Volver a encarnar rápido.

“Las personas asesinadas tienden a reencarnar muy rápido”

 

Compilado por Manlio E. Wydler (*)

 

Comentando un doloroso caso de muerte violenta de una chica de 16 años, llamada Ángeles a manos del portero del edificio donde esta vivía, los presentes recordaron un caso sucedido hace unos años enla India, que confirma lo expresado por los famosos Siquíatras especialistas en regresiones y progresiones.

 

Tengo marido…es un hombre muy malo…me mató…Tengo un agujero en el estómago. Esta sorprendente declaración, salida de los labios de una niña de dos años, dejó aterrados a sus padres…y permitió a la vez descubrir uno de los casos de reencarnación. más sorprendentes conocidos hasta la fecha, según un famoso experto en la materia.

 

El profesor Hamendra Nath Banerjee, que investigó el caso durante seis meses, dijo que una mujer casada y madre de cuatro hijos que había sido asesinada por su marido de una puñalada en el estómago, había vuelto a nacer reencarnada en una niña.

 

El suceso por supuesto ocurrió enla India, cuya población cree mayoritariamente en la teoría de la reencarnación. Y lo sorprendente, según el profesor Banerjee, es que aunque la niña vivía lejos del lugar de residencia de la muerta por su marido, y nunca antes había tenido contacto alguno con los familiares de aquella.

 

—Conocía con todo detalle sucesos de la vida doméstica de la mujer asesinada, detalles que sólo la muerta o sus parientes más próximos podían conocer.

—Reconoció intantáneamente al marido de la muerta como el asesino de aquella, la primera vez que le vio.

 

“Raramente en la historia de las reencarnaciones, se había visto otro caso que igualara a éste”, declaró el profesor Banerjee, Director de Investigaciones en el Instituto Hindú de Parapsicología.

 

La saga misteriosa comenzó una calurosa noche de Nueva Delhi, en junio de 1961, cuando una mujer d 28 años, llamada Gurdeep Singh recibió una cuchillada fatal en el estómago a manos de su marido.

 

El profesor Banerjee dijo que el primer indicio de que la mujer asesinada había vuelto a la vida se produjo siete años más tarde, cuando una niña de 2 años llamada Reena Gupta atemorizó a sus padres, al anunciarles: “Tengo un marido…es un hombre muy malo…Él fue quien me mató…

 

Acto seguido, la niña se señaló el estómago y dijo: “Tengo un agujero aquí”. La madre de Reena temió que la niña fuera víctima de algún trastorno psíquico. Pero el padre, funcionario del Ministerio de Información y Comunicaciones dela República India, insistió en que era una fantasía de la niña que se pasaría con el tiempo. Pero, cuanto más intentaba ignorar sus inquietantes revelaciones sobre una vida anterior, más insistía ella en sus detalles  recordó la madre de Reena cómodamente instalada en el amplio comedor de su casa de la alta clase media de Nueva Delhi. “Insistía en que había tenido cuatro hijos y llegó incluso a decirnos sus nombres familiares”.

 

Revelando nuestros detalles sobre su presunta vida anterior, la niña dijo a una tía que el marido de la asesinada se había lesionado una pierna al tratar de poner en marcha una motocicleta. Y añadió Reena, se había puesto ciego de ira cuando Gurdeep intentó probarse uno de sus suéteres deportivos que utilizaba cuando iba en moto. Muy pronto, la noticia de las fantásticas afirmaciones de la niña llegaron a oídos de los padres de Gurdeep, que vivían en el lado opuesto de la multitudinaria capital Hindú.

 

El día 27 de mayo de 1968, la mayoría de los parientes de la difunta Gurdeep visitaron el hogar de la niña Reena, que para entonces estaba a punto de cumplir los 3 años. La reunión, cargada de emotividad, dejó a los miembros de ambas familias sumidas en llanto. Fue algo increíble, dijo en su Clínica el abuelo paterno de Reena, que es médico licenciado. “El rostro de la niña se iluminó inmediatamente y Reena reconoció a todos los presentes”.

 

Dos días más tarde, la pequeña Reena visitó el hogar de los padres de Gurdeep y, según éstos, la niña reconoció sin lugar a dudas la mayor parte del interior de la casa…Incluida una fotografía de Gurdeep. “Entonces supe con certeza que nuestra hija muerta había reencarnado en la niña”, dijo el padre de Gurdeep, sonriendo ante el recuerdo.

 

Según el profesor Bernajee, la parte más asombrosa del caso sucedió en 1971, poco después de que el marido de la mujer muerta, llamado Surjeet, fuera puesto en libertad, tras haber cumplido condena por homicidio. “Cuando oyó hablar de Reena se dejó ganar por la curiosidad”, dijo el profesor Banerjee, “fue al hogar de la niña haciéndose pasar por un socio del padre de Reena, para ver si la niña le reconocía.”

 

“¡No es quien dice que es!”, gritó la niña, cogiéndose desesperadamente de las piernas de su madre y con los ojos dilatados por el miedo. “Es mi marido, Surjeet. Haz que se vaya. ¡Ha venido a matarme de nuevo!”. El asombrado Surjeet se fue después de haber declarado su verdadera identidad. Pero se le permitió regresar varias veces para que hablara con Reena.

 

La niña se mostró extraordinariamente tensa. Se negaba en todo momento a acercarse al visitante, y difícilmente se pudo hacer una foto en la que aparecían el uno junto al otro. La niña contemplaba al ex marido y asesino con un pánico real, y sólo se tranquilizaba cuando aquel había abandonado la casa.

 

El profesor Banerjee dijo que Surjeet le había confirmado posteriormente que, “como había dicho Reena, en cierta ocasión se había hecho una grave herida en una de sus piernas, aunque no con una motocicleta, sino con una bicicleta. También confirmó el relato de la niña sobre el suéter.

 

Concluyendo su investigación, el profesor Banerjee dijo que estaba convencido de que no había posibilidad alguna de fraude en el caso y de que ni la niña ni sus padres habían conocido antes, ni tenían amistades que hubieran conocido a la mujer muerta y sus parientes.

 

“Estoy convencido más allá de toda duda que tanto la niña como los miembros de su familia dicen la verdad”. Dijo el profesor Banerjee. “Les he entrevistado individualmente y por separado en varias ocasiones. Utilicé técnicas de interrogatorio muy complicadas, e incluso les tendí trampas, sin lograr que cayeran en ellas”.

 

“En todas las ocasiones, el relato fue coincidente. Todos ellos decían la verdad”. Este es el extraño caso de la niña que fuera muerta en otra vida por su marido a quien reconoció estando reencarnada. Esta historia se conoció a través del periódico National Enquirer.

 

Es probable que Ángeles vuelva a la vida  pronto a completar la que se esperaba que fuera plena. Que esta vez así sea.

 

(*) Ingeniero, Presidente de FAPLEV, vecino Solidario 2001.

 

La mujer asesinada, Reena y su feroz marido:

Deja un comentario