Buenos Aires, Museo a cielo cerrado.

“Buenos Aires, Museo a cielo cerrado”

 

Por Manlio E. Wydler (*)

 

 

En  1913, se inaugura enla Ciudadde Buenos Aires, Argentina, uno de los primeros subtes del mundo, el primero del Hemisferio Sud y por supuesto, el segundo después del norteamericano.

 

Recuerdo que mi finado padre nos refería que ir sentados en el primer asiento y recorrer el viaje por los túneles ida y vuelta era un paseo preferido al que  su padre los llevaba a sus hermanos y a él en aquellos primeros años.

 

Las líneas se extendieron por muchos barrios, después de la “A”.Ya realizadas con métodos de tunelización diferentes, e incluso algunas pasan debajo de los arroyos y canales entubados dela Ciudad.Lalínea A se realizó en trinchera, a pico y pala y luego se techó, por encima pasala Avenidade Mayo y luegola AvenidaRivadavia.Hoy llega casi hasta el barrio de Villa Luro.

 

Hasta hace poco, cuando un nuevo presidente asumía, éste y el vice iban del Congreso ala Casade Gobierno en un automóvil de ceremonias, mientras que los futuros ministros, partían de la estación Congreso a la estación Plaza Mayo, montados en uno de estos vagones antiguos, adornados para la ocasión. El viaje era exclusivo para ellos.

 

Por motivos sindicales pienso que se deben manejar en forma androide, para evitar los problemas gremiales que enla Argentinase usan como arma política e inmovilizan a este importantísimo medio de transporte a cada rato..

 

Hoy los convoyes de la Línea“A”, se irán reemplazando por nuevos vagones, pero muchos en Argentina, deseamos que estos viejos convoyes se preserven en diferentes museos. Son los vagones más antiguos funcionando regularmente en el mundo. Lo hacen desde casi 110 años, muestran como antes se fabricaban las cosas: Para durar.

 

La parte superior es de madera y metal, por lo que pese a estar tan bien construidos, las maderas pueden  representar un problema si hubiese un incendio, por lo que los nuevos serán totalmente carrozados en metal.

 

 

(*) Ingeniero, Presidente dela FundaciónArgentinapara los Espacios Verdes, Vecino Solidario 2001.

 

 

Interior de los viejos vagones de 1913.

 

Deja un comentario