La desaparición de los Dinosaurios- Manlio E. Wydler

“Resumen de la Nueva Teoría de la Desaparición de los Dinosaurios-2004-”

 

Por Manlio E. Wydler (*)

 

Tan terribles animales necesitaban de una “gran ayuda” para ser desplazados para dejar el lugar a los marsupiales y mamíferos, en especial los últimos como animales dominantes. Así que en la búsqueda de las causas se encontró lo que parece un gran cráter- hoy se sabe que es menor de lo supuesto- en Centroamérica y luego una “uniforme deposición” de Iridio –elemento abundante en los meteoritos-, en ciertas capas estratificadas que corresponderían a un tiempo geológico determinado -cosa que no es tan así-

 

.Un enorme meteorito impacta sobrela Tierra, produce vibraciones demoledoras y mortales, calor enorme, turbulencias atmosféricas espeluznantes, se levanta piedras y polvo hasta los confines exteriores de la atmósfera que ocultarán por bastante tiempo la luz y calor solar haciendo un “invierno polar” similar al atómico. Maremotos, tsunamis, terremotos, choques tectónicos y erupciones volcánicas que tratarían de nivelar presiones internas de la corteza terrestre herida.

 

Realmente convincente, hasta que pensamos, como puede sobrevivir, no solo los dinosaurios, sino algo vivo en estas condiciones, porque lo que mate a un saurio, puede matar a cualquier animal grande o chico que habite las mismas zonas. Los saurios del mar, también desaparecieron, eso que el mar atempera los factores emergentes de un cataclismo, tan sentido en tierra firme.

 

Incluso, sabemos que muchas plantas fueron perdiendo géneros, familias, etc., en el devenir de los tiempos por diversas causas y los cambios cromosómicos generaron nuevas. Ante una catástrofe así, solo las plantas en estado de semillas podrían haber sobrevivido. Cabe acotar que la mayoría de las especies vegetales de aquellas épocas viven aún sobre la Tierra. Del resto de los animales que tienen más posibilidades de sobrevivir a estas condiciones son los virus (cristalizados), las bacterias (esporuladas), gusanos y artrópodos (como huevos) que las más voluminosas siempre hablando de la tierra firme.

 

Todas las especies de aves, son herederos de ciertos dinosaurios, en tanto que los marsupiales y mamíferos a su vez son herederos de otro tipo de saurios. Los grandes dinosaurios, con huevos relativamente chicos para su tamaño de adultos resultarían fácil presa de los nuevos animales de sangre caliente, muy ágiles y más inteligentes. Sus nidadas muy probablemente fueron presas cada vez más asiduas de los astutos y veloces nuevos marsupiales, como hacen sospechar los descubrimientos a principios del año 2004 en China, en que se descubrieron marsupiales carnívoros e insectívoros, con restos de huevos de dinosaurio y pequeños saurios dentro del tracto digestivo, todo en extraordinario estado de conservación.

 

Los huevos más comidos fueron los de dinosaurios herbívoros que usaban casi todo su tiempo para comer, debido a su gran metabolismo, no podían cuidar convenientemente los huevos. Los mamíferos en general hoy siguen deleitándose con la ingestión de huevos, muchas veces ayudados en todas las épocas por las víboras y en algunas partes por cocodrilos especiales, ”Cara de perro”, -hoy extintos-que corrían a los dinosaurios sobre sus dos patas traseras y comían a estos aún del tamaño de5 metros, aparte de sus nidadas. Al desaparecer los dinosaurios herbívoros, los dinosaurios carniceros, rápidamente murieron de hambre-solo esas grandes presas podían satisfacer la necesidad de carne.

 

Esta práctica dietética, en pocas centurias deben de haber acabado con la posibilidad de perpetuarse a estas grandes bestias terrestres y las aclimatadas al mar, cuyos huevos y crías debieron ser también presa fácil para las nuevas especies de marsupiales y mamíferos que a su vez se fueron aclimatando a la vida acuática .

 

Todo en la evolución de la reproducción está signado por acrecentar la seguridad de la prole, así vemos como disminuye la necesidad del número de nuevos individuos según la característica de los elementos en cuestión. La evolución de la complejidad también la tuvieron los huevos cada vez más complicados y seguros, hasta que luego de los vivíparos aparecen los que cargan el feto en su interior en marsupiales y más perfeccionados en los mamíferos.

 

Como vemos la evolución a seguido en este aspecto también sistemas que aseguraran la supervivencia de las especies. La progenie de los dinosaurios (como huevos y crías jóvenes), tenía muchas menos posibilidades de sobrevivir que las de los marsupiales y mamíferos especialmente guardados .Para que algunos ejemplares llegaran a adultos, cada hembra poco evolucionada debía producir muchos más de mil huevitos simples, luego bastaron menos de mil de huevos más evolucionados, posteriormente docenas (ovovíviparos) y finalmente camadas de pocos individuos (placentarios), hasta llegar al humano con normalmente un descendiente por vez (al igual que otras especies de grandes mamíferos).

 

Las nidadas de huevos de dinosaurios, al no poder ser convenientemente defendidas, fueron devoradas por estas especies que los tendrían como parte integrante de su menú ( según los últimos descubrimientos) y que confirman la poca cantidad de huevos fósiles encontrados , en especial enteros, así que por simple decrepitud, con generaciones jóvenes cada vez menos numerosas, las especies de dinosaurios sucumbieron, más allá de diferencias climáticas a veces aludidas (en la actualidad hay regiones con clima caluroso como gustaban a estos animales ).

 

Los dinosaurios sobrevivientes son los que evolucionaron y colocaron sus huevos en las ramas de los árboles para protegerlos (Aves) y los que están sobre la tierra los esconden enterrándolos (víboras, caimanes, etc.).

 

Los grandes dinosaurios los colocaban amontonados sobre la superficie y no sabemos si alguno se quedaría para cuidarlos y si lo hacían, si hubieran podido ser eficientes ante la “cacería” en grupos de las nuevas especies,…realmente creemos que no. ¿Y el meteorito?, puede que haya caído, que haya hecho mucho daño, pero no tanto que justificara la destrucción de los dinosaurios por si solo, porque hubiera destruido además casi toda o toda la vida sobre el mundo, que sabemos por su complejidad no hubiera tenido tiempo de reconstruirse desde el “terciario” a nuestros días.

 

Como dato más reciente: investigadores dela Universidadde Alberta han determinado que un hueso fosilizado encontrado en Nuevo México contradice el paradigma de que la era de los dinosaurios terminó hace entre 65,5 y 66 millones de años, según un estudio publicado en Geology.

El equipo, dirigido por Larry Heaman del Departamento de Ciencias de la Tierray la Atmósfera, determinó que el fémur de un hadrosaurio tenía solo 64,8 millones años de edad. Eso significa que este herbívoro particular estaba vivo cerca de 700.000 años después del evento de extinción masiva que muchos paleontólogos creen borró todos los dinosaurios no aviarios de la faz de la tierra, para siempre. Evidencia esto que el meteorito no mató a todos los dinosaurios y que los comedores de huevos no atacaron nidadas de huevos en todas partes con la misma intensidad, expandirse desde China debió llevarles de un millón a millón y medio de años.

Heaman y sus colegas utilizaron un nuevo método de datación directa de fósiles llamado U-Pb (uranio-plomo). Un rayo láser se dirige a diminutas partículas del fósil, que luego se someten a análisis isotópico. Esta nueva técnica no sólo permite determinar la edad de los huesos fósiles sino potencialmente puede distinguir el tipo de comida del dinosaurio. La estructura ósea viva contiene niveles muy bajos de uranio, pero durante la fosilización (habitualmente menos de 1.000 años después de la muerte) el hueso se enriquece con elementos como el uranio. Los átomos de uranio decaen con el tiempo después de este proceso activándose así una especie de reloj.

 

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Hadrosaurios –extintos- en Méjico:

Deja un comentario