Después de la muerte.

“Elizabeth Kübler-Ross: Otra connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá”
Compilado por Manlio E. Wydler (°)
Esta médica y psiquiatra suiza recabó centenares de testimonios de experiencias extracorporales, lo que la llevó a concluir que “la muerte no era un fin, sino un radiante comienzo”. Como lo hicieron antes los Doctores Weiss, Newton, etc., con la Siquiatría de la reencarnación.
La doctora suiza Elizabeth Kübler-Ross se convirtió en el siglo XX en una experta mundial en el tétrico campo de la muerte, al implementar modernos cuidados paliativos con personas moribundas para que éstas afrontaran el fin de su vida con serenidad y hasta con alegría (en su libro “On death and dying”, de 1969, que versa sobre la muerte y el acto de morir, describe las diferentes fases del enfermo según se aproxima su muerte, esto es, la negación, ira, negociación, depresión y aceptación). Sin embargo, esta médica, psiquiatra y escritora nacida en Zurich en 1926 también se transformó en una pionera en el campo de la investigación de las experiencias cercanas a la muerte, lo que le permitió concluir algo que espantó a muchos de sus colegas: sí existe vida después de la muerte.
La férrea formación científica de esta doctora, que se graduó en psiquiatría en Estados Unidos, recibiendo posteriormente 23 doctorados honoríficos, se pondría a prueba luego de que a lo largo de su prolongada práctica profesional los enfermos moribundos a los que trataba le relataran una serie de increíbles experiencias paranormales, lo que la motivó a indagar si existía el Más Allá o la vida después de la muerte. Así, se dedicó a estudiar miles de casos, a través del mundo entero, de personas de distinta edad (la más joven tenía dos años, y la mayor, 97 años), raza y religión, que habían sido declaradas clínicamente muertas y que fueron llamadas de nuevo a la vida.
“El primer caso que me asombró fue el de una paciente de apellido Schwartz, que estuvo clínicamente muerta mientras se encontraba internada en un hospital. Ella se vio deslizarse lenta y tranquilamente fuera de su cuerpo físico y pronto flotó a una cierta distancia por encima de su cama. Nos contaba, con humor, cómo desde allí miraba su cuerpo extendido, que le parecía pálido y feo. Se encontraba extrañada y sorprendida, pero no asustada ni espantada. Nos contó cómo vio llegar al equipo de reanimación y nos explicó con detalle quién llegó primero y quién último. No sólo escuchó claramente cada palabra de la conversación, sino que pudo leer igualmente los pensamientos de cada uno. Tenía ganas de interpelarlos para decirles que no se dieran prisa puesto que se encontraba bien, pero pronto comprendió que los demás no la oían. La señora Schwartz decidió entonces detener sus esfuerzos y perdió su conciencia. Fue declarada muerta cuarenta y cinco minutos después de empezar la reanimación, y dio signos de vida después, viviendo todavía un año y medio más. Su relato no fue el único. Mucha gente abandona su cuerpo en el transcurso de una reanimación o una intervención quirúrgica y observa, efectivamente, dicha intervención”.
La doctora Kübler-Ross añade que “otro caso bastante dramático fue el de un hombre que perdió a sus suegros, a su mujer y a sus ocho hijos, que murieron carbonizados luego que la furgoneta en la que viajaban chocara con un camión cargado con carburante. Cuando el hombre se enteró del accidente permaneció semanas en estado de shock, no se volvió a presentar al trabajo, no era capaz de hablar con nadie, intentó buscar refugio en el alcohol y las drogas, y terminó tirado en la cuneta, en el sentido literal de la palabra. Su último recuerdo que tenía de esa vida que llevó durante dos años fue que estaba acostado, borracho y drogado, sobre un camino bastante sucio que bordeaba un bosque. Sólo tenía un pensamiento: no vivir más y reunirse de nuevo con su familia. Entonces, cuando se encontraba tirado en ese camino, fue atropellado por un vehículo que no alcanzó a verlo. En ese preciso momento se encontró él mismo a algunos metros por encima del lugar del accidente, mirando su cuerpo gravemente herido que yacía en la carretera. Entonces apareció su familia ante él, radiante de luminosidad y de amor. Una feliz sonrisa sobre cada rostro. Se comunicaron con él sin hablar, sólo por transmisión del pensamiento, y le hicieron saber la alegría y la felicidad que el reencuentro les proporcionaba. El hombre no fue capaz de darnos a conocer el tiempo que duró esa comunicación, pero nos dijo que quedó tan violentamente turbado frente a la salud, la belleza, el resplandor que ofrecían sus seres queridos, lo mismo que la aceptación de su actual vida y su amor incondicional, que juró no tocarlos ni seguirlos, sino volver a su cuerpo terrestre para comunicar al mundo lo que acababa de vivir, y de ese modo reparar sus vanas tentativas de suicidio. Enseguida se volvió a encontrar en el lugar del accidente y observó a distancia cómo el chofer estiraba su cuerpo en el interior del vehículo. Llegó la ambulancia y vio cómo lo transportaban a la sala de urgencias de un hospital. Cuando despertó y se recuperó, se juró a sí mismo no morirse mientras no hubiese tenido ocasión de compartir la experiencia de una vida después de la muerte con la mayor cantidad de gente posible”.
La doctora Kübler-Ross añadió “que investigamos casos de pacientes que estuvieron clínicamente muertos durante algunos minutos y pudieron explicarnos con precisión cómo los sacaron el cuerpo del coche accidentado con dos o tres sopletes. O de personas que incluso nos detallaron el número de la matrícula del coche que los atropelló y continuó su ruta sin detenerse. Una de mis enfermas que sufría esclerosis y que sólo podía desplazarse utilizando una silla de ruedas, lo primero que me dijo al volver de una experiencia en el umbral de la muerte fue: «Doctora Ross, ¡Yo podía bailar de nuevo!», o niñas que a consecuencia de una quimioterapia perdieron el pelo y me dijeron después de una experiencia semejante: «Tenía de nuevo mis rizos». Parecían que se volvían perfectos. Muchos de mis escépticos colegas me decían: «Se trata sólo de una proyección del deseo o de una fantasía provocada por la falta de oxígeno.» Les respondí que algunos pacientes que sufrían de ceguera total nos contaron con detalle no sólo el aspecto de la habitación en la que se encontraban en aquel momento, sino que también fueron capaces de decirnos quién entró primero en la habitación para reanimarlos, además de describirnos con precisión el aspecto y la ropa de todos los que estaban presentes”.
La doctora Kübler-Ross aseguró que después de investigar estos casos concluyó que la muerte no existía en realidad, pues ésta sería no más que el abandono del cuerpo físico, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. ”Ninguno de mis enfermos que vivió una experiencia del umbral de la muerte tuvo a continuación miedo a morir. Ni uno sólo de ellos, ni siquiera los niños. Tuvimos el caso de una niña de doce años que también estuvo clínicamente muerta. Independientemente del esplendor magnífico y de la luminosidad extraordinaria que fueron sido descritos por la mayoría de los sobrevivientes, lo que este caso tiene de particular es que su hermano estaba a su lado y la había abrazado con amor y ternura. Después de haber contado todo esto a su padre, ella le dijo: «Lo único que no comprendo de todo esto es que en realidad yo no tengo un hermano.» Su padre se puso a llorar y le contó que, en efecto, ella había tenido un hermano del que nadie le había hablado hasta ahora, que había muerto tres meses antes de su nacimiento”.
La doctora agregó que “en varios casos de colisiones frontales, donde algunos de los miembros de la familia morían en el acto y otros eran llevados a diferentes hospitales, me tocó ocuparme particularmente de los niños y sentarme a la cabecera de los que estaban en estado crítico. Yo sabía con certeza que estos moribundos no conocían ni cuántos ni quiénes de la familia ya habían muerto a consecuencia del accidente. En ese momento yo les preguntaba si estaban dispuestos y si eran capaces de compartir conmigo sus experiencias. Uno de esos niños moribundos me dijo una vez: «Todo va bien. Mi madre y Pedro me están esperando ya.» Yo ya sabía que su madre había muerto en el lugar del accidente, pero ignoraba que Pedro, su hermano, acababa de fallecer 10 minutos antes”.
La doctora Kübler-Ross explicó que después que abandonar el cuerpo físico y de reencontrarse con aquellos seres queridos que partieron y que uno amó, se pasa por una fase de transición totalmente marcada por factores culturales terrestres, donde aparece un pasaje, un túnel, un pórtico o la travesía de un puente. Allí, una luz brilla al final. “Y esa luz era más blanca, de una claridad absoluta, a medida que los pacientes se aproximaban a ella. Y ellos se sentían llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que uno se pudiera imaginar. No hay palabras para describirlo. Cuando alguien tiene una experiencia del umbral de la muerte, puede mirar esta luz sólo muy brevemente. De cualquier manera, cuando se ha visto la luz, ya no se quiere volver. Frente a esta luz, ellos se daban cuenta por primera vez de lo que hubieran podido ser. Vivían la comprensión sin juicio, un amor incondicional, indescriptible. Y en esta presencia, que muchos llaman Cristo o Dios, Amor o Luz, se daban cuenta de que toda vuestra vida aquí abajo no es más que una. Y allí se alcanzaba el conocimiento. Conocían exactamente cada pensamiento que tuvieron en cada momento de su vida, conocieron cada acto que hicieron y cada palabra que pronunciaron. En el momento en que contemplaron una vez más toda su vida, interpretaron todas las consecuencias que resultaron de cada uno de sus pensamientos, de sus palabras y de cada uno de sus actos. Muchos se dieron cuenta de que Dios era el amor incondicional. Después de esa «revisión» de sus vidas ya no lo culpaban a Él como responsable de sus destinos. Se dieron cuenta de que ellos mismos eran sus peores enemigos, y se reprocharon el haber dejado pasar tantas ocasiones para crecer. Sabían ahora que cuando su casa ardió, que cuando su hijo falleció, cuando su marido fue herido o cuando sufrieron un ataque de apoplejía, todos estos golpes de la suerte representaron posibilidades para enriquecerse, para crecer”.
La especialista, en este punto, hizo una recomendación a todos aquellos que sufren el trance de tener cerca a algún ser querido a punto de morir. “Deben saber que si se acercan al lecho de su padre o madre moribundos, aunque estén ya en coma profundo, ellos oyen todo lo que les dicen, y en ningún caso es tarde para expresar «lo siento», «te amo» o alguna otra cosa que quieran decirles. Nunca es demasiado tarde para pronunciar estas palabras, aunque sea después de la muerte, ya que las personas fallecidas siguen oyendo. Incluso en ese mismo momento se pueden arreglar «asuntos pendientes», aunque éstos se remonten a diez o veinte años atrás. Se pueden liberar de su culpabilidad para poder volver a vivir ellos mismos”.
La doctora Elizabeth Kübler-Ross, intrigada por todos estos asombrosos relatos, decidió una vez comprobar por sí misma su veracidad. Y, luego de ser inducida a una muerte artificial en un laboratorio médico de Virginia, experimentó dos veces estar fuera de su cuerpo. “Cuando volví a la conciencia tenía la frase «Shanti Nilaya», que por cierto no sabía qué significaba, dándome vueltas en mi cabeza. La noche siguiente la pasé sola, en una pensión aislada en medio del bosque de Blue Ridge Mountains. Allí, luego de sufrir inexplicables dolores físicos, fue gratificada con una experiencia de renacimiento que no podría ser descrita con nuestro lenguaje. Al principio hubo una oscilación o pulsación muy rápida a nivel del vientre que se extendió por todo mi cuerpo. Esta vibración se extendió a todo lo que yo miraba: el techo, la pared, el suelo, los muebles, la cama, la ventana y hasta el cielo que veía a través de ella. Los árboles también fueron alcanzados por esta vibración y finalmente el planeta Tierra. Efectivamente, tenía la impresión de que la tierra entera vibraba en cada molécula. Después vi algo que se parecía al capullo de una flor de loto que se abría delante de mí para convertirse en una flor maravillosa y detrás apareció esa luz esplendorosa de la que hablaban siempre mis enfermos. Cuando me aproximé a la luz a través de la flor de loto abierta y vibrante, fui atraída por ella suavemente pero cada vez con más intensidad. Fui atraída por el amor inimaginable, incondicional, hasta fundirme completamente en él. En el instante en que me uní a esa fuente de luz cesaron todas las vibraciones. Me invadió una gran calma y caí en un sueño profundo parecido a un trance. Al despertarme caí en el éxtasis más extraordinario que un ser humano haya vivido sobre la tierra. Me encontraba en un estado de amor absoluto y admiraba todo lo que estaba a mi alrededor. Mientras bajaba por una colina estaba en comunión amorosa, con cada hoja, con cada nube, brizna de hierba y ser viviente. Sentía incluso las pulsaciones de cada piedrecilla del camino y pasaba «por encima» de ellas, en el propio sentido del término, interpelándolas con el pensamiento: «No puedo pisaros, no puedo haceros daño», y cuando llegué abajo de la colina me di cuenta de que ninguno de mis pasos había tocado el suelo y no dudé de la realidad de esta vivencia. Se trataba sencillamente de una percepción como resultado de la conciencia cósmica. Me fue permitido reconocer la vida en cada cosa de la naturaleza con este amor que ahora soy incapaz de formular. Me hicieron falta varios días para volver a encontrarme bien en mi existencia física, y dedicarme a las trivialidades de la vida cotidiana como fregar lavar la ropa o preparar la comida para mi familia. Posteriormente pesquisé que “Shanti Nilaya» significa el puerto de paz final que nos espera. Ese estar en casa al que volveremos un día después de atravesar nuestras angustias, dolores y sufrimientos, después de haber aprendido a desembarazarnos de todos los dolores y ser lo que el Creador ha querido que seamos: seres equilibrados que han comprendido que el amor verdadero no es posesivo”.
La Dra. Elizabeth Kübler-Ross, luego que en 1995 sufriera una serie de apoplejías que paralizaron el lado derecho de su cara, falleció en Scottdale, Arizona, el 24 de agosto del 2004. Se enfrentó a su propia muerte con la valentía que había afrontado la de los demás, y con el coraje que aprendió de sus pacientes más pequeños. Sólo pidió que la despidieran con alegría, lanzando globos al cielo para anunciar su llegada.
En su lecho de muerte, por cierto, sus amigos y seres queridos le preguntaron si le temía a la muerte, a lo que ella replicó: «No, de ningún modo me atemoriza; diría que me produce alegría de antemano. No tenemos nada que temer de la muerte, pues la muerte no es el fin sino más bien un radiante comienzo. Nuestra vida en el cuerpo terrenal sólo representa una parte muy pequeña de nuestra existencia. Nuestra muerte no es el fin o la aniquilación total, sino que todavía nos esperan alegrías maravillosas”.
Reomiendo que se lea a los grandes autores que trabajaron con estos temas y a los que dediqué muchos capítulos. (Nota del Redactor).

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Alergia a la cafeína.

“Alergia a la cafeína”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

Aparte de la toxicidad que aumenta con la ingestión de mayores dosis de cafeína: ansiedad, palpitaciones, diarreas, convulsiones, dolores enormes de cabeza y la muerte, la cafeína puede despertar sensibilidad a ella o directamente alergia, con piel irritada, puntos rojos, picazón y dolor profundo, ampollas, etc.

Picazón en la piel de sensibilidad a la cafeína es muy probablemente causada por una reacción alérgica en el cuerpo. Hay una diferencia entre ser sensible a las bebidas con cafeína y los alimentos y tener una alergia. Picazón en la piel es un signo de una reacción alérgica causada por el aumento de los niveles de histamina en la piel. Si usted nota que su piel se inflama, picazón e irritada después de consumir cafeína, haga una cita con un especialista en alergias para las pruebas y el diagnóstico clínico.

 

Sensibilidad a la cafeína 

 

Diferentes personas pueden manejar diferentes cantidades de cafeína en su dieta diaria. Usted puede ser capaz de beber dos tazas de café sin desarrollar reacciones adversas, mientras que otra persona sólo puede ser capaz de beber media taza de café. Si usted es sensible a la cafeína, puede experimentar dolores de cabeza, malestar estomacal, irritabilidad y un aumento de la frecuencia cardíaca. Si usted desarrolla una erupción cutánea de consumir cafeína, es posible que tenga una hipersensibilidad o alergia, a la cafeína. La alergia a la cafeína es una reacción del sistema inmunológico a la cafeína, que puede causar varios síntomas, como erupciones en la piel que causan comezón.

 

Alergia a la cafeína 

La alergia a la cafeína se produce cuando el sistema inmunológico no funciona y reacciona de forma exagerada a la presencia de la cafeína. Para que su condición de ser diagnosticado como una alergia, su sistema inmunológico necesita liberar anticuerpos de inmunoglobulina E, también llamados anticuerpos IgE, según la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología. Las pruebas de alergia puede confirmar la presencia de estos anticuerpos en el torrente sanguíneo. Cuando el sistema inmunológico crea anticuerpos IgE, otras células a través de los productos químicos de liberación del cuerpo para proteger contra el alérgeno. Los otros productos químicos causan inflamación y la hinchazón en diferentes partes de su cuerpo.

 

Picazón en la Piel 

Picazón en la piel como resultado de una alergia a la cafeína se relaciona con urticaria, eczema o picazón general. Picazón en la piel es causada por la histamina, una sustancia química producida durante una reacción alérgica. La histamina es una sustancia química natural en el cuerpo que protege contra las infecciones, pero durante una reacción alérgica, el exceso de producción de histamina causa la inflamación y la hinchazón. Su piel puede desarrollar urticaria, que son ronchas que se forman en grupos con fronteras definidas. El eccema es una condición crónica de la piel que causa pequeñas ampollas para desarrollar en su cuerpo. Usted puede simplemente experimentar generales picazón, enrojecimiento e irritación de una reacción alérgica a la cafeína.

 

Prevención 
Una vez que reciba un diagnóstico clínico que usted tiene una alergia a la cafeína, se le informará de eliminar la cafeína de su dieta. Evite el café, el té, el café descafeinado, té descafeinado, bebidas energéticas y productos de chocolate, cápsulas para bajar de peso, etc.. La ingestión de una pequeña cantidad de cafeína tiene el potencial de causar una reacción alérgica grave.

 

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV,  Vecino Solidario 2001.

Necesito ayuda para mi comezón de la piel en la noche

Una buena…..

 

 

“La tasa de mortalidad de enfermedades como el cáncer de colon, la demencia y las cardiopatías está en declive, al menos en los países ricos.”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (°)

 

Enfermedades que siempre han estado entre las principales causas de muerte, como el cáncer de colon, la demencia y las cardiopatías, están registrando un descenso en los países ricos sin que haya una explicación científica convincente, informa ‘The New York Times’, que lo califica de “misterio médico de los buenos” que tiene a los científicos “maravillados”.

 

“Es fácil proponer explicaciones interesantes y atractivas”, señala el doctor David Jones, historiador de medicina de Harvard, pero “el reto está en determinar cuál de esas hipótesis interesantes y atractivas puede ser acertada”.

Aunque están lejos de ser erradicadas, las enfermedades de la vejez parecen retroceder en EE.UU. y otros países ricos. Aunque el cáncer, las cardiopatías y los fallos cerebrovasculares siguen siendo las causas más comunes de los fallecimientos, ahora aparecen más tarde, mientras que las personas “viven más tiempo con buena salud”.

El dilema más reciente es el del cáncer de colon: la tasa de las muertes por esta causa ha caído casi a la mitad desde su auge en los 80, de acuerdo con un reciente estudio de los doctores H. Gilbert Welch y Douglas Robertson, de la Facultad de Medicina Geisel en Dartmouth y el Centro Médico de los Asuntos de los Veteranos en White River Junction, Vermont (EE.UU.).

Según estos científicos, la caída no se debe solo a la detección, ya que, argumentan, “la magnitud de los cambios por sí misma sugiere que debe haber otros factores implicados”.

Por otro lado, las fracturas de cadera han disminuido durante los últimos 30 años entre un 15 y un 20% por década. Si bien el cambio coincidió con la llegada de medicamentos para retrasar la pérdida de masa ósea, los investigadores señalan que esto no puede servir como explicación, ya que menos del 10% de las mujeres mayores de 65 años los toman.

El aumento del peso también explicaría como mucho la mitad del efecto, según el médico Steven Cummings del Centro Médico de Investigación California Pacific y de la Universidad de California en San Francisco, quien confiesa que “no sabe” qué más ha influido en el cambio.

Las tasas de demencia también se han reducido en EE.UU. y Europa un 20% por década desde 1977, lo que se puede deber a un mayor control de las personas sobre la presión arterial o los niveles de colesterol, y también a la mejora en la educación.

El caso más ilustrativo, según ‘The New York Times’, son las cardiopatías, cuya tasa de mortalidad lleva más de medio siglo en declive y ha disminuido en un 70% desde su pico.  

Los numerosos científicos que han estudiado las posibles razones de este resultado —una mayor prevención, un mejor tratamiento o cambios en el estilo de vida— han llegado a la conclusión de que los tres factores han contribuido.

La caída es tan significativa que los médicos pronostican que pronto las cardiopatías dejarán de ser la primera causa de muerte en EE.UU., y el cáncer ocupará el primer lugar, pese a que su tasa también está en declive.

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Feliz misterio: las causas más comunes de mortalidad están disminuyendo inexplicablemente

Mejora cerebral.

“La mejora del trabajo cerebral”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

 

¿La  atención intensificada aumenta la capacidad mental? Esta es la pregunta abordada por una nueva investigación publicada en la revista Cell Reports. 

 

Sus resultados han revelado que la exigencia de atención o las situaciones que nos “despiertan” hacen que se genere una señal química a través del cerebro como respuesta. 
Este nuevo hallazgo explicaría cómo medicamentos actuales utilizados en el tratamiento del Alzheimer, y diseñados para aumentar esta misma señal química, pueden contrarrestar los síntomas de la demencia. 

 

Pero, además, los resultados podrían impulsar nuevas formas de mejorar la función cognitiva para contrarrestar los efectos de enfermedades como el Alzheimer y la esquizofrenia, así como mejorar la memoria en personas sanas.
El equipo de investigadores médicos de las universidades de Bristol (Inglaterra) y Maynooth (Irlanda), en colaboración con la compañía farmacéutica Eli Lilly & Company, estudió cómo la liberación de un neurotransmisor del cerebro llamado “acetilcolina” fluctúa durante el día. 

 

Encontró así que la liberación de este neurotransmisor es mayor cuando el cerebro está ocupado con tareas mentales más desafiantes. 

 

Estas fluctuaciones se coordinan a través de todo el cerebro, lo que indica la existencia de una señal por todo este órgano para aumentar la capacidad mental, con picos específicos en la liberación de acetilcolina en momentos particularmente estimulantes, como la posibilidad de obtener una recompensa con determinadas actividades. 

 

El profesor Jack Mellor, investigador principal del Centro para la Plasticidad Sináptica de Bristol, explica que: “Estos hallazgos revelan cómo el estado del cerebro es regulado y actualizado para optimizar la codificación de la memoria y el rendimiento cognitivo. Muchos tratamientos actuales y futuros para una amplia gama de trastornos cerebrales están diseñados para sistemas químicos como el de la acetilcolina, así que comprender cuándo estos sistemas se activan y cómo funcionan resultará crucial para el futuro desarrollo y uso clínico de dichos medicamentos”. 

 

El hallazgo fue realizado en el contexto de una investigación interdisciplinaria en la que se empleó una tecnología de biosensores que funcionan en tiempo real para el estudio de los elementos neuroquímicos asociados con la memoria, añaden los autores del estudio.

 

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Imagen: PeteLinforth. Fuente: Pixabay.

Sin pulmones

“Una mujer sobrevive seis días sin pulmones”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

 

Los médicos del hospital general de Toronto (Canadá) se lanzaron a operar a una paciente a pesar de no contar con un órgano para un trasplante porque a la mujer le quedaban solo horas de vida.

 

Una mujer canadiense ha sobrevivido seis días sin pulmones gracias a una innovadora cirugía y tecnología que proporcionó oxígeno a su cuerpo y le hizo circular la sangre después de que los médicos del hospital general de Toronto (Canadá) le extrajeran a la vez sus dos pulmones enfermos.

Los doctores del centro médico se atrevieron a operar a Melissa Benoit, que sufría de fibrosis quística desde su nacimiento, a pesar de no contar con un órgano para el trasplante ni con un donante porque a la paciente le quedaban solo horas de vida.

 

“En el caso de Melissa, nos vimos forzados [a operar] porque estaba muriéndose y si no hubiéramos hecho nada, ella se habría muerto aquel día seguramente“, afirmó el doctor Niall Ferguson, jefe de cuidados críticos en la institución de investigación University Health Network (Toronto, Canadá) en una rueda de prensa.

 

Hasta abril de 2016, día del ingreso de Melissa en el hospital, no existían precedentes de tal procedimiento. Con todo, el equipo de doctores optó por tomar una decisión de alto riesgo con la esperanza de encontrar a un donante adecuado a tiempo.

“Por primera vez, tuvimos una paciente en nuestra unidad de cuidados intensivos sin pulmones. De hecho, técnicamente tuvo un pulmón artificial, un corazón artificial y un riñón artificial durante seis días“, señaló el doctor Shaf Keshavjee, director del programa de trasplantes de pulmón de Toronto. “No sabíamos si los conseguiríamos [los pulmones] en un día o en un mes”, confesó.

 

“Realmente vienes de las fronteras de la muerte a volver a vivir en casa. Pero estoy muy agradecida, muy feliz de estar en casa”, indicó Benoit, que se prepara para otro trasplante en el futuro próximo debido al mal funcionamiento de sus riñones, uno de los cuales será donado por su madre.

 

Los resultados del caso de Benoit fueron publicados por los médicos canadienses este miércoles en la revista médica ‘the Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery’.

 

(|) Ingeniero, Presidente Hon. de FA PLEV. Vecino Solidario 2001.

Una mujer sobrevive seis días sin pulmones

Presas de los estereotipos.

“Prisioneras de los estereotipos”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

 

A una edad tan temprana como los seis años, las niñas se vuelven menos propensas a asociar la brillantez intelectual con su propio sexo y tienden a rehuir las actividades que se cree son para niños ‘muy inteligentes’, indica un estudio de tres universidades estadounidenses. Los investigadores advierten que se trata de una tendencia preocupante, ya que las aspiraciones profesionales de las mujeres se ven moldeadas por los estereotipos sociales de género.

Existen pocos modelos femeninos inteligentes y brillantes para las niñas, como el personaje de Hermione, interpretado por Emma Watson en la saga Harry Potter. Los estereotipos de género sobre la inteligencia empiezan a afectar desde los seis años. /

 

Las ideas preconcebidas que asocian una mayor brillantez intelectual al género masculino empiezan a afectar a las niñas a una edad tan tierna como los seis años, según indica un estudio de las universidades de Nueva York, Illinois y Princeton, cuyos resultados se publican esta semana en la revista Science.

Según explica Lin Bian, investigadora de Psicología de la Universidad de Illinois y una de las líderes del trabajo, “los estereotipos que otorgan una mayor habilidad intelectual a los niños que a las niñas emergen muy pronto y tienen un impacto sobre las aspiraciones profesionales de las mujeres”.

En los experimentos, las niñas se inclinaban menos hacia juegos ‘para inteligentes’; pero no se echaban atrás ante actividades ‘para trabajadores’

 

Para probar a qué edad empiezan a gestarse estas ideas, los investigadores llevaron a cabo varios experimentos con niños y niñas de entre 5 y 7 años. En uno de ellos, se les hizo  escuchar una historia sobre una persona que era ‘muy inteligente’ y luego se les pidió que adivinaran cuál de cuatro adultos desconocidos (dos hombres y dos mujeres) era el protagonista. También se les dijo que eligieran qué adulto en una serie de pares de diferentes géneros era ‘muy, muy inteligente’.

Si bien los resultados mostraron que tanto los niños como las niñas de 5 años veían a su género de manera positiva, las niñas de 6 y 7 años eran mucho menos propensas a asociar la brillantez con su propio género. Estas diferencias de edad fueron muy similares entre participantes de contextos socioeconómicos y étnicos diversos.

En una prueba posterior, a un grupo diferente de niños y niñas de 6 y 7 años se le invitó a participar en dos juegos, uno para niños ‘realmente inteligentes’ y el otro para los que ‘trabajan muy duro’. Las niñas estuvieron mucho menos interesadas que los niños en el juego para inteligentes. Sin embargo, no hubo diferencia entre unos y otras en la elección del juego para los trabajadores.

Un experimento final comparó el interés de los niños y niñas de 5 y 6 años por los juegos para niños inteligentes. Los resultados no mostraron diferencias significativas en los niños y niñas de 5 años; sin embargo, la inclinación de las niñas de 6 años por esta actividad fue, de nuevo, inferior a la que mostraron los niños.

“Si queremos un mundo más equitativo, debemos saber cuándo nacen estos prejuicios”, dice Bian

Sara-Jane Leslie, investigadora de Filosofía de la Universidad de Princeton y otra de las autoras, recuerda las conclusiones de un trabajo anterior, en el que analizaron cómo el estereotipo del genio limita las carreras de las científicas.

“Las mujeres son menos propensas a cursar títulos superiores en campos que, según la creencia establecida, requieren brillantez intelectual. Estos nuevos hallazgos muestran que estos estereotipos empiezan a afectar las decisiones de las niñas en una edad increíblemente temprana”, destaca.

En opinión de Lin Bian, “si queremos cambiar las mentes de los jóvenes y hacer que el mundo sea más equitativo, necesitamos saber cuándo comienzan a surgir estos estereotipos para poder intervenir y evitar estas consecuencias negativas sobre las decisiones educativas de las niñas y sus futuras opciones de carrera”.

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

<p>Existen pocos modelos femeninos inteligentes y brillantes para las niñas, como el personaje de Hermione, interpretado por Emma Watson en la saga <em>Harry Potter</em>. Los estereotipos de género sobre la inteligencia empiezan a afectar desde los seis años. / Imagen: Warner Bros</p>

Comunicación viral.

“El lenguaje viral”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

Los virus detectan las señales químicas dejadas por sus progenitores y con ellas deciden si matar o simplemente infectar a sus huéspedes. El descubrimiento, realizado en virus que atacan a la bacteria Bacillus, supone el primer sistema descrito de comunicación vírica. Pero se cree que otros virus podrían comunicarse entre sí a través de sus propios lenguajes moleculares, incluso virus responsables de enfermedades humanas. De ser así, se abriría la posibilidad de hallar una nueva forma de evitar los ataques víricos.

El sistema de comunicación fue descubierto por un equipo dirigido por Rotem Sorek, genetista microbiano del Instituto Weizmann de Ciencias en Rehovot, Israel. Los investigadores estaban estudiando el modo en que una bacteria llamada Bacillus subtilis podía alertar a otras bacterias de la presencia de fagos. Sabían que las bacterias se comunican con sus congéneres mediante la secreción y la detección de una serie de compuestos químicos. Este fenómeno, llamado percepción de quórum, permite a las bacterias adaptar su comportamiento según el número de bacterias que hay en el medio. Por ejemplo, las bacterias utilizan la percepción de quórum para decidir si dividirse o cuándo iniciar una infección.

En lugar de ello, el equipo halló, para su sorpresa, un virus que invade a la bacteria Bacillus, un fago llamado phi3T, el cual produce un compuesto que influye en el comportamiento de otros virus.

Algunos fagos pueden infectar a las células de dos formas. Por lo general, secuestran a las células y se multiplican hasta que estas estallan y mueren. A veces, sin embargo, los fagos insertan su material genético en el genoma de una célula huésped, donde permanecen inactivos hasta que un factor desencadenante los despierta y entonces se vuelven a multiplicar. El sistema de comunicación vírico recién descubierto permite decidir al fago phi3T sobre el modo de infectar a sus huéspedes.

El equipo introdujo primero phi3T en un matraz con bacterias Bacillus subtilis y observó que el virus solía matar a las bacterias. Luego filtraron el contenido de este frasco para eliminar las bacterias y los virus y separar las proteínas de pequeño tamaño. Añadieron esta mezcla de proteínas a un cultivo nuevo de bacterias y fagos. Esta vez el fago cambió de estrategia, ya que tendía a introducir su genoma en las bacterias pero no las mataba.

Después de una búsqueda de dos años y medio, el equipo de Sorek descubrió una proteína vírica corta responsable de este cambio de comportamiento. La molécula se desprende de las bacterias infectadas muertas y cuando se acumulan en el entorno (después de que un gran número de células han muerto) los fagos dejan de matar a las bacterias restantes y se retiran para permanecer inactivas en el genoma de estas.

El equipo de Sorek encontró más de 100 sistemas similares de comunicación vírica, la mayoría de ellos en los genomas de otros bacteriófagos de Bacillus. «Los fagos se comunican en diferentes frecuencias. Hablan en diferentes idiomas y solo entienden su propio idioma», comenta el investigador. Incluso se pregunta si los virus que infectan a organismos más complejos, como las personas, podrían hablar también entre sí. El virus del VIH y el herpes pueden causar infecciones tanto activas como latentes, señala. «Si dispusiéramos de una molécula que llevara a los virus a la latencia total, sería un buen fármaco.»

(|) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Bacteriófago reproduciéndose a costas de las sustancias bacteriales y usando proteínas como idiomas de señales.

El desayuno puede ser malo.

“Desayuno letal”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

Terence Kealy, un reconocido bioquímico británico, asegura que el desayuno puede llegar a ser tan letal para el organismo como fumar o beber, y desmiente la idea de que es la comida más importante del día, informa ‘The Independent’.

 

En su libro ‘Breakfast Is A Dangerous Meal’ (‘El desayuno es una comida peligrosa’), el investigador relata cómo después de sufrir de diabetes tipo 2 (patología en la no se produce suficiente insulina para mantener el nivel normal de glucosa en la sangre), notó que sus niveles de azúcar se elevaban alarmantemente al desayunar, pero si se abstenía de hacerlo se mantenían normales y solo aumentaban con el almuerzo o la cena. Posteriormente, y basado en otras investigaciones, dio inicio a su estudio.

 

El que fuera rector de la Universidad de Buckingham descubrió que desayunar también puede desencadenar un síndrome metabólico en individuos sanos, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, problemas de colesterol, e incluso, diabetes. Así, recomienda seguir una dieta baja en azúcar y carbohidratos refinados, muchos de los cuales hacen parte de un desayuno habitual, y evitar las carnes rojas, los embutidos y la comida procesada.

 

Por otra parte, Kealy argumenta que el desayuno es un negocio y una gran cantidad de estudios que apoyan sus supuestos beneficios son financiados por la industria alimenticia con fines lucrativos. Asegura que estas empresas esperan ganar más de 40 millones de dólares para el 2019.

 

La mayoría de los alimentos que se consumen en las mañanas están llenos de “calorías vacías”, que no satisfacen y ofrecen poco a la nutrición. Sin embargo, nadie se lo cuestiona porque “muchos de nosotros fuimos criados con anuncios de televisión que nos hicieron creer que esos alimentos son los más importantes para el desayuno”, asevera el británico.

(|) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Desayunar puede ser peligroso e incluso letal, advierte un nuevo estudio

Proteína de la Longevidad.

“Descubren la proteína que marca la longitud de los telómeros”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

Científicos del estadounidense Instituto de Investigación Scripps (TSRI, por sus siglas en inglés) han descubierto la proteína que pone en marcha el reloj celular de nuestro envejecimiento, recoge un estudio publicado en la revista ‘Science’.

 

Esta nueva proteína, denominada TZAP, une los extremos de los cromosomas y determina la longitud de los telómeros, los segmentos de ADN que protegen a aquellos, indica el portal EurekAlert!

 

La comprensión de la longitud del telómero es crucial porque estos determinan la longitud de la vida de las células en el cuerpo, dictando procesos críticos tales como el envejecimiento y la incidencia de cáncer.

Los telómeros representan el reloj de una célula“, explicó el profesor asociado del TSRI Lazzerini Denchi, uno de los coautores del estudio. “Uno nace con telómeros de una cierta longitud, y cada vez que una célula se divide, los telómeros pierden un poco de su longitud. Una vez que el telómero es demasiado corto, la célula deja de dividirse.”

 

“Esta proteína [TZAP] establece el límite superior de la longitud de los telómeros“, señaló el coautor del estudio, Lazzerini Dench. “Ello permite que las células proliferen, pero no demasiado”.

En las últimas décadas, las únicas proteínas descubiertas y conocidas por su capacidad de unirse específicamente a los telómeros son la enzima telomerasa y el complejo núcleo-proteico conocido como ‘shelterin’.

Los telómeros desempeñan una función protectora. Desde la infancia se reducen gradualmente en su tamaño: un promedio de dos veces durante la edad adulta, y cuatro veces en el caso de los ancianos. Es una de las causas del envejecimiento del cuerpo humano. La reducción de la tasa de degradación de los telómeros está por lo tanto directamente relacionada con el aumento de la esperanza de vida.

 

(|) Ingeniero. Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Descubren el principal elemento que explica nuestro envejecimiento

Sin cicatrices y arrugas.

“Sin arrugas”

Compilado por Manlio E. Wydler (|)

Los científicos han descubierto la forma de hacer desaparecer las cicatrices que dejan las heridas en la piel. Lo han conseguido convirtiendo las células típicas de la piel cicatrizada en células adiposas normales, sin huellas de las heridas. La técnica es aplicable también a las arrugas que marcan la edad en las personas mayores.

 

Lo han conseguido gracias a una nueva técnica que revolucionará  la dermatología y el mundo de la cosmética, y que es aplicable también a la desaparición de las arrugas en las personas mayores. Los resultados se publican en la revista Science

Según se explica en una nota  de la Universidad de Pennsylvania, la técnica consiste en transformar las células típicas de la piel cicatrizada en células grasas, que son las células del tejido adiposo que muestra la piel sana. La conversión de células realizada por estos investigadores se llevó a cabo en ratones y tejido de la cicatriz humana cultivado en laboratorio. 

Las células grasas o adipocitos se pierden cuando se forman cicatrices y también debido al envejecimiento. La falta de adipocitos es una de las razones por las cuales las arrugas aparecen en las personas mayores. 

 

Las células más comunes que se encuentran en las heridas se llaman miofibroblastos, y son las encargadas de formar la cicatriz que permite la curación de la herida. El tejido de la cicatriz no tiene ningún folículo piloso y eso hace que tenga un aspecto diferenciado del resto de la piel.

 

Esta investigación comprobó que los folículos pilosos mantienen la piel libre de cicatrices y con una apariencia joven mediante la liberación de una proteína morfogenética ósea (PMO). Esta proteína es la que lleva a los miofibroblastos a transformarse en adipocitos, es decir, en una piel libre de huellas

 

En consecuencia, introdujeron esos folículos en el lugar donde una herida estaba cicatrizando, y comprobaron que se producía la pretendida transformación celular.

 

(|) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Foto: Geralt.