El colisionador y la gravedad arcoiris.

“Los mitos físicos y la Gravedad arcoíris”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) está por reiniciar su investigación de los grandes secretos del universo en unos días. El experimento más caro en la historia de la física, con instalaciones en el CERN, en Suiza, ya ha probado su valía al encontrar el bosón de Higgs, la llamada “partícula de Dios” que sirve como el fundamento de la masa en el universo.

En esta temporada los investigadores del CERN creen que tal vez se podrían generar microagujeros negros, los cuales podrían ser una puerta hacia el descubrimiento de universos paralelos y posiblemente a una nueva teoría que refute el Big Bang como origen del universo. Estas excitantes investigaciones tienen que ver con lo que se conoce como la teoría de gravedad arcoíris (no tiene que ver con la novela de Thomas Pynchon, aunque algunas de las cosas que investiga el Gran Colisionador de Hadrones parecen ser sacadas de la ciencia ficción: ¿la nueva temporada de LHC o la trama de la serie Fringe?).

La teoría de la gravedad arcoíris sostiene que ya que las diferentes longitudes de onda de la luz tienen diferentes energías, la gravedad las afecta de manera distinta. “Una partícula con más energía verá la curvatura del tiempo-espacio de manera distinta a una partícula de menor energía. Lo que estamos viendo es cómo la gravedad actúa de manera diferente en partículas de diferente energía”, dijo el doctor Mir Faizal.

Al incrementar al doble la cantidad de energía con la que opera el Gran Colisionador de Hadrones es posible que se generen microagujeros negros, algo que no ocurrió la vez pasada. Además, según la teoría de gravedad arcoíris, si existen otras dimensiones dobladas en el tiempo-espacio, es posible que la gravedad se filtre hacia otras dimensiones más altas, bajando el umbral de energía necesaria para producir un agujero negro. “Así que si operamos a ese nivel de energía podremos saber si la gravedad arcoíris es correcta, y las extradimensiones y los universos paralelos son correctos”, explica Faizal.

Otra de las implicaciones de la teoría de la gravedad arcoíris es que el universo se remonta infinitamente en el tiempo, sin un solo punto de inicio o Big Bang. Si uno viaja en el tiempo hacia el pasado, el universo se vuelve más denso, acercándose al infinito de densidad pero nunca llegando a él. El efecto de la gravedad arcoíris es muy pequeño y difícil de medir en objetos como la Tierra, pero no así en un agujero negro. 

Sobre la posibilidad de que los agujeros negros sean peligrosos –algo que hace unos años generó especulación de que el acelerador de partículas podía destruir el universo–, el físico Damian Pope señala que estos agujeros son infinitesimales e inocuos. “Los agujeros negros en realidad son increíblemente inestables y evanescentes, se evaporan en microsegundos. Incluso si creamos una gran cantidad, 1 millón de miniagujeros negros, se evaporarán al instante, no seguirán creciendo”. 

Me cansé de escribir tonterías.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

bigbang_3177733b

 

 

 

Deja un comentario