El reloj circadiano y el cáncer.

El Reloj Circadiano y el cáncer”

Compilado por Manlio E. Wydler (°)

 

Todos los organismos adaptan su fisiología y ciertas conductas a las diferentes fases del día o del año mediante mecanismos moleculares conocidos como ritmos circadianos. Este reloj biológico, junto con el ciclo celular, un conjunto ordenado de sucesos que guía el crecimiento y la división celulares, regulan el destino final de la célula. El desajuste de ambos procesos se asocia con enfermedades como el cáncer. Así, la alteración del ciclo celular provoca el crecimiento incontrolado del tumor. Sin embargo, la relación entre el ritmo circadiano y el cáncer es poco conocida.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Médica Charité en Berlín, en colaboración con el Centro Max Delbrück de Medicina Molecular, también en Berlín, han descubierto que las anomalías en el ritmo circadiano podrían favorecer la progresión de los procesos cancerosos. En su trabajo, publicado por la revista Plos Biology, los científicos analizaron la expresión de los supresores tumorales INK4a y ARF, así como la proteína RAS. Las mutaciones de esta última son muy frecuentes en los cánceres humanos, pues su desregulación favorece la transformación de las células normales en cancerosas.

Los resultados del estudio, realizado con células de tejido conectivo o fibroblastos de ratón, muestran que RAS, además de regular el ciclo celular, controla el reloj biológico. Esta acción, sin embargo, está mediada por INK4a y ARF. Así, en presencia de estas proteínas supresoras de tumores, RAS alarga la duración del ciclo circadiano. Ello inhibe la formación de células cancerosas. Por el contrario, en ausencia de INK4a y ARF, el tiempo del reloj se acorta y aumenta la proliferación celular. Los experimentos se complementaron con modelos matemáticos. Además, se analizó todo el genoma para corroborar la relación entre RAS, INK4a y ARF.

Según los investigadores, sus resultados sugieren que los ritmos biológicos inhiben la progresión del cáncer. Por consiguiente, para las células tumorales sería ventajoso eludir su control. Con anterioridad, se ha propuesto la cronoterapia como posible tratamiento oncológico. El objetivo sería ajustar los ciclos de sueño y vigilia de los pacientes con la intención de restablecer sus relojes biológicos. Los resultados de este trabajo apoyarían esta estrategia ¿Ayudarán el reloj circadiano y su relación con el ciclo celular a mejorar nuestra comprensión del cáncer?

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.