Vuelos entre Universos

“Los saltos hiperlumínicos de las poderosas naves nodrizas”

Compilado por Manlio E. Wydler (°)

Actualmente no es ningún secreto que los extraterrestres utilizan naves nodriza para sus desplazamiento, desde sus galaxias de origen hasta otras mucho más lejanas. Según la ciencia de los seres humanos, aquella posibilidad es imposible, si bien los extraterrestres ya han explicado que utilizan otras dimensiones para hacerlo, algo así como la Cuarta Dimensión; tal como le explico Rahel, (extraterrestre proveniente del planeta Milburbek, situado a 50 años-luz de la Tierra) al contactado mexicano Pablo Hawnser:

El Multiverso contiene a todos los universos posibles, logrando la velocidad de la luz con los motores antigravedad, se pasa a alguno de los universos paralelos, en estos casos retrayentes y el tiempo tiene la flecha orientada al pasado por lo que se retrocede en el tiempo, en tanto que el espacio es recorrido a cada vez más velocidad al lograr un segundo pasaje de la velocidad de la luz….si es necesario se pasa a otro universo paralelo, esta vez inflacionario y si aún falta algo puede tomarse otro Universo retrayente. Así nos encontraremos en el destino buscado y controlando los tiempos positivos y negativos del pasaje de Universos, encontraremos que podemos hacer un viaje a otra galaxia en el tiempo que deseemos, por ejemplo: 1 hora. Hay que cuidar que no lleguemos antes del O tiempo, porque apareceríamos en otro Universo alterno. (Nota del Redactor)….Cosmología de M. Wydler.

Por otra parte, en el campo de la cosmología, las fuerzas básicas son la gravitacional y la electromagnética. En estos terrenos se encuentra la ciencia que tus hermanos llaman “Teoría de la Relatividad”. En ella entran en consideraciones que les hicieron comprender que el cuarto factor o coordenada para ubicar a los cuerpos en tercera dimensión es el tiempo, y que al ser éste una parte del sistema completo determinaron que en realidad lo que se tiene es una sola dimensión a la que se denomina espacio-tiempo.

Las características ya son válidas para aplicar el conocimiento al universo real al que pertenece tu planeta por ser parte del sistema planetario del Sol, y éste a su vez del conjunto de estrellas de la galaxia conocida por ustedes como la Vía Láctea.

Ésta, a su vez, forma parte del universo local, que a su vez es parte integral con otros de un Multiverso. La Teoría de la Relatividad, en la ciencia de tus hermanos, explica cómo se altera el “tiempo propio” de cualquier objeto. La alteración del tiempo está en función de su velocidad, si ésta llegara a ser la velocidad de la luz (300 mil kilómetros por segundo aproximadamente), en ese momento la coordenada tiempo llegaría a tener un valor de “cero”, esto es, que el tiempo se habrá detenido para ese objeto.
No es fácil imaginar el “tiempo” detenido porque es algo que no puedes ver, debes comprenderlo de manera abstracta únicamente, pues imaginar un mundo con el tiempo detenido sería como una fotografía o un escenario fijo. Es más fácil, en todo caso, cambiar de contexto y pensar en él como otra dimensión.

Imagínate que tienes puestos unos anteojos de cristal verde, estás en un salón verde y todo lo ves claramente en tonos de verde. Pasas a otro salón y con los anteojos no ves nada, sólo vacío. Te pones ahora unos anteojos color rosa y todo lo ves claramente en tonos de rosa, pero si con los anteojos rosa vas al salón verde tampoco podrás ver nada, pero ya sabes lo que hay y aunque no lo puedas ver con esos anteojos, sigue existiendo. Algo similar pasa en los cambios de dimensión, cada una existe aun cuando tú, desde otra, no la puedas ver; sin embargo, comprendes su existencia y los fenómenos con que se pueda manifestar.

Con el ejemplo anterior, si haces un esfuerzo de imaginación para comprender lo que te acabo de describir, tendrás la capacidad para pensar y aceptar que pueden existir otras dimensiones más allá, y así podemos entonces anunciar como CUARTA DIMENSIÓN a aquella región del espacio en la que la materia está integrada de tal forma, que el tiempo ya no existe como dimensión separada sino integrada a su ser.

Trataré de explicártelo con otras palabras, cuando un cuerpo alcanza a desplazarse con la velocidad de la luz, el tiempo como lo concibes deja de existir para él, tiene un valor de cero.
Puede deducirse claramente, que una vez “detenido el tiempo” y alcanzando la velocidad de la luz; ya “dentro” de la Cuarta Dimensión, sus naves nodriza, o como citan las Agencias de Seguridad, los “transportes”, son hiper-acelerados para rebasar las distancias intergalácticas; o tal vez para alcanzar lugares más alejados como la galaxia de Andromeda, que se encuentra a una distancia de 2,5 millones de años-luz de la Tierra, acercándose hacia nosotros a 300 km por segundo. De este modo le explicaron al contactado Pablo Hawnser, que desde la Tierra al planeta Milburbek, tardan aproximadamente media hora en recorrer 50 años-luz. Un equivalente cercano al tiempo utilizado por los pleyadianos en recorrer 500 años-luz utilizando 7 horas aproximadamente; según le indicó la extraterrestre Semjase al contactado suizo Eduard “Billy” Meier en relación con la mecánica de los viajes intergalacticos:

Del libro Los grandes contactados, de Manuel Navas Arcos:

Con los pleyadianos a unos quinientos años luz de la Tierra, los físicos terrestres opinan que, viajando a la mayor velocidad concebible, es decir a la velocidad de la luz, un viaje desde Las Pléyades a la Tierra, y regreso, requeriría mil años, sin embargo, Meier mantenía que el sistema de propulsión pleyadiano era capaz de alcanzar velocidades de muchos millones de veces más veloces que la luz.-la velocidad del entrelazamiento cuántico- Y que, con frecuencia. Semjase iba y volvía desde su planeta natal ERRA, y la Tierra. Los pleyadianos, añadía Meier, realizaban el viaje en siete horas.

Durante el cuarto contacto, y de nuevo en el octavo. Semjase le había explicado aspectos del sistema de propulsión que permitían a las naves luminosas pleyadianas trascender la distancia y el paso del tiempo.

– Para viajar a través del espacio cósmico –dijo-, se necesita un impulso que sobrepase muchas veces la velocidad e la luz. Pero esa propulsión solo entra en acción cuando ya se ha alcanzado dicha velocidad. Esto significa que una nave luminosa necesita por lo menos dos impulsos: uno normal que proporciona impulso hasta alcanzar la velocidad de la luz, y un segundo híper impulso, como vosotros lo llamaríais. Con este segundo impulso paralizamos el tiempo y el espacio. Y sólo cuando el tiempo y el espacio han dejado de existir somos capaces de viajar a distancias de años luz en una fracción de segundo. Todo se realiza de una manera tan rápida que los vivientes ni se dan cuenta.

Después es muy importante calcular el tiempo de frenado….Si, es verdad, tenemos varios tiempos en diferentes sectores del viaje. Nos educan para poder resolver con exactitud los problemas paradojales.

No estoy autorizada a darte más detalles.-dice Semjase- Pero puedo decirte que vuestros círculos científicos más avanzados están trabajando sobre sistemas conocidos como impulsos emisores de luz y los impulsos de taquiones. Los principios elementales ya les son conocidos. El impulso emisor de luz sirve como un sistema de propulsión normal para hacer avanzar las naves hasta los límites del espacio y del tiempo. Una vez allí, el impulso del taquión entra en acción. Se trata del sistema de híper¬-propulsión, que es capaz de forzar el espacio y el tiempo hasta el híper espacio. Nosotros empleamos otros nombres, pero los principios son exactamente los mis¬mos.(En el Univrso paralelo Taquión es el imverso del bosón- Nota del Redactor).

………………………………………………………………………

Esas naves intergalácticas constituyen algo así como “ciudades volantes” donde miles de seres desarrollan diversas actividades, tanto científicas como de observación y control respecto a civilizaciones “poco evolucionadas”, siendo una de ellas la terrestre. Me llamó la atención aquello que le transmitieron los extraterrestres al contactado estadounidense Daniel W. Fry: Su civilización vivía dentro de una nave de dimensiones considerables, desplazándose de un modo errante por la galaxia. Según le explico A-Lan, el extraterrestre, raramente abandonaban su “nave madre” aunque tenían la capacidad de observar lugares lejanos utilizando naves de menor tamaño, autodirigidas:

Del libro El incidente de White Sands, del doctor Daniel W. Fry

A-Lan decía lo siguiente:

La nave espacial en la cual vivimos, trabajamos y aprendemos ha sido nuestro único hogar por generaciones. Es bastante grande comparada con sus grandes transatlánticos, y desde hace mucho hemos desarrollado avances tecnológicos que nos hacen casi independientes de cualquier planeta.

Nuestra nave es un sistema cerrado. Toda sustancia dentro de la nave queda dentro de ella; nada es emitido, excretado o perdido. Hemos aprendido métodos simples para reducir todos los compuestos a sus elementos y re combinar estos elementos para obtener lo que necesitamos. Por ejemplo, respiramos en la misma manera que ustedes. Es decir, nuestros pulmones toman oxígeno del aire y expulsan anhídrido carbónico. Por consiguiente el aire de nuestra nave pasa constantemente a través de soluciones que contienen organismos vegetales que absorben el anhídrido carbónico y desprenden oxígeno, como hacen las plantas sobre la Tierra.

Los organismos vegetales usan el carbono para su propio crecimiento. En ciertas ocasiones estas plantas pueden transformarse en uno de nuestros alimentos. Las docenas de ciclos naturales a través de los cuales la vida se crea y se mantiene sobre un planeta como el de ustedes son duplicados dentro de nuestra nave. Desde que el tamaño de la nave que contiene a nuestra raza es pequeño con respecto a un planeta, los ciclos deben cumplirse más rápidamente y bajo condiciones de control muy precisas; pero en cualquier otro aspecto los ciclos de vida y reproducción son los mismos.

Hay nave más avanzadas donde los sintetizadores reconfiguran los elementos para crear nueva materia, utensillos y personas.

Por supuesto, hay pérdida de energía durante estos ciclos, que debe ser reemplazada de alguna fuente externa. Cuando estamos en la proximidad de estrellas como el Sol, podemos captar fácilmente más energía de lo necesario, así como su planeta recibe del Sol más energía útil de la que emplean.

Durante nuestros ocasionales viajes interestelares, nuestra nave puede viajar por varias generaciones en regiones más bien remotas con respecto a cualquier estrella, pero todavía podemos recoger pequeñas cantidades de energía que llegan de millones de estrellas y galaxias remotas, y también hay por supuesto otras fuentes de energía que están constantemente disponibles a nuestro alcance, como la energía de los rayos cósmicos y las diferencias de temperatura que también son aprovechables.

Puede ser difícil para usted concebir una raza de seres inteligentes que pasan sus vidas dentro de los confines relativamente estrechos de su nave espacial. Y dentro de su limitada comprensión, ustedes pueden sentirse inclinados a tener piedad por tal raza. Nosotros, por nuestra parte, nos sentimos inclinados a tener piedad por razas primitivas que todavía están confinadas sobre la superficie de un solo planeta, donde son incapaces de poder controlar muchas de las condiciones que los rodean y se vuelven víctimas desamparadas de terremotos, inundaciones, tornados, mareas, nevadas, sequías y otros riesgos que constantemente amenazan a los que viven en la superficie de un planeta.

Cada aspecto de nuestro medio ambiente es controlado con precisión. La temperatura es mantenida constantemente dentro de una fracción de grado. La humedad, la presión atmosférica y aun la fuerza gravitacional que nosotros creamos dentro de nuestra nave son mantenidos exactamente en su punto óptimo.

Más, si se decide la nave toda y su tripulación se pone en progresión rápida en un Universo retrayente por un tiempo a determinar y todo recupera la juventud y las máquinas son OK….Podemos ser inmortales salvo algún accidente grave que no podamos evitar.

Mientras nuestros cuerpos raramente dejan la nave, nuestra tecnología nos ha provisto de una casi ilimitada prolongación de nuestros sentidos, así que, con el propósito de observación, aprendizaje y comprensión, podemos estar íntimamente presentes en cualquier momento, en cualquier lugar que nosotros elijamos para observar o visitar, siempre que el punto que deseemos alcanzar o ver esté a unos pocos millones de millas de nuestra nave. A través de esta habilidad que puede parecer extraña a ustedes pero que es bastante normal entre nosotros, somos capaces de generar y aplicar fuerzas simples a distancias considerables de nuestra nave.

Nuestras habilidades pueden parecer algo sorprendentes e increíbles a su gente, pero son tan sorprendentes e increíbles como vuestras actuales capacidades científicas comparadas con las capacidades de vuestros propios antecesores hace unos pocos cientos de años. Cualquier logro científico o técnico parece increíble a aquellos que todavía no lo han alcanzado porque ellos no lo entienden.

………………………………………………………………………

Pero de todas las observaciones de naves nodriza que se han reportado y que circulan por Internet, hay una que verdaderamente me ha llamado la atención, me refiero a una gigantesca nave de dimensiones planetarias absorbiendo energía del Sol, el día 11 de Marzo de 2012. Imágenes, al parecer, grabadas por el SOHO (NASA) (Solar and Heliospheric Observatory), aunque la NASA, en su línea oficial, desmintió haber grabado unas “imágenes en las cuales se observa un objeto cuasi-planetario unido al Sol por una especie de cordón umbilical”. Podemos imaginar por tanto, que la tecnología extraterrestre empleada supera con mucho la ciencia terrestre:

A modo de ampliación, podría decirse que desde hace muchos años atrás se han reportado diferentes avistamientos de naves nodriza en todos los lugares de la Tierra. De igual forma, “los gobiernos correspondientes se han empeñado en negar tan gigantescas evidencias”; naves de transporte en cuyo interior transportan otras de menor tamaño, que son utilizadas para la exploración del planeta correspondiente: son los famosos “platillos volantes” u OVNIs que son dirigidas por una tripulación de entre 4 y 12 personas bajo la dirección de un comandante de nave. El tamaño y forma de los OVNIs varía dependiendo del origen de la raza en cuestión (Las clásicas formas de platillo volante, triangulares, esféricas, piramidales, romboides, etc.). Los “deslizadores”, como los llaman algunas de estas razas extraterrestres, suelen tener un tamaño de entre los 12 y 30 metros de diámetro; aunque hay reportes de otras mayores de entre 100 y 200 metros de diámetro, como aquellos platillos volantes surgiendo de un lago y donde se reunió, en su primer contacto con seres de las estrellas procedentes de Las Pleyades, el contactado colombiano Enrique Castillo Rincón relatado todo ello en su libro OVNI Gran Alborada Humana.
Siguiendo con esta exposición de las capital ships (naves nodriza) he incluido un extracto del libro Los desconocidos del Espacio, escrito por el Mayor de la Marina de EE.UU. Donald E. Keyhoe en el cual se describen diversos avistamientos y encuentros con muchas de esas naves gigantescas; así como las “argucias y el empeño” de muchos gobiernos por ocultar esta realidad extraterrestre a la población en general.

Donal E. Keyhoe se licencio en la Academia Naval de los EE.UU. (Institución para la formación de futuros oficiales de la Armada e Infantería de Marina, situada en Annapolis, Maryland) en 1919. Fue cofundador en el año 1956 del NICAP (Comité Nacional de Investigación sobre Fenómenos Aéreos) que investigó durante muchos años multitud de avistamientos OVNIs y las maniobras de ocultación del gobierno de EE.UU.

Dentro de la temática y estudio del fenómeno extraterrestre, el libro Los desconocidos del Espacio, de Donald E. Keyhoe es imprescindible si quiere tenerse una comprensión de todo aquello relacionado con los OVNIs. Bajo mi opinión, es una obra maestra; una recopilación de hechos que de otra forma se hubiesen perdido en el olvido y que todos nosotros siempre deberíamos agradecer al Mayor Donald E. Keyhoe.

(°) Ingeniero, Presidente H. de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.