Biotecnología contra el dengue

 

“Biotecnología contra el Dengue”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

Desde Juazeiro, en el estado de Bahía, Brasil, llega una nueva aplicación de la Biotecnología que ayudará a la erradicación de una enfermedad tan temida como persistente y peligrosa: El Dengue

 La Iniciativatrata de soltar machos modificados genéticamente para tener crías no viables mediante biotecnología. Este es uno de los primeros casos en el que las autoridades sanitarias han asumido el reto de reducir la incidencia la enfermedad liberando insectos transgénicos. La primera biofábrica de Moscamed, la entidad que crea este de Aedes aegypti  modificado, fue inaugurada el pasado 7 de julio. No solo eso, sino que los investigadores de Moscamed han estado soltando cada semana miles de insectos con el objetivo de frenar el avance de una de las epidemias que más preocupan anualmente al Gobierno Brasileño. El primer ensayo con este mosquito se desarrolló en un barrio de Juazeiro donde el dengue golpea fuerte y, según los científicos de Moscamed, se ha conseguido reducir la población de mosquitos en un 85 por ciento.

El dengue usa al insecto, que es muy resistente, como vector de propagación y al ser humano como reservorio. La adaptabilidad de los insectos ha hecho fracasar todos los intentos de controlarlos. Ni los insecticidas ni las mosquiteras o la desecación de zonas húmedas ha conseguido reducirlos por lo que esta medida puede resultar una forma eficaz y original de erradicar la enfermedad. La idea de crear mosquitos estériles para combatir plagas no es nueva, pero sí los resultados obtenidos. Estos mosquitos son animales capaces de aparearse normalmente, pero que, tras el apareamiento, muestran una incapacidad para producir una generación viable de animales. Anteriormente, para conseguir la esterilidad, se irradiaba a los animales. Pero con ello se los debilitaba, y las hembras los rechazaban porque prefieren machos vigorosos para procrear

La obtención de esta modificación no es del todo explicada por la compañía británica Oxitec, la creadora original del proceso, aunque se sabe que implica la administración de Tetraciclina a los animales. Moscamed, por su parte declara: “Percibimos que los mosquitos transgénicos se comportan igual que los que no han sido genéticamente modificados. Viven unos 20 días y no salen de un radio de vuelo máximo de 80 o100 metros”,  según palabras de Danilo Carvalho, gerente del proyecto, con lo que intenta tranquilizar a los retrógrados ecologistas.

Oxitec y su precursora ya fue en su momento objetivo de críticas por parte de los ecologistas por la suelta indiscriminada y en secreto de este mosquito estéril, lo que no ha hecho recular al gobierno de Brasil en el uso de la fuerza para erradicar el Dengue y otras enfermedades pese que ya ha sido usado con éxito en  comunidades de Malasia y las islas Caimán, donde no se observaron los efectos a largo plazo de un acervo transgénico para la  biodiversidad.

Un hermano vive en Brasil, en Buzios, y contrajo esta enfermedad, de suerte que si vuelve a ser picado por mosquitos de cepas diferentes, puede correr peligro su vida. Personalmente, no tendría ningún reparo de exterminar a estos mosquitos y no haría tontas preguntas: sin mosquitos no hay dengue y lo demás son cuentos.

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Aedes aegypti durante una picadura en humanos.

Deja un comentario