Los negros confines del Universo

“Las lejanas zonas del Universo”

 

Por Manlio E. Wydler (*)

 

Hace unos pocos años, no más de siete encontramos referencias a una primera zona aparentemente desprovista de luz del Universo y aquí transcribo lo que de ella se anotaba: 

 

¿ Qué ha creado este gigantesco volumen vacío en el Universo?

 

Nadie está aún seguro. Es más: se sigue investigando incluso el tamaño del hueco, estimado en unos mil millones de años luz.

 

El vacío no es un “agujero en el espacio” como podría serlo un agujero negro, sino más bien una inmensa región del Universo en la que al parecer no hay materia normal o, siquiera, materia oscura .

 

Se cree que el vacío puede contener energía oscura, sin embargo, y es claramente transparente a la luz.

 

La existencia de esta zona vacía se postula como posible explicación para una de las inusuales zonas frías cartografiadas en el mapa de la misión WMAP del fondo cósmico de microondas (CMB).

 

Una posibilidad es que esta región del fondo cósmico de microondas no esté realmente tan fría, sino que la luz proveniente de ella haya sufrido, de alguna manera, un desplazamiento cosmológico al rojo mayor que el esperado.

 

Se conocen otros vacíos de estas características en el Universo, pero éste parece tener efectos gravitatorios inusualmente grandes, por lo que podría ser el mayor vacío del Universo conocido.

 

En una investigación sobre el tema, un más reciente estudio encontró un número extrañamente reducido de fuentes cósmicas de radio entrela Tierra y esta zona fría del fondo cósmico de microondas, dato que llevó a inferir la existencia de esta inmensa zona vacía.

Hasta hace muy poco nadie había propuesto que la variación de la luz se deba a la diferencia de densidad en el reticulado espacio-temporal que, como  dice Dante Americe, es afectado a su vez por la gravedad y yo completo por el electromagnetismo que genera el plasma universal. El plasma constituye el 98% de la materia y energía de nuestro Universo y es miles de veces más poderoso que la gravedad.

En mi teoría de la Correlatividad Dimensional, propone Dante, el espacio no se limita a las 3 dimensiones espaciales en conjunto con una temporal, sino que existen otras inherentes a la materia y la energía de la misma manera que las primeras. Estas sumarían teóricamente once en total, que a su vez integrarían el sistema multidimensional de este universo.

En mi teoría, la velocidad es una dimensión más, inherente a la materia – energía, como ya dije. De tal manera que, al haber variaciones en el reticulado multidimensional (ya no lo llamaré reticulado espacio-temporal), la velocidad de una partícula en el espacio necesariamente tendría que variar también (como de hecho ocurre). Esto plantea que, siendo la luz una forma de energía, y la energía una forma de materia, las leyes físicas tendrían que regirlas por igual. Es decir, la variación en el reticulado implicaría una variación en la velocidad de la luz, como podría hacerlo con cualquier elemento

La teoría de la relatividad dice que nada puede alcanzar la velocidad de la luz, ya que para acelerar a una partícula a esa velocidad, se requeriría de una cantidad infinita de energía, pues la masa de la partícula tendería a incrementarse infinitamente, conforme se aproxima a la velocidad de la luz. A esa velocidad, la gravedad y magnetismo producida por la enorme masa ocasionaría deformaciones en el espacio y el tiempo, como predice la relatividad. Pensando en esto, se daría una simetría si al contrario, al introducir una enorme variación en la densidad espacio-tiempo, se produjera un cambio en la velocidad tope. O sea, en la velocidad de la luz. Las transicines de fase haen posible esto.

Esto ocurriría, precisamente, en campos gravitacionales muy grandes generados por altas concentraciones de masa y el agregado de poder electromagnético que, necesariamente, elevarían la densidad del reticulado multidimensional.

La velocidad de la luz y de todo otro elemento dependería, entonces, de la densidad del reticulado.

Esa sería la explicación de por qué no registramos variaciones en la velocidad de la luz, pues los experimentos se han llevado a cabo en zonas de muy baja densidad reticular y  sin modificadores de ello, se requiere de mayor densidad para que sea significativa.

Cuando se han realizado experiencias con condensados súper-fríos la luz se detiene y los fotones devienen en electrones. Ante poderosos pulsos de láseres, una parte de los fotones se aceleran más allá de c. Como vimos se ha confirmado, los neutrinos rebasan la velocidad de los fotones normales y  las acciones de entrelazamiento cuántico se realizan más allá del espacio-tiempo a velocidades casi infinitas.  Los electrones sobre una estrella de neutrones hacen rayos hiperlumínicos en velocidad.

Esto no implica que la masa pueda viajar a la velocidad de la luz dentro de un universo dado, prero de algún modo se puede crear un universo alterno virtual que si lo haga, modificando el reticulado multidimensional.

Existe una observación que apoya este razonamiento. Como mencioné antes, el universo se expande y, según los cálculos, las galaxias más alejadas observables se separarían de nosotros a una velocidad mayor a la de la luz.  Significa que la masa de esas galaxias han rebasado en sí la velocidad de la luz o, –coincide con mi Cosmología– sino que esto puede ser una evidencia de que el reticulado espacio-temporal tiene la capacidad de expandirse incluso más rápido que el tope de velocidad y “arrastrar” con él la materia circundante.Las anomalías del fondo de microondas así prueban hoy de los Universos alternos adjuntos que tiran del nuestro de esa forma, como describimos en un artículo precedente.

.Tanto la teoría de la relatividad como la mecánica cuántica funcionan, aunque no en todos los casos. Esto significa que requieren ser reparadas, completadas o desechadas.

Quizá este sea el momento de replantearse una de los principales postulados de Einstein, la invariabilidad de la velocidad de la luz, como hemos visto ya sabemos de fenómenos  y experimentos que indican esto.- Coincido casi plenamente con D. Americe.

 

La masa-energía tiende a infinito a la velodiad de la luz, la energía sería también infinita y podría emplearse para trasponer la velocidad relativista de la Luz.

Además, hoy sabemos que los bosones, que confieren masa, más allá del límite caótico, en el Universo Retrayente son takiones de masa imaginaria y velocidad que tiende al infinito, para el observador en este Universo Inflacionario.

Los científicos de la Universidad Tecnológicade Chalmers en Gothenburg (Suecia), hace un año y medio publicaban en arXiv.org una hazaña científica que recordaba al origen «divino» de los tiempos. Los físicos aseguraban en la publicación online haber conseguido crear luz de la nada, provocando un efecto que fue predicho por primera vez hace 40 años pero que nunca antes se había materializado con éxito. 

En el experimento, los científicos han sido capaces de capturar algunos de los fotones que aparecen y desaparecen constantemente en el vacío. Muy cautos, los autores no han querido ofrecer más datos sobre su trabajo hasta que estuviera listo para su publicación en una revista de alto nivel. Ahora, el estudio aparece en el último número de la prestigiosa Nature, donde se describe con todo detalle.

Según explican los propios autores en un comunicado, el experimento se asienta en uno de los principios más contradictorios y, sin embargo, más importantes de la mecánica cuántica, y es que el vacío, por raro que parezca, no está vacío. De hecho, el vacío está rebosante de partículas que continuamente fluctúan dentro y fuera de la existencia. Aparecen por un breve momento y luego desaparecen de nuevo como fantasmas. Los físicos se refieren a ellas generalmente como partículas virtuales.

Son los indicativos de otras dimensiones, de otros universos alternos.

El responsable del estudio, Christopher Wilson, y sus colegas consiguieron que algunos fotones salieran de su estado virtual y se convirtieran en fotones reales, es decir, en luz auténtica. El físico Gerald Moore predijo en 1970 que esto ocurriría si los fotones pudieran rebotar en un espejo que se mueve a una velocidad casi tan alta como la de la luz. El fenómeno, conocido como efecto Casimir, nunca había sido observado hasta ahora.

«Ya que no es posible obtener un espejo que se mueva lo suficientemente rápido, hemos desarrollado otro método para lograr el mismo efecto», explica Per Delsing, profesor de Física Experimental de Chalmers. Para ello, los físicos utilizaron un circuito superconductor que simula un espejo en movimiento. Se trata de un componente de electrónica cuántica conocido como SQUID (dispositivo superconductor de interferencia cuántica), que es extremadamente sensible a los campos magnéticos.

Al cambiar la dirección del campo magnético varios miles de millones de veces por segundo, los científicos fueron capaces de que el «espejo» vibrara casi a la velocidad de la luz. «El resultado fue que los fotones aparecían en parejas del vacío». El hecho de que aparezcan los fotones y no otro tipo de partículas es que los primeros carecen de masa y no hace falta mucha energía para «rescatarlos» de su estado virtual. Los científicos creen que, con mucha más energía, podrían recuperar incluso electrones o protones.  En este caso no se gastó más energía de la que se hubiera necesitado para encender un diodo con esa luminosidad.

A efectos prácticos, el estudio puede ser de utilidad en el campo de la investigación de la información cuántica, que incluye el desarrollo de ordenadores cuánticos, pero el valor principal del experimento es el aumento de la compresión de los conceptos básicos de la Física, como las fluctuaciones en el vacío de las partículas, que quizás tengan que ver con los Universos alternos de Wydler y la aceleración del Universo inflacionario.

Desde luego, esta es una de las pruebas experimentales más inusuales de la mecánica cuántica en los últimos años.

Como vemos, en pocos años , solo un puñado de experimentos y muchos otros que he ido reproduciendo en mis Blogs, muestran un acercamient cada vez mas apretado ala Cosmologíaque escribí desde lo akáshico hae muchos lustros y donde  escribo de los límites caóticos donde hay transiciones de fases, límites de Universos retrayentes a inflacionarios de Big-Bangs y Big –crunch en el otro extramo de los ciclos, el límite de ver la luz por el enfriamiento del vacío, cerca del cero absoluto y el límite del Universo inflacionario cuando la velocidad de la inflación supera a la velocidad de la luz. Las zonas oscuras del fondo de microondas muestran que detrás hay universos que interactúan y son estos y no la materia oscura la que forman la “materia faltante, etc.

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

 

 

 

Deja un comentario