Distribución biológica del Fósforo.

“La distribución biológica del Fósforo”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

Dos mil millones de años atrás, la Tierrase estaba recuperando de una de las más profundas modificaciones de su medio ambiente: la oxigenación de la atmósfera y los océanos. Esto llevó a una serie de importantes cambios en los ciclos biogeoquímicos globales, y también resultó en una amplia distribución de uno de los elementos clave de la vida, el fósforo.

 

Los análisis que el equipo de Aivo Lapland del NGU (el servicio noruego de prospección geológica) y Richard Wirth del Centro Alemán de Investigación en Geociencias (GFZ) ha realizado en la Formación Zaonega, un singular conjunto de rocas preservado en Carelia, Rusia, con una edad de alrededor de dos mil millones de años, han revelado un resultado sorprendente: La formación de las primeras fosforitas (minerales ricos en fosfatos) de la Tierra fue en buena parte, o incluso en su totalidad, una fenómeno regulado por la actividad de las bacterias del azufre.

 

En el mundo moderno, las bacterias del azufre viven alrededor de las fumarolas negras, fuentes termales subacuáticas en las cuales el agua calentada por la actividad volcánica existente bajo el lecho oceánico brota por chimeneas naturales a temperaturas de hasta unos 400 grados centígrados. Se las llama así porque parece como si emitieran humo negro. El “humo” es realmente una suspensión de minerales oscuros ricos en hierro y azufre que se precipitan cuando el agua caliente se topa con el medio más frío de las profundidades

 

Un respiradero hidrotermal o fumadera, fumadero o fumarola hidrotermal, es una grieta en la superficie de un planeta del cual fluye agua geotermalmente caliente. Las fuentes hidrotermales se encuentran comúnmente en lugares que son volcánicamente activos donde el magma está relativamente cerca de la superficie del planeta. Las fuentes hidrotermales son abundantes en la Tierra porque es geológicamente activa y tiene cantidades grandes de agua en su superficie. Los tipos comunes de la tierra incluyen las aguas termales, las fumarolas y los géiseres. Relativo a las dimensiones del mar profundo, las áreas alrededor de las fuentes hidrotermales son biológicamente productivas, a menudo hospedando comunidades complejas alimentadas por los químicos disueltos en los fluidos que emite. La arquea quimiosintética conforma la base de esta cadena alimenticia-fijan el Carbono sin luz-, sosteniendo diversos organismos, incluyendo gusanos de tubo gigantes, almejas, y camarones.

 

 Las bacterias actuales del azufre intervienen en la formación de minerales ricos en fosfatos.

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

Deja un comentario