“La peligrosa escopolamina”

Por Manlio E. Wydler (*)

 

 

 

Un uso correcto es cuando se la receta un médico para tratar el mareo, las náuseas, colitis y los vómitos provocados por los diferentes medios de locomoción acción sedante sobre el sistema nervioso central, se usa como antiparkinsoniano, antiespasmódico y como analgésico local. Se lo usó como droga de la verdad, pero las declaraciones terminaron no dando seguridad de lo relatado, la voluntad se anula y puede inducirse a contestar cualquier cosa.

 

La escopolamina es un alcaloide que se encuentra en diferentes plantas como el beleño, la mandrágora o la brugmansia (Floripondio). Utilizada en muy pequeñas dosis desde hace años por la medicina clásica, esta droga se ha empleado para tratar trastornos referidos al sistema nervioso central, por su fuerte acción sedante. Al ser la escopolamina un alcaloide que se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal, esta droga puede ser suministrada a través de toda clase de bebidas y comidas.

 

 También es fácilmente suministrable por vía respiratoria, ofreciendo el criminal un cigarrillo contaminado a su victima. Fuentes médicas indican que que la escopolamina anula la acción del neurotransmisor acetilcolina, lo que provoca un borrado de memoria.

 

Al ingresar en el organismo de la víctima, tan sólo hacen falta unos minutos para que la persona se vuelva totalmente vulnerable y con su voluntad anulada. De este modo, quien se encuentra bajo los efectos de la escopolamina se vuelve un ser plenamente manipulable y sumiso. Además cuenta con la ventaja de la pérdida de memoria que produce, lo cual deja en la victima unas lagunas mentales que le impiden saber lo que sucedió y, mucho menos, quién fue el que la suministró.

 

Esta sustancia está de moda entre criminales, que drogan a mujeres, las filman en orgía y luego las extorsionan, sin ellas ser concientes de los que le pasó.

 

Es el caso de una figura muy popular en la Televisión.

 

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

Floripondio en flor:

 

Deja un comentario