La fertilidad femenina.

“La fertilidad femenina”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

 

Es bien sabido que la fertilidad de una mujer se reduce paulatinamente con la edad, a partir, más o menos, de los treinta y cinco años, y que ese declive es ya evidente a los cuarenta y tantos años de edad. Ahora, una nueva investigación ha profundizado en el fenómeno, y las conclusiones extraídas permiten ofrecer una explicación molecular de por qué sucede esto.

 

A medida que las mujeres envejecen, sus óvulos se plagan de daños en el ADN y mueren porque se deterioran sus sistemas de reparación del ADN. Desde hace tiempo, a los defectos en uno de los genes de reparación del ADN, concretamente el BRCA1, se les ha asociado al cáncer de mama, y ahora parece que también provocan un inicio más temprano de la menopausia, a juzgar por las conclusiones a las que ha llegado el equipo de la Dra. Susan Taymans, de la División de Fertilidad e Infertilidad del Instituto Nacional Eunice Kennedy Shriver de Salud Infantil y Desarrollo Humano, uno de los Institutos Nacionales estadounidenses de Salud.

Cuando una mujer se acerca a sus cuarenta años, la cantidad de oocitos, y su fertilidad, disminuye a grandes pasos. Para cuando ha pasado de los cincuenta años de edad, su provisión ovárica original de cerca de 1 millón de células ha caído ya hasta prácticamente cero.

 

Sólo una cantidad modesta de oocitos se libera en la ovulación durante la vida reproductiva de una mujer. El 99,9 por ciento restante es eliminado por el cuerpo de la mujer, principalmente mediante suicidio celular, un proceso normal que evita la propagación de células dañadas o que esos daños se transmitan por herencia.

 

Los científicos sospechan que la mayoría de los oocitos se autodestruyen porque han acumulado un tipo peligroso de daño en el ADN. Según el estudio, los oocitos viejos tienen más daños de esta clase que los jóvenes.

 

Al examinar oocitos de ratonas, así como de mujeres de 24 a 41 años de edad, los investigadores encontraron que la actividad de cuatro genes de reparación del ADN (BRCA1, MRE11, Rad51 y ATM) se redujo con la edad. Cuando, en un experimento, el equipo de investigación desactivó estos genes en oocitos de ratona, estas células registraron más desperfectos en su ADN y tuvieron tasas de mortalidad más altas, que los oocitos con sistemas de reparación que funcionaban normalmente.

 

Tal como dice Taymans, lo descubierto en este nuevo estudio podría ayudar a encontrar tratamientos para mejorar y prolongar la etapa fértil de la mujer.

En la investigación también han trabajado especialistas dela Escuela Médica de Nueva York (NYMC), el Centro Oncológico Sloan-Kettering (MSKCC, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center),la Escuela Médica Weill dela Universidad de Cornell, yla Universidad Yeshiva, todas estas instituciones en el estado de Nueva York, Estados Unidos, así comola Universidad Científica de Estambul en Turquía.

 

(*)Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Oocyte.jpg

 

 

Deja un comentario