Robots aprenden a sentir dolor

“Enseñando a sentir dolor a los robots”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

El dolor es un sistema que nos protege. Cuando evadimos la fuente del dolor, nos ayuda a no salir lastimados y a poner en riesgo la vida.

 

El uso de robots para realizar tareas peligrosas y de difícil acceso ha resultado muy beneficiosa en los últimos años, en parte porque estas máquinas tienen la ventaja de no sentir dolor, una vulnerabilidad que afecta a los humanos.

Sin embargo, dos investigadores alemanes creen que, en algunos casos, podría ser útil que los robots pudieran sentir y reaccionar al dolor.

Investigadores de la Universidad Leibniz, Hannover, están desarrollando un “sistema nervioso robótico artificial para enseñar a los robots a sentir el dolor” y a reaccionar rápidamente para evitar posibles daños a sus componentes principales, como motores, engranajes, y sistemas electrónicos. 

“El dolor es un sistema que nos protege. Cuando evadimos la fuente del dolor, nos ayuda a no salir lastimados”, señaló Johannes Kuehn, uno de los investigadores, en el marco de la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización, organizada en Estocolmo, Suecia, por el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica.

 

Es una forma de proteger el gran capital que representa y preservar la eficiencia de los trabajos que realizan.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Para comentar: manliowy@yahoo.com.ar

Imagen ilustrativa