Impresionante objeto astronómico.

“Lejano cuerpo astronómico”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

El Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) ha tomado una nueva fotogafía de «las fauces de la bestia», en realidad una nebulosa débil llamada CG4 que se esconde a unos 1.300 años luz de la Tierra, en la constelación de Puppis (la popa), que recibe ese nombre por su semejanza con la boca abierta de una gigantesca criatura celeste. También se le conoce como «la mano de Dios» y su naturaleza exacta sigue siendo un misterio.

 

En 1976, varios objetos alargados parecidos a cometas fueron descubiertos en fotografías tomadas desde Australia con el telescopio británico UK Schmidt Telescope. Debido a su aspecto, fueron denominados glóbulos cometarios, aunque no tienen nada en común con los cometas. Todos fueron localizados en una enorme mancha de gas brillante llamada nebulosa Gum.

 

El objeto que se muestra en esta nueva imagen, CG4, es uno de estos glóbulos cometarios. La cabeza de CG4, que es la parte visible en la foto y se asemeja a la cabeza de una gigantesca bestia, tiene un diámetro de 1,5 años luz. La cola del glóbulo —que se extiende hacia abajo y no es visible en la imagen— tiene ocho años luz de largo. Para estándares astronómicos, es una nube pequeña, según informa el ESO en un comunicado, lo cual es una característica general de los glóbulos cometarios.

 

La parte de la cabeza de CG4 es una espesa nube de gas y polvo, visible porque está iluminada por la luz de estrellas cercanas. La radiación emitida por estas estrellas está destruyendo, de forma gradual, la cabeza del glóbulo y lanzando lejos las minúsculas partículas que dispersan la luz de las estrellas. Sin embargo, la nube polvorienta de CG4 todavía contiene suficiente gas como para fabricar varias estrellas del tamaño de nuestro Sol y, de hecho, CG4 está formando nuevas estrellas.

 

Esta imagen proviene del programa Joyas cósmicas de ESO, una iniciativa de divulgación que pretende producir imágenes de objetos interesantes, enigmáticos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO, con un fin educativo y divulgativo. Todos los datos obtenidos también están disponibles para posibles aplicaciones científicas y se ponen a disposición de los astrónomos a través de los archivos científicos de ESO.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

«Las fauces de la bestia», vistas en una nueva fotografía

 

Deja un comentario