La anomalía Brasilera

“La anomalía de Brasil”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

A centenares de kilómetros por encima de la costa de Brasil, se halla la llamada Anomalía del Atlántico Sur (SAA, por sus siglas en inglés), una zona en la que se produce una «depresión» del campo magnético terrestre y que, al parecer, representa el punto de máxima penetración en la atmósfera terrestre de los cinturones de Van Allen, constituidos por partículas cargadas eléctricamente que rodean nuestro planeta.

Ya en 1958, cuando James Van Allen descubrió los anillos de radiación que llevan su nombre, los científicos sospecharon que el SAA, de unos 560 kilómetros cuadrados de extensión, podría representar un riesgo para los instrumentos satelitales. Más tarde, gracias a los avances en el desarrollo de las misiones espaciales, se demostró que el flujo de partículas que allí se produce puede interferir con las actividades humanas en el espacio.

Hoy en día, el Telescopio Espacial Hubble y otros satélites dejan de usar sus instrumentos de observación al cruzar dicha área. Asimismo, varios astronautas que viajaron a bordo de los diferentes transbordadores espaciales de la NASA han informado sobre el comportamiento anómalo de los ordenadores y la presencia de destellos en el interior de los vehículos durante el tránsito en esta zona de la magnetosfera. Por esta razón, la Estación Espacial Internacional se halla dotada de una protección adicional, ya que la inclinación de su órbita la lleva a atravesar periódicamente la SAA.

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Astrofísica de Bolonia ha analizado los datos del satélite de altas energías BeppoSAX durante el periodo 1996-2002, que cruzó en varias ocasiones la SAA y registró el flujo de partículas cargadas, a fin de conocer más en detalle el comportamiento de esta zona. Sus resultados, publicados en la revista Experimental Astronomy, ponen de manifiesto que la Anomalía del Atlántico Sur se mueve lentamente hacia el oeste y que los niveles de radiación de sus estratos inferiores son más bajos en comparación a los superiores. Estas conclusiones coinciden, en líneas generales, con las extraídas a partir del análisis de datos de otro satélite, el Explorador Temporal de Rayos X Rossi (RXTE), que, con anterioridad, analizó la misma región del planeta.

Liderados por Riccardo Campana, los astrónomos también han realizado un mapa detallado de esta área de la magnetosfera terrestre. Aunque este se sume a los ya existentes, proporciona a los expertos en diseño de satélites una imagen más completa de la SAA, para que los futuros vehículos puedan evitar el flujo de radiación que limita la vida útil y el rendimiento de los instrumentos.

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario