Estudio sobre el agua en el Gale.

“Estudio de la NASA, sobre el agua descubierta por el Curiosity”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

El agua provino en algún momento del pasado a través de las paredes del cráter Gale situadas al norte a través del canal Peace Vallis y cuando llegó a la zona de aterrizaje se cree que se movía a la velocidad de 1 m/s. El descubrimiento fue realizado por Curiosity durante sus primeros cuarenta días en tres rocas distintas denominadas Hottah, Goulburn y Link.

 

Es un descubrimiento hasta cierto punto previsible, ya que uno de los motivos por los cuales fue elegido el cráter Gale como lugar de aterrizaje de Curiosity fue precisamente porque existían indicios de flujo de agua líquida hacia su interior. De hecho, la zona de aterrizaje estaba situada sobre lo que parecía ser un antiguo delta fluvial, cosa que parece repetirse enormemente en Marte. Por supuesto, una cosa es saber que existió un antiguo cauce de agua líquida y otra muy distinta es encontrar pruebas de este hecho, como ya pudo comprobar el rover Spirit al explorar el cráter Gusev. Habida cuenta que para algunos científicos les costaba distinguir entre cursos de lava y cursos de agua.

 

Está claro es que la presencia de agua en la zona aumenta las probabilidades de que Gale fuese habitable en el pasado. En especial para los “científicos” que hacen caso omiso a las manifestaciones biológicas y culturales. Parece hasta mentira que el objetivo prioritario de Curiosity es justamente determinar si Marte fue habitable o no. En cualquier caso, lo más seguro es que esta inundación tuviese lugar muchísimo tiempo después de la formación de los depósitos de arcillas en la base del Monte Aeolis, que constituyen el principal interés de la misión y donde más probabilidades existen de encontrar sustancias orgánicas. Ya casi nadie recuerda esto, por lo intrascendente y porque el camino está casi imposible de ser recorrido. Las ruedas se están desbaratando a penas de andar, Nadie cree que se llegará a este lugar.

Pero la verdad es que debieron cambiar el discurso oscurantista debido, a como venimos diciendo en artículos anteriores,  el enorme peso de los estudios de particulares que encontraron infinidad de manchas de humedad, de charcos de agua perclorada, de la arena húmeda en ciertas fotos del Curiosity y la existencia de claros signos de vida: animales momificados y vegetales mineralizados (petrificados), multitud de artículos tecnológicos y artísticos, restos de vehículos y naves, construcciones modernas y ruinas. En fin, la NASA, cada vez puede encubrir menos que los humanoides existen por todo el Universo y muchos son más inteligentes que nosotros.

El caso es que podemos estar de enhorabuena: el cráter Gale es ahora un lugar bastante más interesante, pero no precisamente por la información oficial de la NASA y muchos de sus repetidores “aplaudidores”.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Canal por donde fluyó agua líquida al cráter Gale en el pasado (JPL/NASA).
Conglomerado Hottah (NASA/JPL).
La roca Goulburn, un conglomerado (NASA/JPL).
Comparativa entre rocas sedimentarias en la Tierra y en Marte (NASA/JPL).
Lugares dónde se han encontrado las rocas sedimentarias (NASA/JPL).

Deja un comentario