El Homo gigantus y sus razas.

“El Homo gigantus”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

“Queremos dejar bien sentado que se ha de considerar como un hecho seguro la existencia en el período acheliense, de una raza humana de seres gigantescos, pues se ha comprobado científicamente”  Louis Burkhalter, doctor y ex delegado francés enla Sociedadde Prehistoria.

Se han encontrado instrumentos de trabajo de enorme tamaño. Personas de talla normal no hubieran sido capaces de manejarlos.

Existen 3 descubrimientos, científicamente reconocidos, que revelan la existencia de antiguos gigantes:

-El gigante de África del Sur (Transvaal)

-El gigante del sur de China

-El gigante de Java

¿De qué raza son representantes estos seres? ¿Fueron errores en la programación de mutaciones? ¿Eran los hijos que fueron concebidos por antiguos extraterrestres y por madres humanas? ¿Eran seres de una inteligencia especial y elevados conocimientos técnicos que aparecieron gracias a una manipulación en el código genético?

Los gigantes o Nephilim protagonizan de primera mano sagas, mitos, leyendas y libros sagrados. Y, precisamente, estos textos antiguos parecen ir acompañados de hallazgos arquológicos poco conocidos. Que en el planeta parece haber estado habitado por gigantes lo demuestra el hallazgo de restos humanos de extraordinarias dimensiones en la India, Tíbet, China, Sudamérica, África … algunos con una edad aproximada de 45.000 años. Y no solamente huesos, sino también espadas, hachas, lanzas y otros instrumentos como picos de tal envergadura que para poder usarlos habría que tener una estatura de, por lo menos, ¡tres metros!

Porqué se mantiene oculto este tema, ya confirmado hace más de cien años, si hasta en el Génesis se hablaba de ello.

No podemos olvidar que la prehistoria se fue construyendo como la historia con los conocimientos que emanaron de la biblia y con los descubrimientos que se realizaban por el mundo y que no contradecían a la creación aceptada porla Iglesiaromana.

La iglesia católica y luego las otras religiones más tardías derivadas como la árabe y el protestantismo, no innovaron en nada sobre aquellos “comienzos, que olvidaron los detalles incómodos de las viejas escrituras.

Los gigantes se los nombra muy poco y su presencia ni se la explica.  La incomodidad que estos hallazgos han tenido, se arreglan a favor de la poca memoria universal, escondiendo o destruyendo las pruebas en lo posible y tratando de desmerecer los mismos y correr rápidamente velos de silencio.

No pudieron destruir al Génesis y no pueden contra los descubrimientos que cada tanto se realizan por todo el mundo, ya que parece que estos gigantes y sus mezclas han ocupado desde hace millones de años casi todas las locaciones dela Tierra.

Es hora que se realicen verdaderos estudios de genoma y los Homo gigantus y sus muchas razas sean catalogadas en el ya enorme árbol de la vida.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Deja un comentario