Aerosol marino.

“El aerosol marino”
Compilado por Manlio E. Wydler (°)
A medida que el agua de los océanos circula por estos, las olas y salpicaduras resultantes forman diminutas burbujas. Estas burbujas explotan y liberan un vapor, llamado aerosol marino, en el aire. Este aerosol esparce la luz solar y está implicado en la formación de nubes y en último término en el clima. El equipo de Vicki H. Grassian, de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, analizó el aerosol marino y ha encontrado que las propiedades de las burbujas a la hora de modificar la atmósfera están influidas por la presencia de fitoplancton (plantas oceánicas microscópicas) y bacterias en el agua.

Las moléculas segregadas por el plancton y las bacterias pueden llegar a incorporarse a las burbujas, las cuales acaban liberando estos compuestos en el aire. Las moléculas también se mezclan con las sales y otras sustancias dentro de las partículas, es decir, que pueden transportar menos agua desde el océano, una propiedad llamada higroscopicidad. Esto, a su vez, afecta a la forma en que el aerosol interactúa con los rayos de sol e influye en la formación de nubes.

Para conocer en toda su extensión el papel de la polución producida por las actividades humanas y otras influencias sobre el cambio climático, primero hay que conocer bien los procesos naturales que ya están influyendo en ello. La nueva investigación aporta nuevos datos sobre los cambios naturales en la química del aerosol marino, la clase de aerosol más abundante en la atmósfera.

Con el aumento del nivel oceánico, por marcado deshielo en el hemisferio norte, la superficie acuosa a aumentado y este aerosol también, que solo o con mayor actividad solar, producen más lluvias e inundaciones y ayudan a bajar las temperaturas, haciendo de termostato. (Nota del Redactor)

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Deja un comentario