Litio

“¿Seguirá Argentina dejar extraer casi gratis el Litio y no participar de la fortuna de su reserva casi exclusiva del metal?”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El llamado ‘Triángulo del Litio’ es una zona geográfica ubicada en América del Sur, en el límite de Argentina, Bolivia y Chile, que concentra más del 85% de las reservas de ese metal blando del planeta, según indica Fundamin  (Fundación para el Desarrollo de la Minería Argentina). Es por eso que los ojos del mundo están puestos allí.

 

Según indica la BBC, compañías japonesas, estadounidenses, australianas y otras tantas de naciones de Europa, tienen planes o proyectos en funcionamiento para lo que define en un artículo como la “fiebre del Litio”.

 

Es por esto que, como ocurre en otros sectores mineros de Latinoamérica, algunos han advertido sobre las posibles consecuencias sociales y ambientales de la explotación del material.

Mientras aumenta la demanda de baterías recargables, las empresas se esfuerzan por asegurarse el suministro del metal necesario para las mismas, que cada vez se vuelve más preciado.   De hecho el metal se acabará a corto plazo.

El Presidente Mauricio Macri de Argentina, ¿sabrá que el Litio se está explotando en ese país, segundo en reservas de Litio, no deja casi nada de provecho de esa fortuna para el país?

El elemento se ha vuelto clave en la demanda de los mercados y ante esto, el llamado ‘Triángulo del Litio’ en América Latina parece ser una reliquia al concentrar más del 85% de las reservas de este metal en el planeta.

 

Uno de los ejemplos de las demandas  de litio en el mundo, es el caso del empresario Elon Musk, quién indicó a principios de mes que expandiría la producción de los autos eléctricos Tesla. “Para producir 500.000 vehículos al año, necesitamos absorber toda la producción de litio del mundo”, afirmó Musk a los medios.

 

El elemento es un componente esencial de baterías que alimentan todo, desde vehículos híbridos y eléctricos hasta celulares, ordenadores portátiles y herramientas eléctricas.

Teniendo en cuenta tal la demanda de almacenamiento de energía de alta densidad, Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo, ha catalogado al litio como “la nueva gasolina”.

De hecho, según un informe publicado por la consultora Allied Market Research, está estipulado que el mercado global de baterías de este elemento genere ingresos por un total de 46.210 millones de dólares hacia el año 2022, indica el Diario Financiero. 

 

¿Nos volverá a pasar como todo el Oro, Plata, Platino y Uranio que se saca de la cordillera por menos de 5 % como concesión, como todo concepto?

 

Buenos contratos mineros, sin corruptos en el medio, arreglarían en gran parte de la maltrecha economía.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

 

El Tesla:

 
 
 
 
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.