Estrella única en la Vía Láctea.

“Nasty 1, una estrella Wolf-Rayet”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

Un equipo de astrónomos, a través del telescopio espacial Hubble, ha descubierto sorprendentes nuevos datos sobre una gran estrella que envejece rápidamente y cuyo comportamiento nunca antes se había observado en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Según informaron el viernes medios de comunicación, la estrella es tan extraña que los astrónomos la han apodado “Nasty (malvada) 1″, un juego de palabras con su nombre oficial de catálogo, NaSt1. La estrella podría representar una breve fase transitoria en la evolución de estrellas extremadamente masivas.

Descubierta hace varias décadas, Nasty 1 fue identificada como una estrella Wolf-Rayet, una estrella que evoluciona muy rápidamente y que es mucho más masiva que nuestro Sol. La estrella pierde sus capas exteriores de hidrógeno rápidamente, dejando al descubierto su núcleo muy caliente y extremadamente brillante en el que se fusiona el Helio.

Pero Nasty 1 no es como una estrella Wolf-Rayet típica. Los astrónomos esperaban ver lóbulos gemelos de gas fluyendo de extremos opuestos de la estrella, quizás similares a los que emanan de la estrella masiva Eta Carinae, que es una candidata a ser estrella Wolf-Rayet.

Sin embargo, las imágenes del Hubble revelaron un disco con forma de torta que rodea la estrella. Este vasto disco tiene casi 3 mil millones de kilómetros de ancho, y podría haber sido formado por una compañera invisible que se alimentó de la envoltura exterior de la Wolf-Rayet recién formada. Según las estimaciones actuales, la nebulosa que rodea las estrellas sólo tiene unos pocos miles de años de edad y se encuentra a solo 3000 años-luz de la Tierra.

“Estamos entusiasmados por haber visto esta estructura de disco porque puede ser señal de una estrella Wolf-Rayet formándose por una interacción binaria”, afirma Jon Mauerhan de la Universidad de California (EE.UU.), director de la investigación.

“Hay muy pocos ejemplos en la Galaxia de este proceso en acción porque esta fase es breve, durando quizás solo unos cientos de miles de años, mientras que la escala de tiempos en la que el disco resultante es visible podría ser de sólo unos diez mil años o menos”, comenta.

Según los investigadores, una estrella masiva evoluciona muy rápidamente y, cuando empieza a agotar el hidrógeno, se hincha. Su capa exterior de hidrógeno está menos ligada gravitacionalmente a la estrella y es más  vulnerable al despojo gravitacional, un tipo de canibalismo estelar, por la estrella compañera.

En ese proceso la estrella más compacta gana masa y la estrella masiva original pierde su envoltura de Hidrógeno, dejando al descubierto su núcleo de Helio para convertirse en una estrella Wolf-Rayet.

“Pensamos que hay una estrella Wolf-Rayet enterrada en el interior de la nebulosa, y pensamos que la nebulosa está siendo creada por este proceso de transferencia de materia. Este tipo de canibalismo estelar sibilino hace que, de hecho, Nasty 1 sea un nombre bastante apropiado

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.