Hormigas solitarias y cazadoras.

“Primitivas hormigas depredadoras y solitarias”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Investigadores chinos han descrito una nueva hormiga extraña, ‘Ceratomyrmex ellenbergeri’, que vivió hace 99 millones de años, preservada en ámbar birmano.

El ejemplar exhibe un cuerno prominente y mandíbulas de gran tamaño que se extendían por encima de la cabeza. Estas estructuras supuestamente funcionaban como una trampa altamente especializada para presas de gran tamaño. El cuerno es resultado de una modificación extrema del clypeus, inédito entre las hormigas vivas y extintas, lo que demuestra la temprana morfogénesis de esta mordaza exagerada entre las hormigas.

Junto con otras hormigas cretácicas, el nuevo fósil sugiere que al menos algunas de las primeras Formicidas eran depredadoras especialistas solitarias. Además, demuestra que poco después de la llegada de las sociedades de hormigas en el Cretácico Inferior, al menos un linaje, las Haidomyrmecini, se volvió experta para la captura de presas, evolucionando de forma independiente en especializaciones morfológicas que se perderían millones de años después de su desaparición, cerca del Mesozoico.

La condición exagerada en el nuevo fósil revela una aptitud para el transporte de presas de cuerpo grande con exclusión de presas más pequeñas, y pone de relieve un conjunto más complejo y diversificado de las características ecológicas de las primeras hormigas.

El estudio, dirigido por Wang Bo, del Instituto Nanjing de Geología y Paleontología de la Academia China de Ciencias, ha sido publicado en línea en la revista ‘Current Biology’.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Evidencias de hormigas depredadoras solitarias en el Cretácico (WANG BO )

 

Lunas habitables

“Un nuevo exoplaneta, candidato a albergar un satélite habitable”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Michelle Kunimoto, estudiante de Astronomía en la Universidad de British Columbia ha descubierto cuatro nuevos mundos más allá del Sistema Solar, y uno de ellos es de especial interés.

Los planetas, designados “candidatos a planeta” hasta que sea confirmado de forma independiente, son descubrimientos interesantes. Dos de ellos son del tamaño de la Tierra, uno como Mercurio y otro es un poco más grande que Neptuno. Pero es este último, el mayor de los cuatro, el que tiene interés especial.

Oficialmente catalogado como KOI (Objeto de Interés para Kepler) 408.05 y situado a 3.200 años luz de la Tierra, el planeta ocupa la zona habitable de su estrella, donde la temperatura permitiría agua líquida y quizás vida.

“Al igual que nuestro propio Neptuno, es poco probable que tenga una superficie rocosa o de océanos”, dijo Kunimoto. “La parte interesante es que al igual que los grandes planetas de nuestro sistema solar, podrían tener grandes lunas y estas lunas sí podrían tener océanos de agua líquida”, ha apuntado..

Si bien la posibilidad de vida es atractiva, Kunimoto estaba entusiasmada con el descubrimiento por otras razones. Como parte de un curso diseñado para dar experiencia a los estudiantes, pasó meses tamizando los datos de satélite Kepler de la NASA, tratando de encontrar algo que otros científicos pasaran por alto.

El telescopio espacial Kepler pasó cuatro años mirando de cerca 150.000 estrellas de nuestra propia galaxia, en busca de cambios periódicos en el brillo de las estrellas y la recogida de datos conocidos como curvas de luz, informa la UBC en un comunicado.

“Una estrella es sólo un punto de luz por lo que estoy buscando caídas sutiles en el brillo de una estrella cada vez que un planeta pasa por delante de él,” dijo Kunimoto. “Estas caídas son conocidas como tránsitos, y son la única manera de que podamos saber el diámetro de un planeta fuera del sistema solar.”

Cuanto mayor sea la órbita, menor número de tránsitos. Por lo que el descubrimiento de este cálido Neptuno es tan raro. Se necesitan 637 días para que el planeta cubra la órbita alrededor de su sol. Más o menos la distancia de Marte al Sol, en el límite de la zona de habitabilidad. De los cerca de 5.000 planetas y planetas candidatos encontrados por el satélite Kepler, sólo el 20 por ciento tiene períodos orbitales más largos que KOI 408.05.

Kunimoto y Matthews han presentado sus conclusiones a la revista ‘Astronomical Journal’

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Un nuevo exoplaneta, candidato a albergar una 'Pandora' habitable (UNIVERSITY OF BRITISH COLUMBIA )

 

Hallan Molécula de óxido de fósforo en el espacio.

“Descubren moléculas de óxido de Fósforo en cunas de estrellas”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Un grupo internacional de científicos del Centro de Astrobiología), el Osservatorio Astrofisico di Arcetri (OAA-INAF, en Italia) y el Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics (MPE, en Alemania) ha detectado por primera vez la molécula prebiótica PO, constituida de fósforo (P) y oxígeno (O) en regiones de formación de estrellas. Esta molécula está relacionada con el origen de la vida, ya forma parte esencial de la estructura de doble hélice del ADN.

En los últimos años, la nueva generación de telescopios ha permitido a los astrónomos detectar en el medio interestelar, moléculas prebióticas, que pudieron originar el nacimiento de la vida en los planetas del  universo.

Uno de los elementos clave para el desarrollo de la vida es el fósforo. Diversos compuestos químicos que contienen este elemento, como los fosfolípidos y los fosfatos, son esenciales en la estructura y en la transferencia de energía en el seno de las células. Especialmente relevante es el enlace químico entre el fósforo y el oxígeno, P-O, que es crucial para la formación del esqueleto del ácido desoxirribonucleico (ADN), la macromolécula que contiene el material genético de los organismos vivos.

 “A pesar de su relevancia desde el punto de vista astrobiológico, la molécula de PO no se había detectado todavía en los lugares de la galaxia donde se están formando estrellas”, comenta Víctor M. Rivilla, astrofísico español del Osservatorio Astrofisico di Arcetri. “Estábamos muy interesados en encontrar P-O en la cuna de las estrellas, porque esto significaría que uno de los componentes básicos del ADN está ya disponible en el gas a partir del cual se formarán los planetas donde esperamos que pueda nacer la vida. Por ello, nuestro grupo comenzó un proyecto de observación con el radiotelescopio de 30 metros de diámetro situado en Pico Veleta (Granada, España), perteneciente al Instituto de Radioastronomía Milimétrica (IRAM), con el objetivo de encontrar P-O en regiones de formación estelar”, añade el investigador.

Sin embargo, no debemos olvidar que el fósforo no nace en estrellas nuevas, sino al explotar las estrellas masivas Sabemos desde hace tres años el fósforo es 100 veces más abundante en los restos de una supernova   que en otros lugares de la galaxia, lo que confirma que las explosiones de estrellas masivas son los crisoles en los que se crea el elemento. 

Los astrónomos ya habían medido antes la abundancia de carbono, nitrógeno, oxígeno y azufre en los remanentes de supernovas. Sin embargo, esta es la primera medición del fósforo, relativamente escaso 

“Estos cinco elementos son esenciales para la vida y sólo pueden ser creados en las estrellas masivas”, dijo el profesor Dae-Sik Moon de la Universidad de Toronto, coautor del artículo de referencia publicado en la revista ‘Science’. 

“Ellos se encuentran dispersos en nuestra galaxia cuando la estrella explota, y se convierten en parte de otras estrellas, en planetas y, en última instancia, de los seres humanos”, explicó Moon. 

Como resultado de este trabajo, recientemente publicado en The Astrophysical Journal, el equipo de Rivilla ha detectado por primera vez P-O en dos regiones de formación estelar de la galaxia: W51 e1/e2 y W3 (OH). Los resultados indican que la abundancia de fósforo en estas regiones es más de 10 veces superior a lo que se pensaba hasta la fecha. El astrofísico italiano Francesco Fontani (INAF-OAA) explica que, por tanto, “este estudio evidencia que el fósforo es un ingrediente relativamente abundante para cocinar estrellas y sistemas planetarios, y posiblemente también para la vida”.

Estas primeras detecciones del enlace P-O en regiones de formación estelar tienen profundas implicaciones para la química prebiótica. “Hasta ahora, sólo moléculas con hidrógeno, carbono, oxígeno y nitrógeno habían sido estudiadas en detalle en las regiones donde nacen las estrellas. Después de este descubrimiento, podemos empezar a estudiar cómo es la química del fósforo en el medio interestelar, lo cual nos dará pistas fundamentales para entender cómo pudo desarrollarse la complejidad química en el espacio hasta formar moléculas complejas directamente relacionadas con la vida”, comenta Jesús Martín-Pintado, astrofísico del Centro de Astrobiología.

Asimismo, según declara Maite Beltrán, del Osservatorio Astrofisico di Arcetri dedicado al estudio de la formación estelar, “hace algunos años descubrimos la presencia del azúcar más simple, el glicoladehido, en una región de formación de estrellas. Los azúcares y compuestos de fósforo conforman el esqueleto sobre el cual se sustentan las nucleobases del ADN. Así que, paso a paso, estas investigaciones nos están ayudando a entender cómo pudo originarse la vida en los planetas”.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

<p>Detalle de la región de formación estelar W51 e2 donde se ha detectado la molécula PO. / V. M. Rivilla / A. Ginsburg / R. Wheeler</p>