Los nuevos aceleradores de láser-plasma.

“Nuevos aceleradores Laser-Plasma”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

Los aceleradores de láser-plasma, que utilizan láseres en lugar de ondas de radiofrecuencia de alta potencia para energizar los electrones en distancias muy cortas, reemplazarán a los monstruosos aceleradores como el que está en la frontera de Francia y Suiza. Desde hace dos décadas, se han sucedido, sin mucho éxito, diversos intentos de construir estos dispositivos. Ahora, un nuevo estudio teórico predice que la meta puede que sea más fácil de alcanzar de lo que se pensaba.

 

Los autores de esta investigación son Carlo Benedetti, Carl Schroeder, Eric Esarey, y Wim Leemans, físicos del Laboratorio Nacional Estadounidense Lawrence Berkeley (Berkeley Lab) en California.

 

Si las nuevas estimaciones son correctas, los aceleradores de láser-plasma podrían ayudar a reducir el costo de investigaciones en física de altas energías (el LHC costó 9.000 millones de dólares) y de muchas otras aplicaciones industriales y médicas de los aceleradores.

 

El punto de partida para este tipo de aceleradores es el BELLA (Berkeley Lab láser Accelerator), que está siendo construido por el Departamento de Energía del Laboratorio Lawrence Berkeley National (Berkeley Lab) mediante el programa LOASIS. BELLA, es un acelerador Wakefield láser-plasma muy compacto. De tan sólo un metro, BELLA acelerará un haz de electrones a 10 mil millones de electrón-voltios, un quinto de la energía obtenida por el SLAC National Accelerator Laboratory, de dos kilómetros de longitud.

 

En pocos años el CERN será oneroso y vetusto.

 

Esto implica, en el aspecto científico, que los nuevos aceleradores de láser-plasma ofrecerán más oportunidades de investigación a los físicos que tratan de desentrañar la estructura de este universo. Estos aceleradores podrían también reducir de manera crucial los costos de sus usos industriales, y de igual modo ser más asequibles para los hospitales.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Aceleradores de bolsillo

 

 

 

Deja un comentario