En la magnetósfera jupiteriana

“Juno dentro de la magnetósfera de Júpiter”

Compilado por Manlio E.  Wydler (º)                                                                                                      

Los instrumentos científicos a bordo han detectado cambios en las partículas y los campos magnéticos alrededor de la nave, a su paso de un entorno dominado por el viento solar interplanetario a la magnetosfera de Júpiter. Los instrumentos de la sonda indican que el paso se realizó del 24 al 25 de junio.

 

«La onda de choque es análoga a un ‘boom’ sónico», describe William Kurth, de la Universidad de Iowa (EE.UU.), científico que sigue uno de los instrumentos de la nave. «El viento solar sopla a una velocidad de alrededor de un millón de millas por hora, y cuando encuentra un obstáculo, hay una turbulencia», explica. El obstáculo es la magnetosfera de Júpiter, que es la estructura más grande del Sistema Solar. «Si la magnetosfera de Júpiter brillara en la luz visible, tendría el doble del tamaño de la Luna llena vista desde la Tierra», explica Kurth. Y esa es la dimensión más corta de la estructura en forma de lágrima; la dimensión que se extiende hacia afuera detrás de Júpiter  tiene una longitud de aproximadamente cinco veces la distancia entre la Tierra y el Sol.

 

Fuera, en el viento solar hace unos días, Juno iba a alta velocidad a través de un entorno que tiene alrededor de una partícula por centímetro cúbico. Una vez que cruzó a la magnetosfera, la densidad era aproximadamente cien veces menor. Se espera que la densidad suba de nuevo, dentro de la magnetosfera, cuando la nave se acerque más a Júpiter. Los movimientos de estas partículas que viajan bajo el control del campo magnético del planeta serán una de las pruebas que Juno examinará en busca de pistas sobre el interior profundo de ese extraño mundo.

Si bien estaba previsto que esta transición del viento solar a la magnetosfera se produjera en algún momento en el tiempo, la estructura de la frontera entre estas dos regiones ha resultado ser inesperadamente compleja, con diferentes instrumentos informando de firmas inusuales, tanto antes como después del paso nominal. «Esta frontera inusual será a su vez objeto de investigación científica», dice Barry Mauk, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, responsable del instrumento JEDI, el detector de partículas energéticas del tamaño de una caja de zapatos que viaja a bordo de Juno.

Para Mauk, Júpiter es una especie de «eslabón perdido» entre los entornos espaciales cercanos de planetas como la Tierra, y los sistemas astrofísicos distantes donde los campos magnéticos tienen peso, como las regiones de formación de estrellas en sus etapas tempranas o las regiones de radiación hiper-energética como la Nebulosa del Cangrejo. «Juno no sólo va a ayudar a entender mejor Júpiter, sino que va a ayudar a entender mejor el universo que nos rodea y nuestro lugar en él», señala.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

La nave Juno cruza la frontera de Júpiter

Vehículo alien espía al Curiosity

“Vehículo que observa al Curiosity”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Detrás de unas rocas, sobre el Monte Sharp, un vehículo alien parece espiar a la Curiosity. Fotos tomadas los días de Febrero y Marzo de 2016.  No es ningún “vehículo oficial terráqueo”, por lo que debemos suponer que es alien. Tiene  una cabina y se le nota una escalera al costado para acceder al techo.  Este vehículo deberá tener la luz que de vez en cuando se nota caminar por el Gale de noche. (Desde la base al costado del cráter recorre hasta donde se encuentre el róver deambulando de día, su velocidad es mucho mayor que el de nuestro róver Curiosity).

Estas fotografías son originales de la NASA, no su ampliación- pero nos demuestra que en Marte hay alguien más que nuestro representante terráqueo…¿ Necesitan más pruebas los científicos mentirosos?

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Nave inteligente

 

“Nave con Inteligencia Artificial”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

 

ALPHA, una inteligencia artificial desarrollada por un joven investigador de la Universidad de Cincinnati (Ohio, Estados Unidos). Ha demostrado que no solo puede batir a otras inteligencias artificiales, sino también vencer a un piloto de combate profesional con décadas de experiencia. Y además puede encargarse de los controles del motor antigravedad y todo el manejo del avión de combate moderno-un caza-bombardero inusual-. La complejidad de estos verdaderos seres vivos, ya no puede ser encargada en su dirección  a la tripulación humana….lo que ya resulta imposible…..la mente artificial se hace cargo de todo. Ya son aviones que pueden volar sin piloto en forma autónoma, buscar sus blancos, decidir luchar y cuando virtualmente “desaparecer”.

En una serie de simulacros de combate aéreo, ALPHA ha eludido con éxito y ha derribado en cada ocasión al coronel retirado de la Fuerza Aérea de EE.UU. Gene ‘Geno’ Lee, que cuenta con miles de horas de vuelo y una gran experiencia en el combate contra simuladores.

Lee, uno de los mejores expertos mundiales en combate aéreo,  definido   a ALPHA como “la inteligencia artificial más agresiva, reactiva, dinámica y creíble que ha visto hasta la fecha”.

 

“Me sorprendió lo consciente y reactiva que es  ALPHA. Parecía estar al tanto de mis intenciones y reaccionar al instante a mis cambios de vuelo o mi despliegue de misiles”, ha declarado el piloto, quien ha agregado que su oponente “sabía cómo evitar” sus disparos y “cambiaba al instante entre las acciones defensivas y ofensivas, según era necesario”. El dominio del vuelo es total y parece adivinar todo.

Lee ha confesado que, después de combatir una hora contra ALPHA, se fue a casa “agotado física y mentalmente” y ha destacado que “puede ser una inteligencia artificial, pero representa un desafío real que aterroriza, además nunca se cansa o se equivoca“.

ALPHA ha sido desarrollada por Psibernetix, una empresa fundada por Nick Ernest, un investigador de la Universidad de Cincinnati, en colaboración con el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. Según los creadores, esta inteligencia artificial está específicamente diseñada para  misiones de combate aéreo de “naves avanzadas”.

El secreto de sus habilidades sobrehumanas está en su sistema de toma de decisiones de ‘Arbol Genético Difuso’ (GFT, por sus siglas en inglés), basado en algoritmos de lógica difusa.

Ernest ha explicado que este sistema aborda los problemas complejos como lo haría un ser humano y divide la tarea más grande en subtareas más pequeñas, que incluyen tácticas de alto nivel, disparos, evasión y acciones defensivas.

Al concentrarse solo en las variables más relevantes, ALPHA puede tomar decisiones complejas “alrededor de 250 veces más rápido de lo que su oponente humano puede parpadear”, según explica el portal popular Science.  Los resultados de estas simulaciones de combate aéreo han sido publicados en la revista Journal of Defense Mangement.

 

Aún no ha tenido su bautismo de fuego, como si lo tuvieron sus antecesores navíos antigravedad en medio Oriente.

 

 (º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar