Mi Cosmogonía y los agujeros negros planos,

“Los Agujeros negros pueden ser de dos dimensiones”

Por Manlio E. Wydler (º)

En mi Cosmogonía explico que el final exterior de cada universo, tiene un límite caótico donde se cambian los estados de fase de las cosas y por un lado hay un Universo inflacionario y por el otro uno retrayente, que son especulares, uno de materia , el otro de antimateria, de energía, el otro de anti energía, de flecha del tiempo hacia el futuro, de flecha del tiempo hacia el pasado, de temperatura positiva al Cero absoluto, de temperatura negativa al Cero absoluto, de acelerada inflación y de acelerada retracción, Hacia mayor desorganización y del otro lado hacia más organización, Hacia un Big-Crunch, y desde un Big Bang, etc.

Desde el Big –Bang en Inflación acelerada al límite caótico de los agujeros negros laminares que origina la masa al alcanzar la velocidad de la luz en su expansión, hacia el otro lado lo retrayente, inverso hacia otro Big- Crunch, formando ciclos eternos, sin principio, ni fin.

Este límite es de un tipo diferente de agujeros negros, forman un plano bidireccional, forma el límite de expansión, al sobrepasar la velocidad de la luz, la expansión. Para nosotros es el Verdadero Gran Atractor del Universo.

También aquí encontramos agujeros negros de viejo origen y que se recrean como límite de agujero negro laminar.

Coincide con la información posible de ser contenida en dos dimensiones de un contenido tridimensional de un Universo Holográfico. La ciencia más avanzada nos dice ahora:

La tridimensionalidad de los agujeros negros  podría ser mera apariencia: toda su información se podría contener en una superficie bidimensional, según un estudio que aboga por la hipótesis holográfica. (Wydler solo lo acepta en el caso de la lámina de agujeros negros en los límites caóticos de los universos, donde se efectúan los cambios de fases)

En principio, nada que entre en un agujero negro puede salir. Esto ha complicado mucho el estudio de estos cuerpos misteriosos, que comenzó en 1916 y planteó la hipótesis de su existencia como consecuencia de la Teoría de la relatividad de Einstein.

Hay sin embargo un consenso entre la comunidad científica en cuanto a la entropía del agujero negro, ya que su ausencia violaría la segunda ley de la termodinámica. Jacob Bekenstein y Stephen Hawking sugieren que la entropía de un agujero negro es proporcional a su área de volumen. Este pensamiento da lugar a la teoría de la “holografía”, que sugiere que lo que parece ser en tres dimensiones, resulta una imagen proyectada en un horizonte cósmico de dos dimensiones a distancia, como un holograma, que a pesar de ser una imagen bidimensional parece ser tridimensional.

No podemos ver más allá del horizonte de sucesos (el límite exterior de la parte posterior del agujero). Entonces, ¿cómo se puede calcular la medida? El enfoque teórico es semiclásico (una especie de híbrido de la física clásica y la mecánica cuántica), e introduce la posibilidad de adoptar un enfoque de la gravedad cuántica en los estudios, con el objetivo de obtener una comprensión de la física de los agujeros negros.

La longitud de Planck es la dimensión en la que espacio-tiempo deja de ser continuo, y toma la granularidad discreta que compone los “átomos” del espacio-tiempo. El universo en esta dimensión se describe en la mecánica cuántica. La gravedad ha sido descrita muy bien dentro de la física clásica, pero no se sabe cómo se comporta en la escala de Planck.

En un nuevo estudio publicado en Physical Review Letter, se presenta un nuevo resultado obtenido mediante la aplicación de una segunda formulación del formalismo de Gravedad Cuántica de Bucles ( LQG en inglés). LQG es una aproximación teórica al problema de la gravedad cuántica, y la teoría de campo de grupo es la “lengua” a través de la cual la teoría es aplicada en este trabajo.

Pranzetti explica que la base de su idea es que las geometrías clásicas homogéneas emergen de un condensado de los átomos de espacio en los LQG, “por lo tanto, para ello obtuvimos una descripción de estados cuánticos del agujero negro, apto para describir el físico “continuum”, es decir, la física del espacio-tiempo como la conocemos.”

Los átomos de espacios constituyentes fundamentales forman una especie de líquido, es decir, el espacio-tiempo continuo.

Una geometría continua y homogénea puede describirse, como Pranzetti y sus colegas sugieren, como un condensado, teniendo en cuenta a priori un número infinito de grados de libertad.

Otro aspecto importante de este estudio “es que se propuso un mecanismo concreto en apoyo de la hipótesis holográfica, por lo que la tridimensionalidad de los agujeros negros puede ser meramente aparente: toda su información se podría contener en una superficie bidimensional, sin tener que investigar la estructura de la parte interior (de ahí el enlace entre entropía y zona de área en lugar de volumen).

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Los agujeros negros pueden ser en dos dimensiones (WIKIPEDIA)