Mejor explicación del efecto túnel.

“Lo misterioso puede no serlo”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

En mecánica cuántica, el efecto túnel es un fenómeno nanoscópico por el que una partícula viola los principios de la mecánica clásica penetrando una barrera de potencial o impedancia mayor que la energía cinética de la propia partícula. Una barrera, en términos cuánticos aplicados al efecto túnel, se trata de una cualidad del estado energético de la materia análogo a una “colina” o pendiente clásica, compuesta por crestas y flancos alternos, que sugiere que el camino más corto de un móvil entre dos o más flancos debe atravesar su correspondiente cresta intermedia. Si el objeto no dispone de energía mecánica suficiente como para atravesar la barrera, la mecánica clásica afirma que nunca podrá aparecer en un estado perteneciente al otro lado de la barrera.

A escala cuántica, los objetos exhiben un comportamiento ondular; en la teoría cuántica, un cuanto moviéndose en dirección a una “colina” potencialmente energética puede ser descrito por su función de onda, que representa la amplitud probable que tiene la partícula de ser encontrada en la posición allende la estructura de la curva. Si esta función describe la posición de la partícula perteneciente al flanco adyacente al que supuso su punto de partida, existe cierta probabilidad de que se haya desplazado “a través” de la estructura, en vez de superarla por la ruta convencional que atraviesa la cima energética relativa. A esto se conoce como efecto túnel.

Todos los ejemplos ópticos, electrónicos, etc. hacen hincapié en las características cuánticas, ondulatorias de la partícula. Rayos gamma, etc. que posibilitan el efecto túnel, presuponiendo la barrera como cresta o continuidad de impedimento.

El efecto túnel se explica mejor, si ambos actores de este fenómeno son vistos como una espuma y no como una continuidad.

Los túneles preexistentes en el impedimento permiten escapar a algunos entes que coincidan en el trayecto de los electrones, fotones, rayos gamma, etc.

Ambas partes explican, sin misterios el efecto túnel cuántico.

Lo cuántico se sustituye la continuidad por lo discreto, siempre, por lo que podemos asumir que la impedancia, o barrera de poder atómica, no es una continuidad y por lo tanto tendría en si túneles que facilitan el pasaje de ciertas partículas a través de ellas.

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Deja un comentario