Indican el final de la NASA.

“El final de la NASA, por las naves híbridas”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

No se usarán más cohetes, hay naves antigravedad, solo se usarán aviones para enviar satélites metereológicos o de comunicación.

 

DARPA, la agencia de I+D del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, planea reducir el costo de lanzar satélites, acoplándolos a un avión de combate que los lance desde gran altura. 

 

Si bien no se trata exactamente de una novedad, –ya que el fracasado cohete Pegasus de Orbital Sciences hace algo similar, y Virgin Galactic ha desarrollado una plataforma avión cohete– impresiona por sus dimensiones: DARPA quiere ser capaz de lanzar satélites de 45 kilos con solo 24 horas de anticipación a un coste inferior al millón de dólares. 

 Boeing es el contratista principal del proyecto ALASA (Airborne Launch Assist Space Access program) y espera lanzar 12 misiones de prueba a partir de 2016.

 

En este momento, los lanzamientos son programados con años de antemano, y si bien la fijación de precios por satélite es algo opaco, el costo de poner una carga útil de este tipo en órbita probablemente serían decenas de millones de dólares, dependiendo del cohete utilizado. Eso ha perjudicado el desarrollo de los satélites, ya que es difícil fabricarlos y probarlos sobre la marcha. Y ha limitado la capacidad del gobierno de Estados Unidos para reemplazar los satélites en crisis rápidamente.

 

Si bien algunos de los ahorros provienen de la utilización de los aviones a reacción para llevar el satélite a gran altitud, DARPA dice que su mayor salto tecnológico se encuentra en el depósito de combustible, donde los investigadores esperan poder combinar el combustible y oxidante, normalmente separados en los motores de los cohetes de propulsante líquido, en un fluido. Si tiene éxito, este combustible también podría contribuir a avances en los cohetes mucho más grandes.

 

Un satélite de 45 kilos es pequeño, pero cada vez hay más entusiasmo por la posibilidad de utilizar grandes constelaciones de satélites de esta clase, con misiones que abarcan desde la fotografía a la conexión a Internet terrestre, y este experimento representa tal vez la forma más barata de desplegar una constelación en órbita.

 

Las misiones espaciales se realizan secretamente con las naves antigravedad.La NASAhoy es inútil.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Proyecto ALASA

 

Deja un comentario