Muchos cálculos.

“Enorme cantidad de datos para localizar al más grande de los planetas”

 

Recopilado por Manlio E: Wydler (*)

 

Se necesitan encontrar una cantidad considerable de cometas más y procesar continuamente los movimientos que suceden en la banda interior de la Nube de Oort exterior.

 

Así lo han expresado dos científicos que han encontrado ya correlaciones positivas entre las modificaciones cometarias de esta lejana región y la causa de estos comportamientos.

Por lo tanto el Sistema Solar tendría un nuevo invitado: un gigantesco planeta con cuatro veces la masa del gigantón Júpiter, según los cálculos de John Matese y Daniel Whitmire, físicos dela Universidad de Louisiana, que se vienen integrando desde hace dos años.

Su sitio de residencia, obvio, no es el Sistema Solar que más conocemos, sino la Nube de Oort, una región del espacio ubicada a un año luz de nosotros, ubicada aún más al exterior del cinturón de Kuiper, donde ya se han encontrado algunos cuerpos planetarios, como Eris, Makemake, Sedna, etc.

Estos físicos de la Universidadde Louisiana detectaron anomalías en la distribución de cometas que sugieren que al menos un 20 por ciento de ellos sufren el tirón gravitatorio de un enorme cuerpo, al que denominaron vienen denominando Tycho.

La Nubede Oort se encuentra en los límites del Sistema Solar. Es una extensa región casi esférica de la cual procede la mayoría de los cometas conocidos: albergaría entre 1.000 millones y 100.000 millones de estos llamativos viajeros celestiales-Esta variación enorme en la contabilidad muestra la dificultad que este estudio tiene-. Muchos de esos cometas son enviados al Sistema Solar interior por diversas fuerzas.

¡La influencia sobre esa cantidad de cometas se explicaría por la existencia de un gran cuerpo, un planeta varias veces más masivo que Júpiter, que tendría 318 veces la masa de la Tierra y 2,5 veces la masa de todos los otros planetas del Sistema Solar!

El estudio de los físicos fue publicado en Icarus, a finales del 2010, publicación dedicada a la difusión de estudios del Sistema Solar, y es la publicación oficial de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana.

Cada elemento nuevo nos aportará seguramente un mayor conocimiento de nuevos cometas y servirá para perfilar a Tycho mejor, Hasta que finalmente podamos verlo realmente.

Al realizar un análisis dinámico y estadístico de esa remota región, encontraron una serie de anomalías que se podrían explicar gracias a la presencia de un gran cuerpo. Esta posibilidad había sido propuesta por Matese en 1999, sólo que ahora en el 2012, con un mayor número de cometas conocidos, los cálculos son cada vez más precisos.

 

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001

Deja un comentario