Muy soliraria estrella joven

“Estrella totalmente solitaria joven”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Sola en el camino cósmico, CX330, lejos de cualquier objeto celeste conocido, una joven estrella independiente está atravesando una etapa de crecimiento tremendo, informa Ciencia-plus.

 

El objeto inusual, llamado CX330, se detectó por primera vez como una fuente de luz de rayos X en 2009 por el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA, mientras indagaba en el bulto en la zona central de la Vía Láctea. Otras observaciones indicaron que este objeto emite luz visible también. Con sólo esas pistas, los científicos no tenían ninguna idea de lo que era realmente.

 

Pero cuando Chris Britt, un investigador post-doctoral en la Universidad Tecnológica de Texas en Lubbock, y sus colegas examinaron la imagen infrarroja de la zona tomada con el telescopio WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) de la NASA pudieron describirlo: tiene una gran cantidad de polvo caliente alrededor, que debe haber sido calentado por un estallido.

 

Comparando los datos de WISE de 2010 con los del telescopio espacial Spitzer de 2007, los investigadores determinaron que CX330 es probablemente una estrella joven que estuvo sufriendo estallidos durante varios años. De hecho, en ese periodo de tres años su brillo aumentó varios cientos de veces.

 

Se hicieron multitud de observaciones a partir de una variedad de telescopios, incluyendo los terrestres SOAR Magallanes y Gemini. También utilizaron las encuestas de gran telescopio VVV y OGLE-IV para medir la intensidad de la luz emitida desde CX330. Combinando todos estos diferentes puntos de vista sobre el objeto, surgió una imagen más clara.

 

«Hemos intentado varias interpretaciones, y la único que tiene sentido es que esta joven estrella en rápido crecimiento se está formando en el medio de la nada», dijo Britt, autor principal de un estudio sobre CX330 publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

 

El comportamiento de la estrella solitaria tiene similitudes con FU Orionis, una joven estrella que registró un periodo de estallido inicial de tres meses en 1936-7. Pero CX330 es más compacta, más caliente y más masiva que los objetos conocidos como FU Orionis. Esta estrella más aislada lanza «chorros» más veloces de material que se estrellan con el gas y el polvo a su alrededor.

 

«El disco probablemente se ha calentado hasta el punto donde el gas del disco se ha ionizado, lo que lleva a un rápido aumento en la rapidez con que el material cae sobre la estrella», dijo Thomas Maccarone, coautor del estudio y profesor asociado en Texas Tech.

 

Lo más desconcertante para los astrónomos es que FU Orionis y los objetos inusuales como él – sólo hay alrededor de 10 de ellos – están ubicados en regiones de formación estelar. Las estrellas jóvenes generalmente se forman y se alimentan de sus regiones ricas en gas y polvo que rodean nubes de formación estelar. Por el contrario, la zona de formación de estrellas más cercana a CX330 está a más de mil años luz de distancia.

 

«CX330 es más intensa y está más aislada que ninguno de otros objetos explosivos similares vistos antes», dijo Joel Green, coautor del estudio e investigador en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore. «Esta podría ser la punta del iceberg de objetos que pueden estar en todas partes.»

 

¿Cómo llegó a estar CX330 tan aislada? Una idea es que puede haber nacido en una zona de formación de estrellas, pero fue expulsada a este rincón solitario de la galaxia. Pero es poco probable, dicen los astrónomos. Debido a que CX330 está en una etapa juvenil de desarrollo, es probable que tenga menos de 1 millón de años, y todavía se está nutriendo de su disco, debe haberse formado cerca de su actual ubicación.

 

CX330 puede ayudar a los científicos estudiar la forma en que las estrellas se forman en diferentes circunstancias. Un escenario es que las estrellas se forman a través de la turbulencia. En este modelo «jerárquico», una densidad crítica del gas en una nube hace que la nube colapse gravitacionalmente en una estrella. Un modelo diferente, llamado «acreción competitiva» sugiere que las estrellas comienzan como núcleos de baja masa que se disputan la masa de material que queda en la nube. CX330 se ajusta de forma más natural al primer escenario, ya que las circunstancias turbulentas en teoría permitirían la formación de una estrella solitaria.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

La estrella CX330, captada por la NASA

El fin de la Iglesia.

“Australiano dice ser Jesús”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Australia podría haberse convertido en la tierra prometida de la reencarnación de Jesús, si lo que cuenta Alan Miller, un vecino de 53 años del estado de Queensland, fuera cierto.

En 2004, según sus palabras, estos recuerdos se intensificaron aún más. “Comencé el proceso de avance hacia Dios de la misma manera que lo hice en el siglo I”, afirma Alan,  ingeniero de sistemas informáticos.“Sé que soy Jesús porque tengo recuerdos de toda esa vida“, explica.

Luego de un momento difícil en su vida matrimonial, el divorcio en 1997, vino a su memoria su vida en el siglo I y su experiencia en el mundo de los espíritus. Después de un año recordó que de hecho era Jesucristo y retomó sus enseñanzas espirituales.
El falso Jesucristo australiano nació de nuevo en marzo de 1963, en Loxton, Australia del Sur. Loxton es un pequeño pueblo de menos de 4,000 habitantes en el lado sur del río Murray. Es conocido por su museo de solución pionero, un carnaval anual de atletismo con precios de magnitud considerable, y ahora por ser el segundo lugar de nacimiento de Jesucristo.
Sus padres, sin embargo, no se dan cuenta que habían dado a luz a una deidad, que nombraron Alan.
Miller tiene dos hijos, Caleb y Tristan, del matrimonio que terminó en 1997. “Poco después, empecé a recordar los detalles de mi vida en la tierra y en el mundo espiritual durante los últimos 2000 años”, dijo.

Miller afirma que todo empezó como el mismo proceso y avance de Dios como ocurrió en el primer siglo.
En aquel entonces, Jesús recorría de un pueblo a otro para la presentación de sus enseñanzas a grandes multitudes que se reunían para escuchar la buena palabra. Mientras que ahora él se comunica por medio de su sitio web La Divina Verdad, más acorde con su profesión de Ingeniero, donde se encuentran albergadas todas sus enseñanzas acerca de los tiempos futuros como el inminente Armagedón, e incluso una sección de preguntas frecuentes.

 

 

Además, su actual esposa, Mary Suzanne Luck que lo conoció cuando apenas tenía casi treinta años mientras él impartía una charla en el salón de padres. Fue a finales de 2007, y de acuerdo con su biografía: “Yo era una viajera del mundo un tanto cínica, decepcionada con la falta de amor y la paz en el mundo, insatisfecha con la espiritualidad e incluso con Dios”. “Para decir que he sido reacia a recordar quién soy y abrazar el papel de enseñar a otros acerca de Dios y de la verdad divina es probablemente una subestimación”, admite.

 

“Cuando conocí a Jesús otra vez las realizaciones y las emociones que siguieron fueron profundas y dramáticas”, relata. Luck se convirtió en María Magdalena, y la familia estaba completa. Miller afirma que estaban “realmente casados en el primer siglo, y estaba embarazada de nuestra hija cuando morí”.

 

“Yo tenía una vida en el siglo I y era la mujer de Jesús y aprendía y enseñaba la verdad divina junto a él. Tras su muerte, yo pasé al mundo de los espíritus y tuve una vida ahí”, explica Mary, quien añade que ella regresó a la Tierra cuando nació en 1978 en Australia.

La pareja organiza seminarios para un movimiento espiritual donde transmiten “la verdad divina” y en los que prometen un contacto personal con Dios. Además, cuentan con un canal de YouTube.

No ha faltado quien los acusa de haber formado una secta que reúne a más de 20.000 personas que escuchan sus enseñanzas. Sus detractores aseguran que ha sido Alan quien convenció a Mary de su “nueva” identidad.

 “Mi familia cree que nada de esto es cierto y que, en realidad, estoy siendo manipulada por Alan”, afirma Mary.

Ante el pedido de realizar milagros para demostrar su identidad, Alan argumenta que no necesita hacerlo porque él sabe quién es. “No tengo ningún deseo de demostrar que soy Jesús, (…) sé quién soy. Hay gente que se ha dado cuenta de quién soy y otra gente que lo hará en el futuro”, sentencia.

Además, sostiene que algunas de las hazañas de Jesús relatadas en la Biblia son falsas y que por eso no las lleva a cabo hoy en día.

“Se presume que en el siglo I convertí el agua en vino, pero no lo hice”, sostiene.

Este personaje cumple algunas profecías, que dicen que en los últimos días de la Iglesia aparecerán falsos cristos. (Nota del Redactor)

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Tamaños diferentes según la edad del Universo

“Gran nave triangular grabada en línea”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Scott Waring de YouTube estaba mirando el 24 de diciembre de 2014 el Helioviewer http://helioviewer.org/ en línea y se dio cuenta de este triángulo alienígena de gran porte;  gigante, viajando por las capas superiores  de nuestro Sol

En la salida de la atmósfera solar provocó una explosión solar masiva. 

La Nave extraterrestre era ese momento del tamaño de la Luna,

Pero rápidamente se acomodará AL TAMAÑO DE NUESTRA INFLACIÓN. En un viajero del espacio-tiempo, la nave rápidamente alcanzará el tamaño habitual en nuestra actual inflación universal.  Evidentemente el universo en que efectuó el salto espacio temporal era de nuestro u otro universo aceleradamente expansivo a casi el límite Wydler II del Universo que se infla en 18 mil millones de años en el futuro, más allá del Universo hoy visible.

Este tiempo es el necesario para que una nave  madre muy grande de 3 kilómetros de largo, distorcionando el espacio tiempo logre viajar a esa distancia formidable  y que su volumen, considerando la aceleración de la velocidad de la expansión  adquiera el volumen de nuestra Luna.

Desde una distancia así viene esta nave, pero es muy posible que los viajes en el espacio-tiempo se realicen combinando varios saltos entre universos alternos, no solo para lograr los destinos, sino para ahorrar combustible y tiempo-por lo que no será fácil seguir a estas naves por el Multiverso.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

La nave no es destruida por el Sol, porque mientras no adopte el tamaño normal a nuestro estado Universal, está toda en “superposición de estado especial”:

 

 

 

 

 

Nano columnas sinápticas.

“Progresos en la forma de actuar en las sinapsis”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Vimos en otro artículo como las células, poseen unas estructuras proteicas en forma de nanotubos en sus orgánulos, donde se producen las reacciones químico-físicas de los procesos diversos.

Las sinápsis, hace muy poco, se descubrió, que las transmisiones en forma precisa se realizan por verdaderas torres proteicas, proceso que se describe:

Para visualizar las características a esta escala sub-microscópica, los investigadores recurrieron a una tecnología innovadora conocida como imágenes de una sola molécula, que puede localizar y seguir el movimiento de moléculas de proteínas individuales dentro de los límites de una sola sinapsis, incluso en las células vivas.

Los científicos así identificaron un patrón inesperado y preciso en el proceso de la neurotransmisión. Para ello, observaron las sinapsis de ratas de laboratorio, que en términos de estructura global son muy similares a las sinapsis humanas. 

Según Thomas Blanpied, profesor asociado en el Departamento de Fisiología, y líder del grupo que realizó el trabajo, existía desde hace muchos años una lista de los muchos tipos de moléculas que se encuentran en las sinapsis, pero eso no había servido para comprender cómo estas moléculas encajaban entre sí, o cómo funcionaba estructuralmente el proceso.

En el documento, Blanpied describe un aspecto inesperado de esta arquitectura que puede explicar por qué las sinapsis son tan eficientes, pero también susceptibles a la interrupción durante las enfermedades: en cada sinapsis, proteínas clave se organizan de manera muy precisa a lo largo del espacio entre las células.

“Las neuronas hacen un trabajo mejor de lo que imaginamos situando la liberación de las moléculas neurotransmisoras cerca de sus receptores”, dice Blanpied en la información   de la universidad. 

 

“Las proteínas de dos neuronas diferentes se alinean con una precisión increíble, casi formando una columna que se extiende entre las dos células.” Esta proximidad optimiza la potencia de la transmisión, y también sugiere nuevas formas en se puede modificar esta transmisión. 

La comprensión de esta arquitectura ayudará a aclarar más cómo funciona la comunicación dentro del cerebro, o, en el caso de enfermedad psiquiátrica o neurológica, la forma en que deja de funcionar. 

 

Blanpied también se centra en la actividad de las “moléculas de adhesión”, que se extienden de una célula a otra y pueden ser piezas importantes de la “nano-columna.” Sospecha que si las moléculas de adhesión no se colocan correctamente en la sinapsis, la arquitectura de la sinapsis se interrumpe, y los neurotransmisores no serán capaces de hacer su trabajo. 

 

El científico plantea la hipótesis de que al menos en algunos trastornos, el problema puede ser que a pesar de que el cerebro tiene la cantidad correcta de neurotransmisores, las sinapsis no transmiten estas moléculas de manera eficiente. 

 

El investigador dice que esta mejora de la comprensión de la arquitectura sináptica podría conducir a una mejor comprensión de enfermedades cerebrales como la depresión, la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer, y conseguir nuevas ideas para tratamientos. 

El equipo explorará: Con una sinapsis en un modelo de ratón con esquizofrenia, para saber los cambios que pudieran haber.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Salidas alternativas

Otra salida de los agujeros negros”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Uno de los grandes problemas que se plantean cuando se estudia un agujero negro es que las leyes de la física dejan de tener sentido en sus regiones más profundas. Ese lugar, en el que se concentran grandes cantidades de masa y energía, recibe el nombre de “singularidad”, y en él el espacio-tiempo se curva hasta el infinito destruyendo toda la materia.

 

O tal vez no, según se desprende del trabajo presentado por un grupo de científicos del Instituto de Física Corpuscular (IFIC). Estos físicos proponen analizar la singularidad de estos objetos como si se tratase de una imperfección en la estructura geométrica del espacio-tiempo, resolviendo así el problema del infinito en el centro del agujero negro.

 

La investigación analiza los agujeros negros utilizando teorías más allá de la relatividad general, la teoría de Einstein que describe la gravedad  y predice la existencia de estos objetos. El nuevo enfoque aplica estructuras geométricas similares a las de un cristal o una lámina de grafeno.

“Este tipo de geometrías se adapta mejor a lo que sucede en un agujero negro. Igual que los cristales tienen defectos e imperfecciones en su estructura microscópica, la zona central de un agujero negro se puede interpretar como una anomalía del espacio-tiempo, lo que requiere nuevos elementos geométricos para poder dar una descripción más precisa”, explica Olmo. “Exploramos todas las opciones posibles y nos inspiramos en hechos observados en la naturaleza”, justifica.

 

Al unir la gravedad con este tipo de geometrías, los investigadores obtienen una descripción de los agujeros negros donde el punto central se convierte en una superficie esférica de área mínima que interpretan como la existencia de un agujero de gusano -atajo a través del espacio y el tiempo- dentro del propio agujero negro.

 

“Así resolvemos el problema de la singularidad, puesto que existe una ‘puerta’ en el centro del agujero negro, el agujero de gusano, por la que espacio y tiempo pueden continuar”, afirma Olmo.

 

Los investigadores trabajan con uno de los tipos más sencillos de agujero negro, que no gira pero tiene carga eléctrica. El agujero de gusano que predicen las ecuaciones en su centro es más pequeño que un núcleo atómico, pero es mayor cuanto mayor sea la carga que almacena el agujero negro. Así, un hipotético viajero que entrase en un agujero negro de este tipo sufriría un fortísimo estiramiento al acercarse al centro que le daría un aspecto similar a un espagueti y le permitiría entrar en el agujero de gusano y escapar del agujero negro.

 

Vistas desde fuera, estas fuerzas de estiramiento y compactación parecerían infinitas, pero el propio viajero, al vivirlo en primera persona, ‘solo’ experimentaría fuerzas extremadamente intensas sin llegar a ser infinitas.

 

Es improbable que el protagonista de Interstellar pudiera sobrevivir a un viaje así, pero, según el modelo propuesto por los investigadores del IFIC, la materia no terminaría perdida dentro de la singularidad del agujero negro, sino que sería expulsada a otra región del universo por el agujero de gusano de su centro.

 

Otro problema que se resuelve con esta interpretación, según Olmo, es la necesidad de usar fuentes de energía ‘exóticas’ para generar agujeros de gusano. En la teoría de la gravedad de Einstein, estas ‘puertas’ solo aparecen en presencia de materia con propiedades inusuales –una presión o densidad de energía negativas– que nunca ha sido observada.

 

“En nuestra teoría, los agujeros de gusano aparecen a partir de materia y energía ordinarias, como puede ser un campo eléctrico”, asegura el investigador.

El interés en los agujeros de gusano para la física teórica va más allá de generar ‘túneles’ en el espacio-tiempo para conectar dos lugares del universo. También ayudarían a explicar fenómenos como el entrelazamiento cuántico o la naturaleza de las partículas elementales.

 

Gracias a esta nueva interpretación, la existencia de estos objetos podría ser un poco más de este universo y un poco menos de ciencia-ficción.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Representación de un agujero negro.

El poderoso hipnotismo.

“El Hipnotismo”

Compilado por Manlio E: Wydler (º)

Su uso terapéutico se basa en inducir un estado de relajación profunda y enseñar a las personas a tomar el control de sus síntomas. En el caso del colon irritable, se ha demostrado que la hipnosis reduce los síntomas gastrointestinales, como la sensibilidad, la fuerza de las contracciones musculares del intestino y la secreción de ácido gástrico. Pese a ser la forma más antigua de la psicoterapia occidental, se está adaptando y empieza incluso a utilizarse la hipnoterapia a través del Skype de la computadora. “De hecho, es un medio muy poderoso de cambiar la forma en que usamos nuestra mente para controlar la percepción y nuestros cuerpos”, explica David Spiegel, profesor y director asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Universidad de Stanford.

 

Sin embargo, pese a su creciente potencial clínico de la hipnosis, se sabe poco acerca de cómo funciona a un nivel fisiológico. Hay estudios dirigidos a determinar los efectos de la hipnosis sobre el dolor, la visión y otras formas de percepción, pero no al estado de la hipnosis en sí. “No hay ningún estudio en el que el objetivo sea simplemente ver lo que está pasando en el cerebro cuando está hipnotizado”, resalta Spiegel. Así que decidió solucionarlo y ahora publica sus resultados en Cerebral Cortex.

 

Lo primero fue encontrar gente susceptible de ser hipnotizada. Sólo alrededor del 10 por ciento de la población general se clasifica como “altamente hipnotizable”, mientras que otros son menos capaces de entrar en el estado de trance hipnótico. Spiegel y sus colegas examinaron 545 participantes sanos y encontraron a 36 personas que puntuaban alto en las pruebas de la hipnotizabilidad, así como 21 sujetos que puntuaron en el extremo más bajo de estas pruebas, y sirvieron como control. “Es importante contar con las personas que no son capaces de ser hipnotizado como controles”, destaca Spiegel. “De lo contrario, es posible que veamos las cosas que suceden en el cerebro de los que están siendo hipnotizado, pero no sería seguro si se asocian con la hipnosis o no.”

 

Una vez seleccionados, observaron los cerebros de los 57 participantes mediante resonancia magnética funcional, que mide la actividad cerebral mediante la detección de cambios en el flujo sanguíneo. Cada persona se sometió a un escáner en cuatro condiciones diferentes: descanso, mientras recordaba algo y durante dos sesiones de hipnosis diferentes.

Spiegel y sus colegas descubrieron tres características distintivas del cerebro en estado de hipnosis, observadas solo en el grupo altamente hipnotizable mientras estaban experimentando la hipnosis.

En primer lugar, vieron una disminución de la actividad en una zona llamada la corteza cingulada anterior dorsal, que forma parte de la red prominencia del cerebro y se emplea cuando hay que decidir si una cosa es más importante que otra. “En la hipnosis estás tan absorto que no estás preocupado por nada más”, aclara Spiegel.

 

En segundo lugar, se registró un aumento de las conexiones entre las otras dos áreas del cerebro, la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula. Se trata de una conexión que ayuda al cerebro a procesar y controlar lo que está pasando en el cuerpo.

 

Por último, el equipo de Spiegel también observó una reducción conexiones entre la corteza prefrontal dorsolateral y la red neuronal por defecto (esta red está activa cuando el cerebro está en reposo). Esta disminución de la conectividad funcional probablemente representa una desconexión entre las acciones de alguien y la conciencia de sus propias acciones, aclara Spiegel.Cuando uno está muy ocupado en algo, realmente no piensas en hacerlo, simplemente lo haces”, explica. Durante la hipnosis, este tipo de disociación entre la acción y la reflexión permite a la persona realizar actividades sugeridas por un hipnoterapeuta o por él mismo (autohipnosis) sin dedicar recursos mentales a ser consciente de la actividad.

 

En los pacientes que pueden ser hipnotizados con facilidad, las sesiones de hipnosis han demostrado ser eficaces en la disminución del dolor crónico, el dolor del parto y otros procedimientos médicos; el tratamiento de la adicción al tabaco y el trastorno de estrés post-traumático. Ayudan también a aliviar la ansiedad y las fobias. Nos hacen retroceder en el tiempo, hasta el nacimiento y más allá. Vemos vidas pasadas y los intervalos entre vidas, no solo las cosas que nos hicieron felices, sino también los contratiempos y enfermedades. Justamente muchas enfermedades siquiátricas y psico- somáticas provienen de nuestras vidas pasadas y se corrigen en las nuevas vivencias, a tal punto que el hipnotismo puede ayudar en tal forma al poner esto en la conciencia que muchos males desaparecen luego de algunas sesiones.

 

Constituyen un capítulo importante y muy útil en la Siquiatría de la curación y son fundamento  de la verdadera espiritualidad, fuera de las míticas religiones.(Nota del Redactor).

 

Estos nuevos hallazgos acerca de cómo la hipnosis afecta al cerebro podría allanar el camino para el desarrollo de tratamientos para las personas que no son naturalmente tan susceptibles a la hipnosis, como ocurre precisamente por quienes padecen ansiedad. “Estamos interesados en la idea de que se podría cambiar la capacidad de las personas para ser hipnotizadas mediante la estimulación de áreas específicas del cerebro“, resalta Spiegel.

 

Un tratamiento que combine la estimulación cerebral con la hipnosis podría mejorar los efectos analgésicos atribuidos a la hipnosis y potencialmente reemplazar a los analgésicos adictivos y con efectos secundarios, así como a los fármacos para la ansiedad. Aunque se necesita más investigación antes de que una terapia de este tipo pueda ser implementada.

 

La actividad del hipnotizador es apasionante, pero como toda actividad mental aún no tiene un “laboratorio” tradicional para experimentación…con el agregado que el desempeño en esta actividad es una característica de habilidad personal…adquirida, pero en mucho natural de ciertas personas. Con sesiones continuas, todo el mundo puede ser inducido a la hipnosis, ya que en cada una de ellas se logra penetrar “la coraza” personal y siempre se termina creando la inducción.(Nota del Redactor).

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para muchas personas la hipnosis se asocia con trucos escénicos, pero se utiliza en medicina

 

 

 

Como matar a la Ciencia.

“Para matar a la ciencia”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

La ciencia no se da en el vacío sino en un contexto biológico, económico, político y cultural. Esto es archisabido, gracias en parte a los historiadores y sociólogos de la ciencia que tratan de averiguar las circunstancias externas en que se hace lo que aquellos no entienden. Con todo, convendrá recordar rápidamente algunas características de ese contexto, porque cada científico social, con excepción del antropólogo, tiende a ver tan sólo un componente o un aspecto del sistema total que es la sociedad.

Toda sociedad, cualquiera sea su nivel de desarrollo, puede considerarse como un sistema caracterizable por su composición, medio y estructura. A su vez, este sistema puede analizarse en cuatro subsistemas principales: el biológico, el económico, el cultural y el político. El primero abarca a todos los miembros de la sociedad; el segundo, a los que producen o distribuyen bienes así como a los que prestan servicios; el tercero, a cuantos crean o difunden bienes culturales; y el cuarto, a todos los que toman decisiones de alcance social o se ocupan de que se cumplan. Cada uno de los cuatro subsistemas condiciona a los otros tres: los cuatro son interdependientes y, si unas veces predomina uno de ellos, otras prevalece algún otro.- nos dice Mario Bunge, filósofo y científico argentino en este intento para “matar a la ciencia”.

La investigación científica, aun cuando es realizada por un individuo por su cuenta, es una actividad social y más precisamente cultural: utiliza medios conceptuales y materiales elaborados por otros, y a su vez ejerce influencia, por modesta que sea, sobre la conducta social de otras personas. Y al igual que las demás actividades sociales, la investigación científica se da en condiciones biológicas, económicas, políticas y culturales. Por ejemplo, un físico teórico, por abstracto que sea el problema que le ocupa, necesita estar sano y disponer de unos ingresos que le permitan pensar en su problema; también necesita poder comunicarse con sus colegas, sea personalmente, sea por intermedio de publicaciones; y necesita libertad académica para escoger su problema y tratarlo como a él se le ocurra, así como para difundir los resultados de su trabajo (sobre todo si éstos contrarían alguna doctrina aceptada).

Estas condiciones, que nos parecen tan obvias, no se dan juntas en la mayoría de las naciones. Lo que suelen darse son condiciones para impedir la investigación o al menos retardarla. Estas condiciones desfavorables se dan espontáneamente, rara vez se crean en forma deliberada para impedir el avance de la ciencia. Es ya hora de terminar con semejante improvisación: si realmente se desea obstaculizar el avance científico, hay que tomar la cosa en serio, es decir, cultivar la ciencidiología. Manos a la obra, pues: pasemos a elaborar recetas biológicas, económicas, políticas y culturales con el objetivo de impedir el avance de la ciencia, a fin de proceder metódicamente y, en lo posible —aunque suene a paradoja—, científicamente.

Las recetas biológicas son las más eficaces, ya que muerto el perro se acabó la rabia. Conviene, pues, empezar por ellas. He aquí algunas:

  • RB1. Manténgase al pueblo en un estado de subdesarrollo biológico. Para esto basta asegurar que la gente de pueblo consuma menos de 70 g de proteínas por día. Uno de los efectos de la subalimentación es un desarrollo subnormal de la corteza cerebral y con ello una disminución acusada de las facultades mentales. En particular, se logra la apatía. En tales condiciones es difícil que surjan jóvenes con inquietudes científicas o de otras, al menos entre el pueblo.

Si, por algún descuido, apareciesen jóvenes con inquietudes científicas entre las clases superiores o medias, será preciso aplicar:

  • RB2. Elimínese a todos los intelectuales díscolos. Nunca faltará motivo para aplicar esta receta, porque los intelectuales suelen ser individualistas y díscolos. Pero es preciso proceder con moderación, ya que todo Estado moderno necesita intelectuales. No se trata de arrasar con todos ellos sino sólo con los inconformistas. Los demás, los mansos, deberán ser utilizados.

Si fallan las recetas anteriores, será menester recurrir al remedio heroico:

  • RB3. Declárese una guerra cualquiera con un pretexto cualquiera. Esta receta fue ensayada con gran éxito y repetidamente por diversas potencias europeas, que lograron producir huecos generacionales irreparables. (La indiscutible ventaja científica de EE UU se ha explicado por esta causa: mientras las demás naciones enviaban al exilio o la muerte a sus jóvenes más prometedores, los norteamericanos acogían a los exiliados y se mantenían esencialmente al margen del conflicto). Téngase en cuenta que la guerra no sólo mata a científicos y aprendices de científicos: también interrumpe investigaciones que tal vez no se retomen jamás.

Las recetas biológicas, por eficaces que sean, no son infalibles. Por ejemplo, la persecución de los intelectuales puede causar una rebelión, o bien llevarse al extremo hasta privar al Estado de funcionarios competentes. Y una guerra puede ganarse o perderse antes de haber sido segada la flor y nata de la juventud. Por estos motivos, y porque la ciencia depende también de factores extrabiológicos, es indispensable elaborar recetas para controlarlos. Ocupémonos ahora de éstas. La receta económica más eficaz salta a la vista:

  • RE1. Manténgase un régimen económico-social que exija que todo el mundo se ocupe solamente de la subsistencia. La ciencia sólo puede florecer cuando queda tiempo para pensar en problemas que no se refieren a las necesidades inmediatas; por eso no existe en las regiones o los períodos en que dichas necesidades inmediatas no son satisfechas.

Con todo, ocurre a veces, sobre todo en sociedades con una tradición de respeto por el conocimiento, que aparecen investigadores científicos. En tal caso, habrá que recurrir a la:

  • RE2. Precarícese la remuneración de los investigadores científicos. La aplicación de esta receta limitará las filas de los investigadores a los individuos de medios pecuniarios independientes y a unos pocos desgraciados que prefieren pasar hambre con tal de satisfacer su curiosidad a pasar curiosidad con tal de satisfacer su hambre. Los primeros serán vistos como extravagantes; los segundos, como tontos: ninguno de ellos será tomado como modelo. Y unos y otros serán casi siempre aficionados antes que profesionales.

Aplicada a fondo y sin vacilaciones, basta una sola prescripción política:

  • RP. Restrínjanse drásticamente las libertades públicas, comenzando por las libertades de investigación, de información, de crítica y de enseñanza. Sin libertad de investigación no hay investigación original sostenida; a lo sumo hay investigación rutinaria, que aplica resultados de investigaciones originales hechas en otros lugares u otros tiempos pero rara vez inaugura rumbos. Sin libertad de información (que incluya la posibilidad de entablar y mantener contactos personales con colegas nacionales y extranjeros), no puede haber información al día, en particular información referente a nuevos enfoques, nuevos problemas y nuevos métodos. Sin libertad de crítica languidece la innovación, que con frecuencia se opone a ideas o métodos establecidos, y florece el dogmatismo. Y sin libertad de enseñanza se les evita a los jóvenes enfrentarse a problemas cuyo tratamiento puede llevar a cuestionar los dogmas establecidos.

Pero, puesto que aun en las sociedades más cerradas aparecen de cuando en cuando cerebros inquisitivos e imprudentes, la regla RP será ineficaz a menos que sea complementada con reglas de política cultural bien específicas. Veamos algunas de ellas.

Puesto que la ciencia no es sino un componente de la cultura, toda política científica debe ser una parte de una política cultural general. A fin de impedir el avance de la ciencia es indispensable, aunque no suficiente, adoptar las recetas que siguen:

  • RC1. Manténgase o créese una atmósfera ideológica anticientífica. Foméntese la superstición, adóptese una ideología que lo explique todo y celébrese la adhesión fanática a dicha ideología. Si la religión tradicional ya no paraliza los cerebros, combátasela en nombre de una nueva ideología intolerante y propíciense las ciencias ocultas, las seudociencias y las prácticas mágicas. Ensálcense lo misterioso y lo mágico y denígrense la razón y la experiencia controlada. Combátase la tolerancia con el pluralismo y protéjase el monolitismo. Subráyense los límites de la ciencia en oposición al poder ilimitado de la fe ciega.

Es obvio que no basta con proteger el irracionalismo y el inmovilismo, también es preciso combatir activamente sus opuestos. Por esto se recomienda poner en práctica al mismo tiempo la:

  • RC2. Sométanse las ideas, todas ellas, a un control estricto. La novedad puede explotar donde menos se la espera: en astronomía o en química, en biología o en sociología, e incluso en filosofía. Para evitar que se desarrolle es preciso atraparla en sus comienzos antes de que se difunda. Y para esto es indispensable que se ejerza una vigilancia estricta y permanente. Es aconsejable que con ese fin se cree un cuerpo profesional especializado, la Dirección Nacional de Vigilancia Intelectual, como parte del Consejo Nacional de Seguridad. El director debería gozar de categoría de ministro y disponer de recursos humanos y financieros similares a los que, en sociedades abiertas, manejan los directores de cultura. Pero es un error, cometido muchas veces, encargar la vigilancia intelectual a las fuerzas de represión, sean policiales o armadas. Solamente un intelectual es capaz de discernir la novedad intelectual. Por esto, el director de vigilancia intelectual no debería ser un comisario de policía o un coronel, ni siquiera un general, sino un intelectual, si es posible de prestigio, aunque, por supuesto, manso y enemigo de novedades. Un filósofo o un científico puede servir para este cargo, a condición de que no sea creador.

Una persona optimista, es decir, ingenua y sin experiencia, creerá que la aplicación concienzuda de las reglas expuestas más arriba garantizará que no se desarrolle la ciencia sino como sirvienta de la técnica. Nada más errado. El hombre, como la rata, es perverso y astuto, y se escapará por el menor resquicio que se le deje. Para evitar semejantes fugas es necesario elaborar un reglamento que regule hasta el menor detalle las actividades permitidas a los científicos. Pasemos a bosquejar dicho reglamento.

La primera regla de toda política anticientífica eficaz será ésta:

  • RPC1. Tolérese alguna investigación aplicada, jamás la básica. La ciencia es, por definición, investigación de problemas cognoscitivos por medios controlables y con el fin de encontrar leyes. Lo demás es ciencia aplicada o tecnología, pero no ciencia propiamente dicha (o básica o pura). Para impedir el desarrollo de la ciencia, basta con privar de recursos a quienes pretenden hacer investigaciones básicas, sea experimentales, sea teóricas: se les dirá que eso que quieren hacer es “irrelevante” para los intereses nacionales (que son, por ejemplo, la producción de goma de mascar y de presos políticos). Se les dirá qué deben hacer en cambio.

Para llevar a cabo esta política habrá que evitar que la Dirección de Ciencia y Tecnología caiga en manos de personas con alguna experiencia científica: confíese el cargo a un gestor público, abogado, político o, a lo sumo, ingeniero o médico.

  • RPC2. Oblíguese a los investigadores a convertirse en administradores. Si un investigador se ve obligado a llenar una planilla por cada peso (o real o bolívar o quetzal) que recibe en apoyo de sus investigaciones, pronto dejará de investigar. Obligado a llevar cuentas complicadas y detalladas, y a redactar propuestas e informes voluminosos y frecuentes, no le quedará tiempo ni energía para pensar en problemas científicos. Desgraciadamente, este método es costoso y no alcanza a impedir el nacimiento de la ciencia: sólo sirve para acabar con ella. Por este motivo, sólo los países desarrollados pueden darse el lujo de poner en práctica la RPC2. Los demás deberán contentarse con obligar a llenar planillas sin suministrar recursos a cambio.
  • RPC3. Prémiese a los investigadores mediocres y castíguese a los originales. Es bueno que el público sepa que quienes buscan la verdad, a diferencia de quienes ya la poseen, no deben esperar recompensas externas: que los premios, sillones académicos y demás distinciones se reservarán a los incapaces de descubrir o inventar. Los innovadores, en cambio, serán ignorados o castigados. Si, pese a todas las precauciones tomadas, algunos han logrado alguna notoriedad, se les aplicará la RB2 o se los comprará con cargos burocráticos o decorativos desde los cuales no podrán hacer daño alguno.
  • RPC4. Destínese todo el presupuesto de investigación a adquirir edificios y aparatos y a mantener una burocracia obstructora, de modo que no quede para pagar sueldos decorosos a los investigadores, técnicos de laboratorio, bibliotecarios y demás personal productivo.
  • RPC5. Móntense laboratorios sin dotarlos de la infraestructura necesariatalleres mecánicos, de vidrio, eléctricos, electrónicos, etc. Adquiérase todo el instrumental en el exterior, si es posible por catálogo y sin consultar con los usuarios, a fin de formar un museo de instrumentos ociosos o, mejor, descompuestos.

Hemos sugerido e intentado justificar los principios fundamentales de la ciencidiología. Estos principios se resumen en reglas prácticas de fácil comprensión: la ciencidiología es una disciplina sencilla al alcance de cualquier subdesarrollado, hasta el punto que muchos gobernantes la han practicado sin saberlo.

¿Cuál de los principios de la ciencidiología deberá escoger el celoso guardián del subdesarrollo? Estimo que solamente una combinación de todos ellos podrá garantizar el éxito ya que, siendo la sociedad un sistema complejo, no puede lograrse un cambio profundo y permanente en uno de sus subsistemas sin alterar también los demás.

Pero la combinación deberá ser juiciosa: no se trata de aplicar los principios de manera mecánica ni, en particular, simultáneamente. Por ejemplo, si se elimina a todos los intelectuales, como ya lo intentó más de una “revolución cultural”, no quedan candidatos para constituir el mandarinato que requiere la buena administración de toda gran empresa y del Estado. Y si se fomenta la investigación aplicada sin reforzar la vigilancia intelectual (RC2), se corre el peligro de que los investigadores pasen al campo básico so pretexto de poder hacer mejor ciencia aplicada.

Puede verse, pues, que aunque los principios de la ciencidiología son sencillos, su aplicación puede ser complicada. Por eso es aconsejable redactar un Código del Investigador que reglamente minuciosamente todas las actividades lícitas del investigador (aplicado). Al mismo tiempo, habrá que incorporar al Código Penal un capítulo íntegro dedicado a definir y sancionar toda investigación básica, posible fuente de subversión y componente necesario del desarrollo global de toda sociedad moderna.

Para terminar, permítaseme una aclaración. Lo que antecede no es una parodia sino un estudio serio, aunque tan sólo preliminar, de un problema serio, a saber: el subdesarrollo científico. Las reglas que he propuesto para asegurar dicho subdesarrollo no son antojadizas: todas ellas han sido ensayadas con éxito por algún gobierno en alguna época, y varias de ellas son puestas en práctica por numerosos gobiernos en nuestros días. Sería, pues, absurdo descartarlas como mera diversión de un bromista. La cosa no es ridícula sino trágica. La ciencidiología no hace más que registrar y codificar las reglas que rigen la conducta de quienes impiden el desarrollo científico. Tan es así que, si se persigue la finalidad contraria, es decir, estimular el desarrollo científico, bastará con invertir los principios de la ciencidiología. Así se obtendrá la epistegenética. Pero, ¡ojo con la Dirección de Vigilancia Intelectual, siempre alerta!

En la Argentina, todos los Gobiernos de corte peronista, han aplicado estos métodos al pie de la letra por más de 68 años con breves paréntesis y así nos ha ido!

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Un genio; Mario Bunge:

 

 

 

De acuerdo con esta poderosa solución:

“Destrucción de asteroides por explosiones nucleares”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Me parece que esta es una propuesta realista y muy efectiva:

La propuesta de un grupo de investigadores del Departamento de Mecánica Celeste y Astrometría NII PMM de las universidades rusas de Tomsk y San Petesburgo, junto a los institutos de Investigación Keldish y Sirius, consiste en acercar al cuerpo del asteroide una explosión nuclear muy bien calculada, de tal forma que evite que los fragmentos de la roca espacial, tras la explosión, caigan a su vez sobre nuestro planeta causando graves daños. Para probar su idea, los investigadores simularon en el superordenador SKIF Cyberia una explosión nuclear en un asteroide de 200 metros de diámetro. Y ninguno de los fragmentos resultantes cayó sobre la Tierra.

 

«Resulta razonable usar la fórmula que proponemos para eliminar esta clase de amenaza espacial -afirma Tatiana Galushina, de la Universidad de Tomsk- en el caso de que sea imposible eliminar más suavemente un objeto que esté en ruta de colisión, o uno que esté constantemente volviendo a la Tierra».

 

Ya se había propuesto anteriormente, como medida preventiva, la eliminación de asteroides que estuvieran en ruta de colisión directa con nuestro planeta, pero hacerlo podría llevar a consecuencias catastróficas, ya que muchos de los fragmentos seguirían la misma trayectoria y terminarían igualmente cayendo sobre nuestras cabezas, multiplicando el daño y, además, con una carga extra y letal de radiación, consecuencia de la explosión nuclear.

 

Pero  los científicos han logrado evitar ese problema. ¿Cómo? Destruyendo el asteroide antes de que su trayectoria le lleve directamente contra nosotros. Se sabe que la mayoría de objetos peligrosos para nuestro mundo pasan cerca de la Tierra varias veces antes de que se produzca la colisión. Por lo tanto, existe la posibilidad de destruir el asteroide justo en el momento en que se encuentre más lejos de nosotros. Algo que sería mucho más seguro y efectivo que hacerlo cuando el impacto es inminente.

Para la simulación de un objetivo potencial, los investigadores eligieron un cuerpo celeste de 200 metros de diámetro, parecido al famoso asteroide Apophis, que en el año 2029 pasará a solo 38.000 kilómetros de la Tierra. Los cálculos mostraron que la destrucción del objeto deberá abordarse dirigiendo contra él un arma nuclear de un megatón. Tras la explosión, si se lleva a cabo en el momento preciso, parte del asteroide se volatilizará en forma de gas y líquido, mientras que el resto se partirá en múltiples fragmentos de menos de diez metros. Esa es la máxima seguridad que el sistema puede proporcionarnos.

 

«Dado que el cohete cazará al asteroide por detrás -afirma Tatiana Galushina- prácticamente todos los fragmentos que queden tras su destrucción volarán lejos de nosotros». En este caso, la órbita de los fragmentos será significativamente diferente de la del asteroide original, así que durante los diez primeros años tras la explosión es posible que un pequeño número de estos fragmentos caiga sobre la Tierra. Durante ese tiempo, su radiactividad se habrá reducido considerablemente, y apenas unos años después ya no supondrá ningún peligro.

Por supuesto, las explosiones nucleares en el espacio están prohibidas por varios tratados internacionales, pero en el caso de una amenaza real para la humanidad no sería complicado hacer una excepción a esta regla. Especialistas de áreas muy diferentes, expertos en mecánica celeste y balística han colaborado en este proyecto. Y los científicos aseguran que los cálculos teóricos que han llevado a cabo son solo la primera parte del trabajo. Lo siguiente, por supuesto, será hacer una prueba real…con Apophis.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Anomalía muy rara sobre Marte:

“Parece un fuselaje y cabina de un avión de los años ‘40 del siglo XX en la Tierra.”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Como puede estar-en la parte del medio de la foto, abajo- esas partes de un avión, de casi sesenta años para nosotros sobre Marte, salvo que en Marte vivieran nuestra evolución general, miles de años antes.

(º) Ingeniero Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Antobiótico de origen humano

“Antibiótico de origen humano”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Se ha descubierto un nuevo antibiótico que se forma en nuestro cuerpo. Lo produce una bacteria que vive en la nariz humana, y en ratones y ratas se ha observado que mata al Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), un patógeno potencialmente mortal.

La bacteria Staphylococcus aureus reside en las nariz de 1 de cada 3 personas sin causarles problemas, mientras que MRSA (una cepa  de S. aureus que es resistente a numerosos antibióticos) se encuentra en 2 de cada 100. En un pequeño porcentaje de los casos, la bacteria escapa al torrente sanguíneo y causa una infección potencialmente mortal.

La nueva herramienta en la lucha contra el SARM podría ser una molécula llamada lugdunina producida por la bacteriaStaphylococcus lugdunensis, según un estudio recién publicado en Nature por Andreas Peschel y sus colaboradores, de la Universidad de Tubinga.

Los autores descubrieron que, en una muestra de 187 pacientes hospitalarios, los que albergaban de forma natural la bacteria S. lugdunensis en la nariz tenían una probabilidad seis veces inferior de presentar S. aureus, en comparación con los que carecían de ella. Ello indica que S. lugdunensis tiene la capacidad de combatir el crecimiento de bacterias problemáticas. Lo cual significa que el antibiótico producido por la bacteria podría desarrollarse para ser utilizado como tratamiento preventivo (en forma de aerosol nasal, por ejemplo) para evitar que S. aureus crezca en la nariz de las personas. Aproximadamente el 9 por ciento de la población presenta de manera natural S. lugdunensis.

La inmensa mayoría de los antibióticos son pequeñas moléculas que atacan a las enzimas bacterianas, las proteínas dirigen las reacciones químicas en el interior de la célula. Los investigadores hallaron que la lugdunina es una molécula inusual debido a su gran tamaño y a un modo de acción poco entendido que afecta a la membrana plasmática. Ese funcionamiento peculiar podría ser la razón por la que las cepas de S. aureus no desarrollaron resistencia a los antibióticos en el laboratorio a lo largo de 30 días. «No observamos ningún mutante espontáneo», comenta Peschel.

John Powers, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad George Washington, tiene la esperanza de que la lugdunina podría convertirse en un antiobiótico útil para los humanos. Pero le gustaría ver cómo funciona en los humanos, ya que los ensayos de laboratorio realizados por el grupo de Peschel no pueden predecir si las personas van a desarrollar también resistencia a los antibióticos.

El microbioma humano ha producido hasta ahora solo unos pocos antibióticos, como la lactocilina, que procede de una bacteria vaginal. Las bacterias del suelo son la fuente más habitual de nuevos antibióticos.

Cuando el grupo de Peschel se tropezó con la lugdunina, no estaba buscando un nuevo antibiótico. Estaba estudiando S. aureus en su entorno natural, la nariz humana. «Si se quiere mantener a las bacterias bajo control, es necesario conocer su estilo de vida», apunta. «Y para conocerlo, nos fijamos también en sus competidores.» Seleccionaron así 90 bacterias de la nariz humana, y hallaron que solo S. lugdunensis destruía la cepa MRSA.

Cuando los autores infectaron la piel de ratones con S. aureus, la pomada de lugdunina eliminó la infección tanto en la superficie como las capas más profundas de la piel. S. lugdunensis redujo también la cantidad de S. aureus cuando se aplicó en la nariz de ratas algodoneras (Sigmodon hispidus).

Además de la bacteria SARM, la lugdunina destruyó también S. aureus resistente a los antibióticos glucopéptidos y a las especies de Enterococcus resistentes a la vancomicina.

Es la primera vez que los investigadores han logrado establecer una conexión entre la producción de un antibiótico en una bacteria y la eliminación de un competidor en la comunidad del microbioma, explica Kim Lewis, microbiólogo de la Universidad Northeastern, en Boston.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

S. aureus,- marrón-.