Súper Batería.

“Próximamente una súper batería”

Compilado por Manlio E. Wydler (º)

 

La tecnología ha permitido fabricar «smartphones» que funcionan como pequeños ordenadores y que sus baterías duran días con carga.  Sin embargo, aún no se han podido fabricar baterías lo suficientemente baratas, ligeras y duraderas para dos importantes aplicaciones: el almacenamiento de energía solar y los automóviles eléctricos.

 

Este jueves, la ciencia parece estar un paso más cerca de conseguir baterías para coches tan eficientes como la gasolina. En un estudio publicado en la revista Science varios investigadores de la Universidad de Cambridge presentan un prototipo de batería de litio y oxígeno que tiene una eficiencia energética del 90% y que puede ser recargada 2.000 veces. Aseguran que si fuera montada en un coche, permitiría hacer un viaje de más de 600 kilómetros sin recargar.

 

«Lo que hemos conseguido es un avance significativo para esta tecnología y que además abre nuevas vías de investigación. Aunque no hemos solucionado todos los problemas químicos de esta batería, nuestros resultados nos dan pistas acerca de cómo solucionarlos», ha dicho Clare Grey, la primera autora del estudio e investigadora en la Universidad de Cambridge.

Aspecto del dispositivo experimental en el que se han hecho parte de las pruebas-

 

Reconoce que las baterías de la próxima generación aún tienen que superar muchos retos antes de ser una alternativa para la gasolina, pero cree haber dado un paso más allá y haber desarrollado un prototipo que tiene mucha más capacidad y eficiencia que los modelos previos. En cuestión de una década, piensa que se podría diseñar baterías completamente funcionales a partir de estos avances.

 

La clave de su invento está en un nuevo electrodo de grafeno y en una colección de nuevos aditivos que estabilizan y hacen más eficiente al dispositivo. Al igual que todas las baterías , este nuevo diseño tiene un electrodo positivo (llamado cátodo), uno negativo (llamado ánodo) y un electrolito (una solución cargada de átomos cargados eléctricamente y que actúa como conductor de electricidad).

 

Pero en este caso, se han introducido varias novedades que, en esencia, modifican el funcionamiento de las baterías de litio que ya se usan por ejemplo en los teléfonos móviles. En resumen, este prototipo usa hidróxido de litio en vez de peróxido de litio en el cátodo, y, en el ánodo, se sustituye el grafito por una lámina esponjosa de grafeno.

 

El diseño aún tiene dos inconvenientes importantes: en primer lugar, pueden formarse fibras de litio que podrían hacer que la batería explotase, y la batería requiere que haya una circulación interna de oxígeno puro. Pero los investigadores creen que con más trabajo, este sistema se podría hacer funcionar con aire atmosférico y montar en coches eléctricos de gran autonomía.

 

(º) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, Vecino Solidario 2001.

 

Batería de Hidróxilo de Litio y Grafeno:

Microfotografía del electrodo de grafeno de este novedoso sistema

 

 

 

 

Deja un comentario