El Orgasmo Femenino,

“El Maravilloso Orgasmo Femenino”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Las mujeres tienen la capacidad y el potencial de quedarse embarazadas tanto si alcanzan o no un orgasmo durante el coito vaginal. Pero las que logran el orgasmo son muy felices y por lo general más fértiles. El orgasmo femenino es -aparte de una fuente de placer -en realidad un “mecanismo de retención del esperma” que incrementa las posibilidades de alcanzar efectivamente la concepción del feto. Esto se basa en el hecho de que las contracciones que se producen durante el orgasmo sirven para que el semen masculino se introduzca bien adentro en el conducto reproductivo de la mujer. Además que si se llega al orgasmo al mismo tiempo el orgasmo femenino que el masculino excita más al hombre y le “ordeña” el pene totalmente de semen.

Muchas mujeres tienen dificultad a la hora de llegar al orgasmo vaginal durante las relaciones sexuales. A veces es una cuestión de estrés, de falta de apetito sexual, concentración o falta de autoestima, además de falta  lubricación vaginal adecuada y la sensibilidad disminuida en esa zona, además de un correcto juego sensual previo al sexo.

En un estudio realizado a las participantes se les pidió que guardasen el “post-flujo” después de un coito sin protección por retentivos o preservativos. En el laboratorio se realizó una medición de este reflujo y se vinculó estadísticamente al hecho de que se hubiera alcanzado o no un orgasmo durante el coito correspondiente. Los resultados fueron los siguientes: si la mujer había llegado al orgasmo más o menos al mismo tiempo que su pareja masculina, el reflujo contenía menos semen que en el proveniente de aquellas mujeres que no lo habían alcanzado en absoluto o mucho más tarde que su pareja.

El ser humano, en su fase inicial, no está definido como varón o mujer en la matriz materna y muy al principio, todos y todas somos y parecemos iguales. Durante los dos primeros meses del desarrollo del feto, las estructuras genitales permanecen indiferenciadas y tienen además el potencial de desarrollarse bien en penes y escrotos o bien en vulvas. Tanto los genitales masculinos como los femeninos comienzan su desarrollo partiendo de los mismos tejidos y estructuras nerviosas embrionarias y precisamente son éstas estructuras nerviosas las que están diseñadas para asegurar el orgasmo masculino, necesario en el caso de los varones para garantizar la procreación. Dado que la habilidad masculina es favorecida por la naturaleza para alcanzar el orgasmo y aumentar las posibilidades de embarazo y partiendo de que estos tejidos embrionarios iniciales son los mismos también para la mujer, es bastante probable que el orgasmo femenino es una consecuencia de este inicio celular común y contribuye a la penetración máxima del semen.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.