El avance tecnológico derrumbará cualquier encriptado.

“Muy poca seguridad en la encriptación”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El escritor estadounidense y criptógrafo aficionado Edgar Allan Poe escribió una vez: Podemos afirmar categóricamente que el ingenio humano no es capaz de inventar ningún código secreto que el propio ingenio humano no pueda descifrar». ¿Es cierto? ¿Estamos condenados a perder nuestra privacidad sin importar con cuánto ahínco tratemos de preservarla?

Si nos guiamos por la historia de las comunicaciones secretas, la respuesta debería ser un rotundo sí. Numerosos ejemplos ilustran hasta qué punto los más brillantes esfuerzos para cifrar mensajes han sido igualados por el ingenio de los espías. Incluso hoy, lo mejor que la criptografía moderna puede ofrecernos es una seguridad limitada. Por ejemplo, nos garantiza que romper el sistema RSA, uno de los métodos criptográficos de clave pública más extendidos, resulta al menos tan difícil como factorizar un número entero muy grande. Pero ¿es realmente tan complicado factorizar números enteros? No con un ordenador cuántico. De hecho, tanto el sistema RSA como otros muchos de clave pública se tornarán vulnerables el mismo día en que se construya el primer ordenador cuántico. Probablemente pasarán décadas antes de que eso ocurra, pero ¿quién puede asegurar que sucederá así? Hoy por hoy, la seguridad de nuestros mejores algoritmos de cifrado solo se apoya en la lentitud del progreso tecnológico.

Aun así, los requisitos para una comunicación cien por cien segura se conocen desde hace tiempo. Si evitamos la jerga técnica, todo lo que necesitamos para diseñar un cifrado perfecto es una secuencia privada de bits aleatorios. Dicha secuencia, denominada clave criptográfica, solo debe ser conocida por el emisor y el receptor, a quienes llamaremos Alicia y Benito. Una vez que ambos dispongan de la clave, podrán comunicarse en secreto mediante un método muy sencillo conocido como «libreta de un solo uso». En concreto, la clave se convierte en un mensaje con significado cuando Alicia le dice públicamente a Benito cuáles de sus bits han de invertirse Si una espía, a la que llamaremos Eva, intercepta la comunicación pública, jamás podrá inferir el contenido del mensaje por más que sepa qué técnica de cifrado han empleado Alicia y Benito. Pero, para que todo funcione, es imprescindible que la clave se componga de bits verdaderamente aleatorios, que estos nunca se reutilicen para cifrar otro mensaje, y que la clave sea transmitida de forma completamente segura a Alicia y a Benito, quienes podrían hallarse a kilómetros de distancia. Aunque tal vez no resulte sencillo, todo esto es posible. Y no deja de ser asombroso lo bien que se presta la física cuántica a la tarea de distribución de claves.

Los métodos criptográficos actuales no son intrínsecamente seguros. Su seguridad se basa en el largo tiempo de cómputo que, con la tecnología actual, llevaría descifrar las claves criptográficas. Las leyes cuánticas permiten mejorar los algoritmos de cifrado. Sin embargo, hasta hace poco se pensaba que su seguridad sería vulnerable a manipulaciones malintencionadas de los dispositivos. Varios avances recientes han demostrado que la privacidad puede garantizarse incluso sin conocer el funcionamiento interno de los aparatos de cifrado. La clave reside en el modo en que las leyes cuánticas tratan la información.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Deja un comentario