucionen los animales como las esponjas y gusanos. Según Canfield, los primeros animales podrían haber prosperado con niveles incluso inferiores a ese.

Entonces, ¿Por qué los animales tardaron tanto tiempo en aparecer en la historia evolutiva de este planeta?

Puede que la rápida aparición y diversificación de los animales se debiera a otro u otros factores y que la concentración de oxígeno sólo fuera una condición necesaria, pero no suficiente.

Los miles de combinaciones químicas que representa un animal, su construcción, su funcionamiento, sus órganos, orgánulos, microtúbulos y los procesos coordinados para que todo funcione y reproduzca insumieron todos esos años de continuo ensayo y error.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Animales del Cámbrico:

Foto
 

 

 

 

 

El Gen de la esquizofrenia

“Profundizando en un gen culpable de la esquizofrenia”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Versiones defectuosas de un gen relacionado con la esquizofrenia podrían desencadenar una poda descontrolada de la infraestructura de comunicaciones del cerebro aún en proceso de maduración de los adolescentes. Así se ha descubierto en una nueva investigación, realizada por el equipo de Steve McCarroll, del Instituto Broad (dependiente del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad Harvard, ambas instituciones en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos), con financiación a cargo de los Institutos Nacionales estadounidenses de Salud (NIH).

 

Las personas con la enfermedad muestran un menor número de tales conexiones entre neuronas, o sinapsis. El gen se activó más en personas con las versiones sospechosas, quienes se enfrentaron a un mayor riesgo de desarrollar el trastorno, caracterizado por alucinaciones, delirios y pensamientos y emociones alterados.

 

Normalmente, la poda permite eliminar el exceso de conexiones que ya no necesitamos, simplificando nuestro cerebro para un rendimiento óptimo, pero una poda excesiva puede alterar la función mental. Eso podría ayudar a explicar la aparición tardía de los síntomas de la esquizofrenia hacia el final de la adolescencia y el principio de la adultez, así como el encogimiento de tejidos vitales del cerebro. Los tratamientos futuros diseñados para suprimir los niveles excesivos de poda mediante la neutralización del gen C4 descontrolado en personas en riesgo podrían cortar de raíz un proceso que de otro modo podría desembocar en un trastorno psicótico.

 

El gen C4, es, y por mucho, la “torre más alta” del “paisaje urbano” genómico de la esquizofrenia (ver la imagen en este artículo), entre más de 100 puntos cromosómicos que albergan riesgos genéticos de desarrollar el trastorno.

 

En el “paisaje urbano” genómico de la esquizofrenia, el punto del cromosoma 6 que alberga el gen C4 sobresale muy por encima de otras áreas asociadas con el riesgo de padecer la enfermedad, convirtiéndose en su influencia genética más fuerte conocida. El nuevo estudio es el primero en explicar cómo actúan biológicamente versiones específicas del gen para aumentar el riesgo a padecer esquizofrenia. (Foto: Psychiatric Genomics Consortium)

 

Se sabe que la esquizofrenia, que afecta a aproximadamente un 1 por ciento de la población, es hereditaria hasta en un 90 por ciento, si bien averiguar qué es lo que hacen exactamente los genes implicados para aumentar el riesgo ha sido misión imposible, hasta ahora.

 

(º) INGENIERO, Presidente de  FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 

 

 

 

Sobre la Botánica.

“Buscando un avance botánico”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Las plantas que resucitan o reviviscentes pueden sobrevivir durante meses e incluso años a la deshidratación extrema. Parece que mueren pero, en cuanto les cae agua, reviven. Jill Farrant, investigadora de la Universidad de El Cabo (Sudáfrica) está buscando el “secreto genético” de estas plantas, para trasladarlo a los cultivos, y así volver estos resistentes a las sequías. En un contexto de cambio climático, las plantas que resucitan podrían convertirse en el alimento del futuro.


En los años setenta del siglo XX, un científico australiano llamado Don Gram  a  las reviviscentes, un tipo de plantas que puede sobrevivir durante meses e incluso años a la deshidratación extrema. Aparentemente, estas plantas mueren como todas como consecuencia de la sequía, pero en cuanto se les echa agua de nuevo ‘reviven’ en unas horas. 

 

Aunque, en su momento, el trabajo de Don Graff pasó desapercibido para la comunidad científica; no está sucediendo lo mismo con las investigaciones que a este respecto realiza actualmente Jill Ferrant catedrática de Fisiología Molecular de Plantas del Departamento de Biología Molecular y Celular de la  Universidad de El Cabo  (Sudáfrica). 

 

Por ejemplo, el pasado mes de diciembre, la BBC publicaba   un vídeo sobre Farrant y su trabajo y, un mes antes, hablaba de Farrant y de sus estudios sobre las plantas que resucitan la revista Phisorg.  

 

Farrant investiga este tipo de plantas –de las que, en todo el mundo hay unas 130 especies- porque cree que, en un futuro, podrían ayudarnos a sobrevivir al cambio climático. Su idea es desarrollar cultivos que imiten la extraordinaria capacidad de supervivencia de estas plantas. 

 

Por ahora, la científica ha descubierto que, en semillas, raíces y hojas de las plantas que resucitan, funcionan un mismo grupo de genes. Ahora trata de encontrar la manera de ‘encender’ o activar dichos genes en los cultivos de trigo, arroz y maíz, para que estos puedan sobrevivir a las sequías.   

 

Ya se ha hecho antes. Con ingeniería genética, diversos grupos de investigación han conseguido, por ejemplo, crear plantas resistentes a enfermedades; con mayor calidad nutricional o más resistentes a determinados factores ambientales, como el frío.

 

Durante una sequía, las plantas que resucitan actúan como semillas, pasando a tener un aspecto tan seco que parecen muertas. 

 

Sin embargo, cuando finalmente llueve y sobre ellas cae agua del cielo, estas plantas “vuelven a la vida”, y de nuevo se ponen verdes y robustas. El proceso de recuperación se produce en tan sólo unas horas. 

 

Algunos ejemplos de plantas reviviscentes son la llamada Rosa de Jericó  (cuyas ramas se contraen con la sequedad durante muchísimos años, volviendo a abrirse al contacto con el agua para recobrar toda su frescura y belleza), la Selaginella lepidophylia de América del Norte o la Myrothmnus flabelifolius   . Esta última produce unos antioxidantes que la protegen durante la sequía que han sido incorporados a la línea de cosméticos de Giorigio Armani. 

 

Jill Farrant descubrió las plantas que resucitan cuando tenía nueve años y vivía en una granja de Sudáfrica. Curiosamente, como las plantas que estudia, Farran padeció en una ocasión un estado de “muerte clínica temporal”, debido a una hemorragia cerebral, de la que se recuperó para seguir con su vida. 

 

Desde 1994 está especializada en las platas que resucitan, y ha llegado a ser la principal experta del mundo en este campo. Por trabajos fue galardonada en 2012 con el premio LÒreal, premio LÒreal : Unesco La mujer y la ciencia.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Jill Farrant. Fuente: UNESCO.