Un Bergoglio equivocado siempre

“El papa Francisco pide a los cristianos de raza blanca que dejen de tener hijos”

Compilado por Manlio E. Wydler (°)

El papa quiere que las parejas tengan menos hijos para disminuir el daño ambiental al planeta, según ha revelado el ambientalista Peter Raven en un taller sobre biodiversidad en el que se discutió la actitud de la Iglesia Católica hacia los temas ambientales.

 

Recordemos que el papa dijo anteriormente que evitar el embarazo no es un “mal absoluto”, si bien la Iglesia no ha cedido un ápice en su oposición al control artificial de la natalidad. A pesar de que Francisco no mencionó la palabra “católico”, “cristiano” o “blanco”, parece claro que sus orientaciones antinatalistas estaban orientadas a los cristianos europeos de raza blanca.

Dos países asiáticos, China e India, cuentan con una población de al menos 2.500 millones de habitantes, más de un tercio del total de la población mundial. Parece claro que si el papa quisiera aportar algo positivo contra el desmesurado aumento de la población del planeta, lo que tendría que hacer es ir a predicar a sendos países asiáticos.

El continente asiático tiene una población de 4.436 millones de personas, mientras que la de África es de 1.216 millones. Los dos continentes cuentan pues con una población de 5.652 millones de personas, más de dos tercios de la población mundial. Por la forma en que nosotros lo vemos, podemos concluir que Europa está bien lejos de ser el problema. De hecho, el viejo continente tiene una pequeña población de 743 millones de habitantes, sin contar a Turquía. Esta cifra incluye al menos a 50 millones de musulmanes, africanos, asiáticos, gitanos y otros inmigrantes no europeos. Así que los nativos europeos de raza blanca están en franca minoría. Es más, si se mantiene la actual caída demográfica de la población de de raza blanca, no es descabellado afirmar que los europeos nativos habrán desaparecido en menos de 200 años.

El doctor Raven declaró a LifeSiteNews: “El Papa Francisco nos ha instado a tener menos hijos para hacer el mundo más sostenible” y convino en la necesidad de limitar el número de nacimientos.

En el mismo taller fue presentado un documento elaborado por el doctor Paul Ehrlich, quien argumentó que las enseñanzas católicas habían resultado en un “fracaso colectivo” de cara a reducir la población del mundo.

En una conferencia de prensa el pasado año a bordo del avión papal, Francisco dijo que el aborto es un delito, aunque agregó a continuación: “Pablo VI, un gran hombre, en una situación difícil en África, permitió a las monjas usar anticonceptivos en casos de violación”. Posteriormente afirmó que “evitar el embarazo no es un mal absoluto”.

En Argentina el papa sabe que los “chocolates”, tienen 12 hijos y en realidad necesitan que se los mantenga, pues ni trabajan, ni nada. Los blancos tratan de regular su prole, para darles a los hijos, educación y posibilidades de lograr buenos trabajos.

La Iglesia, como muchos populismos, tratan que los menos aptos para vivir en sociedad sean los que más nazcan, para tener poblaciones fáciles de engañar y así perdurar en la ignorancia y la debilidad mental

Bergoglio es una mala persona…..

(°) Ingeniero, Presidente Honorario de FAPLEV. Vecino Solidario 2001.

Deja un comentario